Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 13:05
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Amazon se convierte en el ‘filón’ de los vendedores de pseudoterapias

El éxito del portal de compra-venta 'on-line' hace cada vez más fácil adquirir estos productos

Imagen de varios frascos de DMSO.
Amazon se convierte en el ‘filón’ de los vendedores de pseudoterapias
Marcos Domínguez
Sábado, 30 de junio de 2018, a las 10:15
El mundo de la salud no ha quedado aparte en el arrollador éxito de las plataformas gigantes de comercio on-line. La más grande y el modelo a imitar, Amazon, ya está probando a introducirse en la distribución y venta de medicamentos, al menos en Estados Unidos.

Si, hoy por hoy, es imposible comprar medicamentos en Amazon desde España, sí que se puede hacer con pseudoterapias. Una rápida búsqueda permite adquirir productos homeopáticos o cristales con presuntas propiedades curativas.

Además de homeopatía, un rápido buceo por el gigante del comercio electrónico revela la venta de otros productos bien conocidos para los amigos (y los enemigos) de las pseudoterapias, en muchas ocasiones disfrazados dentro de otro concepto o categoría que no es la salud.

MMS, zumo de limón y desinfección de aguas

Es el caso del MMS, CDS o DMSO, disolución al 28 por ciento de clorito de sodio conocida como ‘suplemento mineral milagroso’ (de ahí las siglas MMS). El Observatorio de las Pseudociencias de la OMC señala que “se le atribuye la capacidad de curar la malaria, diabetes, autismo, cáncer, hepatitis y el sida, entre otras enfermedades”.


El fabricante del producto indica que "está autorizado para la desinfección de agua potable"


En realidad, continúa la descripción de este producto por parte del Observatorio, “se trata de un agente tóxico de tipo lejía que se emplea como agente blanqueante en la industria textil y para la fabricación de papel”.

“Sus vendedores sostienen que hay que activarlo con un ácido débil, como podría ser el zumo de limón, cosa que no hace más que aumentar su peligrosidad, ya que tras ese procedimiento se convierte en un antioxidante que, de hecho, se usa como desinfectante industrial”.

Sin embargo, en las especificaciones de estos productos no se dicen estas cosas. Por ejemplo, uno de los fabricantes más populares de este producto, Oxi-Gen, indica que “está autorizado para la desinfección de agua potable”, y vende el clorito de sodio y su activador en el apartado de ‘Acampada y senderismo’ de la tienda on-line.

Nadie habla de piscinas

Oxi-Gen también indica que “el producto no debe utilizarse para fines distintos a aquellos que se especifican”, si bien cuando uno acude a los comentarios, nadie habla de su uso en piscinas. Sí para hongos en los pies, dolores de cabeza y alergia asmática.

Sobre este último caso, el autor del comentario afirma que ha dejado de tomar corticoides inhalados y antihistamínicos, pasándose al clorito de sodio. Otra persona lo relaciona directamente con el DMSO (siglas que no menciona Oxi-Gen) y uno de los libros de Andreas Kalcker, gurú del MMS que ha vuelto a la actualidad al organizar recientemente jornadas para promocionar esta pseudoterapia.

Si Oxi-Gen elude las siglas MMS o DMSO, hay otros fabricantes que no lo hacen. Junto a los productos aparecen normalmente libros que hablan de sus efectos maravillosos (el negocio editorial es otro de los puntales de las pseudoterapias).

Más cómico resulta cuando la foto del producto confunde al incauto comprador. En los comentarios de un libro en alemán sobre el MMS hay varios que lo adquirieron y se sintieron decepcionados al ver que no era lo que querían. Uno afirma que, al ver que no se trataba de un frasco, “fue a la basura directamente” puesto que no tenía “intención alguna” de aprender el idioma.


OMC: "La literatura científica recoge casos de intoxicación por esta sustancia (con alguna víctima mortal)"


Lo más curioso, sin embargo, es ver comentarios cuya compra ha sido verificada que sostienen que el producto (que, no olvidemos, es un libro) “es muy efectivo y no encontré nada mejor en relación calidad precio. Cuando lo gaste no dudaré en comprar más”.

Alerta de la Aemps

Como señala el Observatorio contra las Pseudoterapias de la OMC, “la literatura científica recoge casos de intoxicación por esta sustancia (con alguna víctima mortal)”, lo que llevó en su momento a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) a emitir una alerta.

Cerca de una década después de esa alerta y a pesar del esfuerzo de investigadores y profesionales médicos parece, sin embargo, que adquirir ciertas pseudoterapias es más fácil que nunca.