Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 11:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

¿Se explica bien el médico en consulta? 8 de cada 10 pacientes cree que no

Los hombres tienden a no repreguntar al facultativo sobre su diagnóstico, a pesar de las dudas que tengan

Las mujeres hacen hasta seis preguntas más que los hombres cuando están en consulta.
¿Se explica bien el médico en consulta? 8 de cada 10 pacientes cree que no
Redacción
Sábado, 05 de noviembre de 2016, a las 12:30
La comunicación entre el médico y el paciente no es tan fluida como se podría esperar y ya no es solo por la letra a veces ilegible del primero, tal y como demuestra un estudio de la Universidad de Rochester de Estados Unidos.

En este informe se detalla que solo el 15 por ciento de los pacientes comprende realmente lo que le indica su galeno, lo que deja en evidencia que más de 8 de cada 10 usuarios de la sanidad se van de la consulta sin saber realmente cuál es su diagnóstico.

Por sexos, los hombres tienden a no repreguntar al facultativo sobre su diagnóstico, a pesar de las dudas que les haya surgido durante su explicación, mientras que las mujeres sí. De hecho, ellas hacen hasta seis preguntas más en la misma situación, indica este estudio.

18 segundos, el tiempo que tarda el médico en interrumpir al paciente

La falta de entendimiento entre ambas partes no es solo culpa del lenguaje técnico y enrevesado que se utiliza en Medicina, sino que simplemente, es una cuestión de dejar hablar y no interrumpirse. Así lo indica también el informe de esta institución, donde demuestra que los médicos suelen interrumpir a los pacientes 18 segundos después de que éstos empezasen a hablar.

Los problemas de comunicación entre médico-paciente provocan diagnósticos equivocados y exámenes simultáneos e innecesarios, que potencian o producen efectos adversos, lo que supone un incremento en el coste de los tratamientos y un aumento de la intranquilidad del usuario.

Para paliar esta situación, la Asociación Americana de Medicina y la de Salud Pública han iniciado una campaña de comunicación con la que, a través de una treintena de preguntas sencillas, intenta sistematizar la relación entre ambas partes. Entre otras cuestiones, este test incluye preguntas básicas como ¿Cuál es mi principal problema?, ¿Qué tengo que hacer? o ¿Por qué es importante hacer eso?, entre otras. Este cuestionario también incluye una lista con las dudas que se tengan al respecto sobre la enfermedad.