Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Anatomía de las redes sociales, ¿nueva asignatura de Medicina?

Los decanos de Medicina dudan sobre la necesidad de su implementación, siendo una "competencia transversal"

Miguel Galán de Juana, estudiante de quinto de Medicina en la Universidad Autónoma de Madrid
Anatomía de las redes sociales, ¿nueva asignatura de Medicina?
Nuria Fernández Gámez
Domingo, 08 de mayo de 2016, a las 12:00
Medicina no está al margen de las redes sociales. En la última prueba MIR ha quedado en evidencia. Los aspirantes a una plaza de residencia debieron responder qué debería hacer un residente cuya paciente de 15 años le pregunta si puede agregarle al Faceebook durante los próximos días. Al margen de la polémica generada por esta pregunta, es una demostración del cambio en la relación médico-paciente gracias a la tecnología, por lo que se ha despertado la duda: ¿Están formados los futuros médicos en el buen uso de las redes sociales y el nuevo vínculo 2.0 con pacientes?

La respuesta apunta hacia un “no” definitivo. Los Hospitales, instituciones, asociaciones de pacientes y profesionales de la salud, entre muchos otros, están presentes en redes como Twitter, Facebook u otras más sectoriales como puede ser InsghtMedic. Pero en lo que respecta a los estudiantes de Medicina desconocen qué protocolo se debe llevar y si deben estar o no en estas plataformas.

Durante la I Jornada de Estudiantes de Medicina y Redes sociales, que se ha llevado a cabo en el Colegio de Médicos de Madrid (Icomem), se ha llegado a una clara conclusión a este asunto: los estudiantes de Medicina deben estar presentes para poder colaborar y compartir contenidos porque son una figura de referencia para los pacientes.

“No nos podemos permitir el lujo de no estar en las redes sociales”, ha manifestado  Miguel Galán de Juana, estudiante de quinto de Medicina en la Universidad Autónoma de Madrid, y organizador de esta primera jornada junto a Daniel Memarpour. Este futuro médico ha señalado que se necesita una formación, a través de asignaturas o cursos, sobre cómo dar un buen uso a las redes sociales y aprender cómo puede ser aprendido el rol del facultativo para los pacientes.

Una propuesta que comienza desde los estudiantes

Si algo ha explicado Galán a Redacción Médica es que a la carrera de Medicina “le falta un cambio radical de enfoque” y que los estudiantes “somos los que debemos reclamar este tipo de formación”. En este sentido, ha destacado que hay que introducir conceptos de profesionalismo médico dentro de las facultades y dentro de este apartado incluir todo lo relacionado con las redes sociales.

“No hay que tener miedo a seguir (en una cuenta de Twitter) a profesores, adjuntos o jefes de servicio, sino que hay que usarlo como una herramienta para perseguir las especialidades y conocimientos que nos interesen”, ha manifestado.

Un posicionamiento que no ha convencido al presidente de la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina. Ricardo Rigual, quien ha asegurado que se tratan de “competencias transversales y genéricas que no pertenecen a las competencias de la facultad de Medicina”. En este sentido, considera que la presencia en redes sociales de los futuros médicos no deberá impartirse en un aula. No obstante, recuerda que el uso de la tecnología no está excluido del grado, ya que los estudiantes cuentan con asignaturas donde se les indica dónde encontrar información científica comprobada en internet, así como otros aspectos directamente vinculados con las TIC.

Adaptarse al nuevo escenario pero con las mismas reglas

Durante esta jornada se ha señalado que es vital enseñar cómo hay que comportarse en redes sociales ya que por el funcionamiento de estas mismas se rompe con algunas bases de la Medicina (como la privacidad con el paciente, la confidencialidad o la relación estrecha con los enfermos). Una ecuación en la que se deberían seguir los pilares del vínculo entre médico y paciente, en la consulta, pero en el nuevo escenario de las redes sociales.