El inmunólogo Francisco Moreno apunta a este tipo de respuesta para evitar el colapso sanitario

Covid: la inmunidad adaptativa 'desprioriza' la vacunación para contagiados
Enfermera con vacuna frente a Covid-19.


30 ene 2021. 11.30H
SE LEE EN 6 minutos
PCR, test de antígenos, estudios serológicos, anticuerpos... Son solo algunos de los términos médicos con los que nos hemos familiarizado. Todos están relacionados con la pandemia de la Covid-19. De la larga lista, quizás, el más oído es la respuesta inmune. La Sociedad Andaluza de Alergología e Inmunología Clínica (Alergosur) recuerda que mientras se desarrolla la estrategia de vacunación, que permitirá alcanzar la inmunidad de grupo, deberíamos evitar infectarnos e infectar, aplicando las recomendaciones que ayudan a preparar a nuestro sistema inmunológico para que nos defienda ante un posible contagio, primero con una respuesta que se denomina innata y después, por la respuesta adaptativa.

Francisco Moreno Benítez, miembro de Alergosur e inmunólogo del Centro Médico Asisa Dr Lobatón, explica en profundidad a Redacción Médica cuál es esta segunda respuesta, la adaptativa.

DIRECTO | Sigue aquí el avance del coronavirus Covid-19 en España

El sistema inmunológico surge como necesidad de defendernos del entorno. Las células empiezan a especializarse y los organismos, cada vez más complejos, tienen que tener células capaces de defenderse. En un inicio, las células atacan directamente al ‘enemigo’ y este tipo de respuesta es relativamente 'primitiva', codificada por resortes muy básicos. Además, esta reacción, conocida como innata, es altamente inflamatoria, por lo que ocasiona muchos daños en el organimos. Las células son poco específicas, identifican algo malo y lo atacan directamente. “Esta reacción aumenta mucho los leucocitos y estos consumen muchos recursos. Esta respuesta es proinflamatoria y puede desarrollar una tormenta de citoquinas. Por lo tanto, esa primera respuesta es muy agresiva”, comienza el facultativo.


¿Qué es la inmunidad adaptativa?


La inmunidad adaptativa es la que desarrolla anticuerpos y células con capacidad de memoria frente al agente infeccioso. Esta empieza a surgir a los pocos días de iniciarse el proceso infeccioso. Según el alergólogo, se trata de una inmunidad mucho más selectiva, mucho más dirigida y, sobre todo, muchísimo menos inflamatoria. Difiere de unos sujetos a otros, incluso de una población a otra.


"Es una inmunidad que inducimos y forzamos cuando queremos que el sujeto no tenga un proceso infeccioso"


“Es una inmunidad que inducimos y forzamos cuando queremos que el sujeto no tenga un proceso infeccioso, con todo el daño que eso ocasiona, utilizando una herramienta que es la vacunación. Con la vacuna, nosotros inducimos una inmunidad adaptativa, que es dirigida y específica frente a algo. En el momento en el que el sujeto se inmuniza, comienza a desarrollar una inmunidad adaptativa a la infección en la que intervienen otro tipo de células, más específicas”, prosigue.

Moreno Benítez matiza que esta respuesta se logra cuando la población pasa numerosas veces una infección y, después de generaciones, se desarrolla cierta inmunidad frente a un virus determinado. Hay respuestas inmnológicas adaptativas que duran años, pero hay otras que son muy perecederas. “En este caso, se observó que en otras pandemias por coronavirus, como la del SARS-CoV-1 o MERS-CoV, la inmunidad duraba entre 9 y 14 meses, dependiendo de la cepa, y desaparecía", dice.

El motivo es que se trata de un virus muy virulento que, cuando entra en el organismo, provoca que el sistema inmunológico se altere y actúe. “El virus tiene mecanismos para ocultarse, para meterse dentro de la célula por un receptor, en este caso el ECAII, y actuar. En ese momento, la célula empieza a crear muchas copias del virus, el virus se replica y sobrevive. Si constantemente estamos desarrollando anticuerpos para matar esa célula, aniquilaríamos ese tejido”, apunta el sanitario, puntualizando que la repuesta innata es necesaria, pero muy agresiva. 

Con la inmunidad adaptativa, el sistema inmunológico aprende e interioriza que hay un 'intruso', que se llama coronavirus y que tiene que actuar, pero el ataque tiene que ser “comedido”. Moreno señala que, en cuanto se pierde la inmunidad adaptativa, se agota la memoria adaptativa, por lo que se hace indispensable vacunar para no sufrir nuevamente la infección. Para el experto, es crucial estudiar cuánto tiempo dura esta memoria para diseñar estructuras de vacuna que consigan reforzar al sistema inmunológico, para poder desarrollarla y mantenerla. “Con el paso del tiempo, nuestra inmunidad adaptativa nos protege”, añade.


Escasez de vacunas frente a Covid-19


Dada la escasez de fármacos, el inmunólogo considera que “no tiene sentido” que se haya vacunado a personas que han pasado recientemente la enfermedad. “Tienen memoria adaptativa, que va a durar entre 9 y 11 meses”, indica. “No se entiende que las personas vacunadas hayan sido priorizados únicamente por un criterio de edad”, continúa el facultativo, defendiendo que, si se ha padecido la infección en los últimos meses, aún hay margen de protección: “Utiliza esa vacuna para el colectivo sanitario o para otro tipo de población porque, en este caso, es muy importante la inmunidad adaptativa, que es la inducida por una vacuna y no por una infección”.

Para Moreno, la campaña de vacunación tendría que ser rápida y masiva por diferentes motivos. Uno de ellos es la minimización de síntomas porque, al no tener una primera respuesta inmunológica innata, con su tormenta de citoquinas, se obtiene la respuesta adaptativa, mucho más concisa y dirigida, reduciendo significativamente los indicios de la enfermedad y evitando el temido colapso sanitario. “El número de pacientes que harían uso de los recursos sanitarios, como hospitalización o entrada en UCI, se reduciría de forma radical, por lo que dejaríamos de tener unas estructuras sanitarias saturadas”, concluye. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.