Coronavirus: la 'tormenta de citoquinas', incluida como posible efecto

Sanidad actualiza su informe científico-técnico sobre el Covid-19

Profesional de laboratorio en el Servicio Madrileño de Salud.
Coronavirus: la 'tormenta de citoquinas', incluida como posible efecto
lun 06 abril 2020. 09.10H
El Ministerio de Sanidad ha actualizado su protocolo científico-técnico de manejo del coronavirus Covid-19. En esta nueva versión se incluyen nuevas interacciones del coronavirus con el sistema inmune. En este sentido, las últimas investigaciones reflejan que en algunos pacientes graves el sistema inmune responde con una 'tormenta de citoquinas', lo que agrava su estado.

En este sentido, se ha observado la presencia de niveles elevados de IL-6 (Interleucina-6) y otras citoquinas proinflamatorias en pacientes graves. Esta observación, junto con otros parámetros clínicos asociados a casos graves como linfopenia e hiperferritinemia ha llevado a hipotetizar que un subgrupo de pacientes puede sufrir un síndrome de liberación de citoquinas.

--- Consulte aquí la nueva versión del protocolo ---

Este síndrome, también denominado tormenta de citoquinas, está causado por una respuesta inflamatoria sistémica mediada por citoquinas que puede desencadenarse por una variedad de factores como infecciones y algunos medicamentos.

La tormenta se produce cuando se activan grandes cantidades de leucocitos (neutrófilos, macrófagos y mastocitos) y liberan grandes cantidades de citoquinas proinflamatorias. Inicialmente se describió inicialmente como un efecto adverso de terapias con anticuerpos monoclonales y es frecuente también en las terapias CART.

"La patogénesis del CRS en pacientes con Covid-19 es todavía desconocida. Sin embargo, las observaciones clínicas apuntan a que cuando la repuesta inmune no es capaz de controlar eficazmente el virus, como en personas mayores con un sistema inmune debilitado, el virus se propagaría de forma más eficaz produciendo daño tisular pulmonar, lo que activaría a los macrófagos y granulocitos y conduciría a la liberación masiva de citoquinas proinflamatorias", reza el documento.

Asimismo, añade que esta hiperinflamación pulmonar estaría asociada al síndrome de insuficiencia respiratoria aguda o Síndrome de Distrés Respiratorio del Adulto "que se ha descrito como la principal causa de mortalidad".


Desinfectantes para eliminar el Covid-19 de las superficies


En esta actualización del protocolo, también se incluyen nuevas conclusiones sobre los desinfectantes para eliminar el virus de las superficies, como por ejemplo, el sodio dicloroisocianurato, etanol, hipoclorito de sodio y glutaraldehido.

El documento explica que los coronavirus humanos  se inactivan de forma eficiente en presencia de etanol al 62-71 por ciento, hipoclorito de sodio al 0,1-0,5 por ciento y glutaraldehido al 2 por ciento. Mientras que son menos efectivos el cloruro de benzalconio al 0,04 por ciento, hipoclorito de sodio al 0,06 por ciento y orto-ftaladehído al 0,05 por ciento.

Según los últimos estudios, en condiciones experimentales, el SARS-CoV-2 se redujo a los cinco minutos de aplicar lejía casera, etanol, povidona yodada, cloroxylenol , clorhexinina, cloruro de benzalconio y solución de jabón líquido.

Por ejemplo, en un hospital de Singapur, tras la limpieza dos veces al día de las superficies con 5.000 ppm de sodio dicloroisocianurato y del suelo una vez al día con 1.000 ppm de sodio dicloroisocianurato, el virus no se pudo detectar en ninguna muestra de las habitaciones de dos pacientes. Mientras que, en otra habitación, en la que el muestreo se realizó antes de la limpieza, el virus se detectó en 13 de 15 superficies analizadas.


Coronavirus y temperatura


El protocolo explica que se demostrado la termolabilidad del virus in vitro. Cuando se mantiene en un medio líquido, el SARS-CoV-2 es muy estable a cuatro grados centígrados (tras 14 días de incubación sólo baja 10 veces el título).

Se obtiene una reducción de 1.000 veces en el título tras 7 días, 1 día, 10 minutos y un minuto a temperaturas de incubación de 22, 37, 56 y 70 grados, respectivamente. Sin embargo, en condiciones experimentales, el virus se mantiene estable, prácticamente sin modificaciones a los 60 minutos a distintas condiciones de pH desde 3 a 10.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.