Cree que el actual, cuyo "enfoque gira en torno al modelo médico-rehabilitador" está completamente "obsoleto"

Cocemfe urge al Gobierno a activar el nuevo baremo de discapacidad
El presidente de Cocemfe, Anxo Queiruga.


30 abr 2021. 17.05H
SE LEE EN 4 minutos
Con motivo del Día Nacional de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, que se celebra el próximo lunes, la Federación Española de Fibrosis Quística (FEFQ), Cocemfe y su movimiento asociativo reclaman la puesta en marcha del nuevo baremo de valoración del grado de discapacidad tras más de 20 años sin renovarse.

"No podemos esperar más", afirma el presidente de Cocemfe nacional, Anxo Queiruga, tras el anuncio por parte del Imserso esta semana de que el nuevo baremo se aprobará de forma definitiva en el año 2022. Según Queiruga, "es necesario y urgente que se agilicen todos los trámites para que el nuevo baremo se ponga en marcha lo antes posible". Este ha sido consensuado entre organizaciones, como Cocemfe, con el Gobierno y las comunidades autónomas.

El baremo del grado de discapacidad es la herramienta que mide las dificultades que tiene una persona con una determinada enfermedad o condición para desenvolverse en la sociedad en igualdad de condiciones y le permite la entrada al sistema de derechos establecidos en España gracias a la obtención del certificado de discapacidad.

"La actualización de este baremo está entre unas de nuestras principales reivindicaciones, ya que la fibrosis quística produce una serie de limitaciones que hacen que, en la vida diaria, se juegue con desventaja. Estas limitaciones ni se ven ni están contempladas en el baremo actual", afirma el presidente de la FEFQ, Juan Da Silva, refiriéndose a la invisibilidad que conlleva esta discapacidad orgánica, que lleva a que alrededor de un 20 por ciento de las personas con FQ que solicitan el certificado de discapacidad reciban una negativa.

De las personas a las que sí se lo conceden, el 40 por ciento lo logra cuando ha recurrido la primera denegación, tal y como explica Da Silva. El motivo de ello, explica, "siempre es el mismo, que los baremos no contemplan las limitaciones no visibles, como el impacto de la carga de tratamientos, episodios de recaídas, entre otras".

Así, la FEFQ considera que el actual baremo se ha quedado obsoleto y los criterios que utiliza para valorar la discapacidad se han quedado desfasados, ya que hay situaciones y condiciones que no están siendo reconocidas y que afectan sobre todo a la discapacidad orgánica. Por ejemplo, es el caso de situaciones como la fatiga o el dolor, los efectos de la carga del tratamiento, enfermedades reumatológicas y enfermedades que cursan con brote, impidiendo que estas personas obtengan la valoración del grado de discapacidad que les debería corresponder y dificultando todavía más su inclusión y participación activa en la sociedad.


Enfoque médico-rehabilitador


Concretamente, no obtener el certificado de discapacidad se traduce en falta de adaptación curricular en la educación, dificultades de acceso y mantenimiento del empleo, no poder acceder a plazas específicas para personas con discapacidad en las oposiciones, dificultades para acceder a ciertas prestaciones económicas, pérdida de amistades y relaciones por la dificultad de relacionarse con el entorno y la aparición de otro tipo de patologías por el no reconocimiento de ciertos síntomas provocados por patologías no incluidas en el baremo.

Por ello, el actual baremo no se adapta a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, puesto que su enfoque gira en torno al modelo médico-rehabilitador de la discapacidad, es decir, se centra en el individuo y sus limitaciones, sin considerar los efectos e interrelaciones entre el entorno social y la realidad biológica. El nuevo baremo supondrá su adaptación a la convención, es decir, a un modelo de derechos humanos, al modelo social, contemplando la interacción de cada persona con su entorno y la prestación de apoyos personalizados, tal y como han asegurado las asociaciones.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.