Sindicatos y AP aseguran que los listados de reservas son suficientes para cumplir con exactitud el plan de vacunación

Colas para las vacunas sobrantes: "En España no se desperdician dosis"


18 abr 2021. 13.50H
SE LEE EN 4 minutos
Ajustar las dosis al número de pacientes para no desperdiciar ninguna resulta primordial en un momento en el que el tiempo apremia y las vacunas no sobran. Sin embargo, no acudir a la cita programada, por convencimiento o necesidad, puede trastocar los cálculos de cada centro sanitario. ¿Qué sucede en estos casos? 

Fernando Hontangas, representante del área de Sanidad de CSIF, señala que aunque es muy complicado saber con exactitud de todos los puntos de vacunación de España, se está actuando siempre bajo un listado de reserva. "Entiendo que no se tira ninguna dosis de Pfizer ya que en estos listados hay suficientes personas a las que llamar para que no se desperdicien si fallan citas", apunta Hontangas.  

En la misma línea, María José García, portavoz del Sindicato de Enfermería SATSE, asegura que no sobran dosis del medicamento de la farmacéutica estadounidense. "No ocurre, estamos intentando maximizar al máximo las dosis”, explica García a Redacción Médica. "Si el planteamiento es poner 300 dosis, se llama a 340 pacientes y esos cuarenta se les avisa de que es posible que le llamen para ese día o ya para los siguientes”, detalla.

Una tarea, a veces, enormemente complicada, ya que los teléfonos de las historias clínicas pueden estar desactualizados y en última instancia toca recurrir a los ayuntamientos, explica Julián Domínguez, Jefe del servicio de Preventiva del Hospital Universitario de Ceuta y miembro de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph).

Aún así, este sistema funciona de tal manera que la pérdida de vacunas diarias "resulta algo excepcional". "Se pierden más al no utilizar la sexta o la séptima dosis incluso que se puede obtener en los viales".

Modelo EEUU


Ante las declaraciones de un médico canario en redes sociales, quien asegura que en un primer momento en su Zona Básica de Salud se tiraban las dosis sobrantes de cada día porque la orden era no ponerlas -un hecho desmentido por la Consejería de Salud Canaria-, la portavoz de Satse asegura que la recomendación trasladada por parte del ministerio de Sanidad es establecer dicho plan de contingencia para que ninguna dosis de Pfizer se quede sin inyectar.

"Si hoy se quedan 300 dosis de Astrazeneca sin poner no hay problema, gracias a sus características de conservación”, es decir, las únicas dosis "sobrantes" serían de Pfizer.  Así, la posibilidad de ‘copiar’ el modelo de Estados Unidos, donde se ofrecen vacunas a voluntarios que acuden al final del día, la considera improbable a día de hoy.

"Por suerte, muchas cosas que pasan en EEUU son impensables en España, hoy por hoy nuestro SNS público, aunque se ha malcuidado y denunciamos la precariedad, debe ser un motivo de orgullo”, añade. "Todavía no estamos en un momento de plantear este modelo porque hay mucho porcentaje de población que no está vacunada", asegura García.

Del mismo modo, Domínguez tampoco cree que este sistema tenga cabida actualmente y es partidario de seguir un criterio, avisando a la población "más susceptible" para continuar con el orden en la estrategia de vacunación. 

En el caso de AstraZeneca, las últimas informaciones sobre efectos adversos y su paralización en ciertos países no han supuesto como se temía una cancelación excesiva de citas. De hecho, el índice de rechazo por "miedo" es menor al 10 por ciento según aclara Domínguez. "Hemos tenido gente que pide ser vacunada con AstraZeneca fuera de los grupos recomendados ", aunque de momento, aclara, no sería necesaria la creación de una bolsa de voluntarios como plantean algunas comunidades. 

Casos excepcionales


Si se diera la posibilidad de que, a pesar de las amplias listas de reservas, sobrara alguna dosis, los enfermeros tienen la obligación de notificarlo y la persona responsable decidiría qué hacer, pero de ninguna manera se puede llamar a algún conocido. 

Puede ocurrir que, de forma excepcional, ninguno de los pacientes con los que se contacta de los grupos prioritarios esté disponible. En servicios pequeños como el de Domínguez, hubo una ocasión en la que, de 140 vacunas, solo se quedaron sin administrar "2 o 3" y, antes de desecharlas, optaron por ponérselas a los acompañantes de los pacientes, "aunque "no correspondieran exactamente al perfil". 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.