Coronavirus: los infectados dejan de contagiar a partir de los 10 días

Un estudio con los primeros pacientes en Alemania señala que se concentra en faringe, boca y garganta la primera semana

Coronavirus: los infectados dejan de contagiar a partir de los 10 días
vie 10 abril 2020. 10.05H
Investigadores alemanes han estudiado al primer grupo de contagiados por el nuevo coronavirus en el país germano -compuesto por nueve personas- para determinar en qué momento estos infectados dejan de suponer un 'riesgo' para el resto de la población. Las conclusiones se han publicado en la revista Nature. Y han puesto una fecha: 10 días. Aunque con matices.

En un comunicado conjunto, la clínicas Charité de Berlín y Schwabing de Múnich, así como el Instituto de Microbiología del ejército alemán, explican que esta investigación empezó en enero. "En ese momento, realmente sabíamos muy poco sobre el nuevo tipo de coronavirus que ahora conocemos como SARS-CoV-2", explica el profesor Christian Drosten, director del Instituto de Virología en el campus Charité Mitte y uno de los dos autores principales del estudio. "Por lo tanto, hemos examinado estos nueve casos muy de cerca a lo largo del curso de la enfermedad, y hemos aprendido muchos detalles importantes".


La excreción de virus en la garganta fue muy alta en la primera semana después del inicio de los síntomas


Explican que estos pacientes eran más jóvenes que la media o de mediana edad. "En general, mostraron síntomas bastante leves y síntomas similares a los de la gripe, como tos y fiebre, así como un sentido del olfato y el gusto alterado", explica el segundo autor principal de la publicación, Clemens Wendtner, jefe Enfermedades Infecciosas y Medicina Tropical en la Clínica Schwabing de Múnich, un hospital académico docente de la Universidad Ludwig Maximilians. Todos ellos estaban conectados, lo que les permitió obtener una buena imagen del proceso virológico y obtener conocimientos sobre la transmisibilidad del virus. 

Los profesionales tomaron frotis diariamente de la nasofaringe y muestras de esputo de tos de los pacientes durante todo el curso de la infección y hasta 28 días después del inicio de los síntomas. También recolectaron muestras de heces, sangre y orina siempre que fue posible. Después todas las muestras se analizaron independientemente unas de otras en dos laboratorios para SARS-CoV-2: en el Instituto de Virología en el campus Charité Mitte de Berlín, y en el Instituto Bundeswehr de Microbiología en Múnich, una instalación del Centro Alemán de Investigación de Infecciones (DZIF, por sus siglas en alemán).

Como observó el grupo de investigación, la excreción de virus en la garganta de los pacientes con Covid-19 fue muy alta en la primera semana después del inicio de los síntomas. También se detectaron grandes cantidades de genoma del virus en el esputo de la tos. "Esto significa que el nuevo coronavirus puede multiplicarse no solo en los pulmones, sino también en la garganta y, por lo tanto, es muy fácil de transmitir", explica el profesor Drosten, quien también es científico y profesor de DZIF en el Instituto de Salud de Berlín.

Primero pensaron que sería como el virus SARS original 


En la mayoría de los casos, la carga viral en la garganta disminuyó significativamente durante la primera semana de enfermedad. La excreción de virus en los pulmones también disminuyó, pero más tarde. Desde del día 8 después del inicio de los síntomas, los científicos ya no pudieron aislar las partículas infecciosas como en los días previos, aunque todavía se podía detectar la genética del virus en la garganta y los pulmones.

Los resultados mostraron que si las muestras contenían menos de 100.000 copias del genoma del virus, no se podrían detectar más virus infecciosos. Esto lleva a dos conclusiones: "La alta carga viral en la garganta justo al comienzo de los síntomas indica que los pacientes con Covid-19 son infecciosos en una etapa muy temprana, posiblemente incluso antes de que noten que están enfermos", explica Roman Wölfel, director del Instituto Bundeswehr de Microbiología y uno de los primeros autores del estudio.

“Al mismo tiempo -prosigue- la capacidad de infectar de los pacientes con Covid-19 parece depender de la carga viral en la garganta o los pulmones. Este es un factor importante para decidir cuándo un paciente puede ser dado de alta del hospital lo antes posible si la capacidad de camas y la presión del tiempo son limitadas”.

En dos semanas, todos los pacientes desarrollaron anticuerpos 


Según estos datos, los autores del estudio sugieren que los pacientes con Covid-19 deben ser puestos en cuarentena en el hogar y ser dados de alta si, después del décimo día de la enfermedad, se pueden detectar menos de 100.000 copias del genoma del virus en el esputo de la tos.


Deben ser puestos en cuarentena en el hogar si después del décimo día se pueden detectar menos de 100.000 copias del genoma del virus en el esputo de la tos


Como los investigadores también pudieron demostrar, el SARS-CoV-2 probablemente también aumenta en el tracto gastrointestinal. Sin embargo, no se encontraron virus infecciosos en las heces de los pacientes. Tampoco en la orina o en la sangre, cuyos sueros también se examinaron para determinar si contenían anticuerpos contra el SARS-CoV-2. La mitad del grupo de pacientes desarrolló anticuerpos al séptimo día del inicio de los síntomas. Tras dos semanas, todos los pacientes habían producido anticuerpos. El inicio de la producción de anticuerpos estuvo acompañado por una lenta disminución de la carga viral.

Los grupos de investigación de Múnich y Berlín planean investigar en el primer grupo de casos alemán -también en otros pacientes- cómo se desarrolla exactamente la inmunidad a largo plazo al SARS-CoV-2. Indican que estos análisis serán de gran importancia para el desarrollo de vacunas.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.