Los niveles de contaminación acústica se asociaron con la incidencia acumulada y los ingresos en hospital y en UCI

Investigadores españoles hallan una relación entre el ruido y el Covid-19
Los investigadores Julio Díaz y Cristina Linares.


15 feb 2021. 11.30H
SE LEE EN 2 minutos
Los niveles de ruido están directamente relacionados con la incidencia del Covid-19 y las tasas de ingreso en el hospital y en la UCI, si bien no en la mortalidad. Es la conclusión a la que han llegado un grupo de investigadores del Instituto de Salud Carlos III liderados por Julio Díaz y Cristina Linares, de la Escuela Nacional de Sanidad.

La investigación, que se ha publicado en la revista Environmental Research, ha analizado el impacto de diferentes factores ambientales en la enfermedad en la provincia de Madrid en el periodo comprendido entre el 1 de febrero y el 31 de mayo de 2020. La diferencia en ruido entre las primeras y las últimas semanas el estudio fue de 3 decibelios de media, llegando a ser de 5,4 decibelios en los momentos más duros del confinamiento.

DIRECTO | Última hora y novedades sobre el coronavirus Covid-19

La reducción del tráfico automovilístico fue la causa principal de la disminución de los niveles de ruido en la región, por lo que contaminación atmosférica y acústica están relacionadas.

No obstante, controlando la influencia de la polución atmosférica (las partículas PM10 y NO2), comprobaron cómo  el ruido se asociaba positivamente con los factores mencionados, si bien con un retraso de entre 7 y 10 días para la incidencia, de 17 días para la hospitalización, y de 22 días para el ingreso en UCI.

¿Cómo influye el ruido en el sistema inmune?


Los autores de este trabajo sobre la relación entre el ruido y el Covid-19 consideran que hay varias posibles explicaciones a esta influencia de la contaminación acústica en la acción del SARS-CoV-2. La principal de ellas es que los sonidos fuertes son capaces de influir en el sistema inmune a través de tres factores.

El primero de ellos es la naturaleza estresante del ruido, que muchos estudios han comprobado su impacto en la inmunidad. En segundo lugar, el ruido provoca alteraciones del sueño, que también influyen en el sistema inmune. Por último, hay un impacto del estrés oxidativo.

Los investigadores señalan, además que el ruido es un indicador indirecto de la actividad humana, que podría asociarse a un mayor riesgo de transmisión del Covid-19, así como un mayor aumento de la incidencia y de los contagios en grupos vulnerables.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.