Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 16:20
Política Sanitaria > Sanidad hoy

25-S: el PP comandará la sanidad gallega y en País Vasco habrá pacto

Podemos empata en escaños con los socialistas en Galicia y les hace el 'sorpasso' en Euskadi

Íñigo Urkullu (PNV) y Alberto Núñez Feijóo (PP).
25-S: el PP comandará la sanidad gallega y en País Vasco habrá pacto
Lunes, 26 de septiembre de 2016, a las 00:00
El Partido Popular (PP) gobernará la sanidad de Galicia los próximos cuatro años con holgada mayoría absoluta en su Parlamento, en tanto que el Partido Nacionalista Vasco (PNV) deberá pactar para formar un Ejecutivo en la cámara vasca. La formación que lidera Íñigo Urkullu se queda a nueve diputados de poder prescindir de ello, por lo que aparecerá en la escena sanitaria de Euskadi una segunda fuerza política.

Esta última bien podría ser la de los socialistas vascos, la de los populares o incluso la de Podemos, a tenor de las declaraciones llevadas a cabo por el candidato del partido ganador a lehendakari.

Se trata, por tanto, de la tercera legislatura consecutiva en Galicia a cargo del PP. Hasta la fecha, Jesús Vázquez Almuiña ha ejercido como consejero de Salud de la comunidad autónoma, en concreto desde 2015. Le precedieron en el cargo Rocío Mosquera (quien fue nombrada como tal en 2012) y Pilar Farjas, en el puesto desde 2009.

En cuanto al País Vasco, Jon Darpon ha estado al frente como consejero de Sanidad por parte del PNV.

Primeras conjeturas de pactos

Uno de los escenarios que más se baraja en el País Vasco con estos resultados pasa por un pacto entre el PNV y los socialistas, algo que ha funcionado en el pasado en el contexto de la política nacional.

En ese caso, el dibujo del panorama sanitario se compondría de cambios habida cuenta del contenido de los programas electorales de ambos partidos. Estaría por ver, por ejemplo, si se reorganizarían las OSI (estructuras de gestión integrada en que se divide la sanidad vasca), tal como proponen los socialistas; si se avanzaría o no en la accesibilidad a los medicamentos de alta factura hospitalaria (otra promesa del PSE-PSOE) o si se erigirían seis nuevos centros de Atención Primaria y se ampliarían los servicios de Txagorritxu y Santiago en Vitoria, tal como desea el PNV.

Por otro lado, si, en último término, el PNV y Podemos llegan a un pacto –algo que Urkullo no ha descartado durante la campaña electoral: en concreto aseguró que “por qué no” iba a hacerlo–, sumarían 40 escaños y, por lo tanto, tendrían más que suficiente representación parlamentaria como para formar gobierno.

Esta situación conduciría a un Ejecutivo en el que se combinaría una política sanitaria de corte conservador con otra de signo muy diferente, por lo que está por ver si aumentaría la financiación de la sanidad vasca hasta un 1 por ciento respecto al producto interior bruto (PIB), promesa incluida en el programa de los podemitas.

Sin embargo, lo cierto es que el propio Urkullo tampoco ha descartado, durante la campaña, pactar con los populares o, en efecto, con los socialistas, por lo que el escenario definitivo se desconoce en este momento. En caso de trazar una alianza con cualquiera de estos dos partidos, el PNV daría con los 38 diputados que se corresponden, de forma exacta, con la mayoría absoluta necesaria para gobernar.

‘Sorpasso’ doble de Podemos a los socialistas

En cualquier caso, el ‘sorpasso’ de Podemos a los socialistas en las elecciones del País Vasco (donde gana el PNV) y también en Galicia (con mayoría absoluta de PP) abre un escenario inédito en la política sanitaria de ambas comunidades autónomas, que deberán contar con el nuevo partido y sus afines como primera fuerza de la oposición (en el caso de la autonomía gallega por parte del PP) e incluso tenerla en cuenta para un posible pacto de gobierno (en el País Vasco por parte del PNV).

En concreto, la victoria holgada de Alberto Núñez Feijóo le dibuja un escenario, con el 98 por ciento de los votos escrutado, de 41 diputados en el Parlamento gallego; segunda, con 14 escaños, queda En Marea (formación coaligada a Podemos), los mismos que los socialistas frente a los seis diputados del Bloque Nacionalista Gallego (BNG).

Por su parte, el PNV gana las elecciones vascas con 29 parlamentarios y afianza su poder al sumar dos más que en los comicios celebrados en 2012, pero se queda a nueve de los 38 que proporcionan la mayoría absoluta de la cámara.

En segundo lugar quedan EH-Bildu (17 escaños; cuatro menos que en 2012) y Elkarrekin Podemos, que se convierte en la tercera fuerza de la política vasca con 11 escaños y hace el ‘sorpasso’ a los socialistas, con solo nueve (16 en 2012). El PP también se queda con solo nueve diputados.

Promesas electorales sanitarias del PNV

Del PNV cabe recordar –como ya publicó este diario– la intención de su programa electoral, en lo que a sanidad se refiere, de promocionar la financiación en función de los resultados de salud; promover medidas de conciliación laboral, un plan para evitar agresiones a los profesionales; un cupo de pacientes por enfermero; la puesta en marcha de seis nuevos centros de Atención Primaria; la ampliación de los servicios de Txagorritxu y Santiago en Vitoria y la apertura del Hospital de Eibar, informa Cristina de Pedro.