Ramón García Sanz explica a Redacción Médica que no hay relación entre la vacunación y problemas de coagulación

Fármacos de uso masivo y riesgo de trombo: corticoides, anticonceptivos...
Ramón García Sanz, presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH).


15 mar 2021. 12.30H
SE LEE EN 3 minutos
Mientras la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) "avala" los beneficios de la vacuna Astrazenaca, por sobre los riesgos, y da luz verde para su administración, sigue investigando los casos de tromboembolismo que se han manifestado en pacientes a quienes se les inmunizó con esta vacuna en Dinamarca, país que suspendió temporalmente la vacunación de Astrazenaca, al igual que otros ocho países europeos y dos comunidades autónomas en España, Andalucía y Asturias.

DIRECTO | Última hora y novedades sobre el coronavirus Covid-19

A partir de esos sucesos, Ramón García Sanz, presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), ha afirmado a Redacción Médica que las vacunas no producen trombosis, pero que hay algunas medicinas que tienen "cierto" riesgo trombótico.

"Las vacunas no producen trombosis, porque las vacunas se ponen en personas sanas. En ellas no se puede poner nada que ponga en riesgo de tener una trombosis. Sin embargo, hay medicamentos que producen estos problemas de coagulación como los corticoides o los anovulatorios", ha señalado García Sanz.

El uso de corticoides orales generan un alto riesgo de problemas de salud grave y se le asocia a la trombosis según una publicación en la revista BMJ. Los anavulatorios, en tanto, pese a su acción anticonceptiva eficaz, puede provocar efectos secundarios como trombosis venosa.

Las terapias con talidomida o lenalidomida, para tratar el cáncer hematológico, está asociado a la trombosis en bajo nivel. El riesgo de contraer trombosis aumenta cuando la talidomida y la lenalidomida se combinan con la dexametasona, en bajas dosis, y es aún mayor la complicación con la administración de altas dosis.

"Estos fármacos y muchos más como los esteroides, algunos inmunomoduladores, antibióticos, antiinflamatorios tienen efectos secundarios que podrían generar una trombosis y la gente se los toma sin miramiento. La relación que hacen con la vacuna y la trombosis es puro 'suflé', es una noticia falsa alentada por los anti-vacunas", ha afirmado el especialista.

García además ha explicado que las personas más propensas a estas dificultades de coagulación son pacientes encamados, obesos, cardiópatas, con hipertensión, sedentarios, con problemas en extremidades inferiores, operados por cirugía, mujeres que van a dar a luz, entre otros.


Trombosis y vacuna Astrazeneca


El especialista ha enfatizado en que la relación de los casos de trombosis acontecidos en Dinamarca, con la vacuna Astrazeneca, tras su administración, es una explicación "incorrecta".

García ha señalado que la trombosis se produce de forma natural en todas las personas y que estos acontecimientos que ocurrieron después de la vacunación son "casualidad", porque no hay un estudio clínico con grupo de control.

“Para analizar este 'fenómeno', a un grupo se le administra la vacuna y a otro se le da placebo. Se ve cuántos efectos secundarios se producen en grupo uno y en el otro. Si el número de trombosis que se produce en un grupo y en el otro es el mismo, no hay riesgo de trombosis y esto es lo que se dió en los estudios clínicos de la vacuna Astrazeneca antes de ser aprobada", ha concluído el experto.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.