"Los médicos que vienen a consulta no asocian sus dolores al estrés"

La psicóloga Mercedes Bermejo cuenta que a los sanitarios "les cuesta mucho" asociar problemas de salud con exigencia

El nivel de exigencia de muchos médicos es "muy amplio", dice la experta.
"Los médicos que vienen a consulta no asocian sus dolores al estrés"
dom 27 octubre 2019. 12.30H
Los médicos que acuden a otro profesional sanitario por problemas de salud, como dolores de espalda, no suelen asociarlo con el estrés laboral, cuando realmente es que lo tienen. Lo explica la psicóloga Mercedes Bermejo, del Colegio de Psicólogos de Madrid, a Redacción Médica, que trata a múltiples sanitarios con esta patología. “Cada vez son más”, cuenta.

La psicóloga explica que el estrés laboral y los ritmos de trabajo es “uno de los  grandes problemas de demanda y cada vez con mayor frecuencia” en las consulta, ya que afecta directamente a la salud mental. Muchos de los que acuden a consulta por ello son médicos, una profesión “con un elevado nivel de exigencia”.

“El nivel de exigencia de muchos médicos, además de las guardias y la implicación de emoción con los pacientes y el tiempo, es mucho más amplio a lo que está estipulado en el contrato. Además suele querer también participar en investigaciones y congresos, lo que hace que la profesión sea muy esclava en ese sentido, a la vez que muy gratificante”, explica Bermejo.

Pero, continúa, los facultativos no van a la consulta contando eso. “Ellos vienen diciendo que tienen problemas de espalda o de salud y no lo asocian al estrés. Les cuesta mucho asociarlo a su ritmos de vida o a pensar que hay que renunciar a una profesión que tantos años ha costado conseguir”, añade.


¿Bajar la exigencia profesional?


La psicóloga recomienda en estos casos cuidar la salud mental y recurrir a una baja, reducir la jornada y bajar la exigencia profesional, “aunque siempre depende de las características de cada puesto concreto”.

Asimismo, recuerda que hay tres señales que indican que una persona debe ir a un psciólogo:
- Cuando el estado de ánimo ha variado y tiene altibajos. Si el estado de ánimo está más decaído y es continuado en el tiempo.
- Cuando se deja de hacer actividades de disfrute, como un hobby. Es una señal y es un indicio.
- Aislamiento social. Puede ser signo que puede estar afectando en el estado de ánimo.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.