El virólogo y director del CRIP se une al documento Lecciones Covid-19 que impulsa Redacción Médica

"El Covid-19 rompió temporalmente con el método investigador instaurado"
Adolfo García-Sastre.


24 oct 2021. 13.50H
SE LEE EN 4 minutos
Con la colaboración de
La pandemia del Covid-19 parece llegar a su recta final en España tras varias semanas con la incidencia acumulada por debajo de 50 casos y con un grado de inmunización cercano al 80 por ciento. Una protección lograda gracias a una exitosa campaña de vacunación sustentada en el rápido desarrollo de vacunas efectivas. Un éxito que analiza desde Estados Unidos, el virólogo Adolfo García-Sastre, director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes (CRIP, por sus siglas en inglés) del Hospital Monte Sinaí (Nueva York), quien suma su perspectiva a 'Lecciones del Covid-19', el documento impulsado por Redacción Médica con recomendaciones de las principales voces del sector para reformular el Sistema Nacional de Salud.

El científico burgales trabaja actualmente en el desarrollo de una vacuna Covid-19 segura, eficaz y económica para producir y distribuir fácilmente en países de ingresos bajos y medios, y a lo largo de la pandemia ha sido una de las principales voces de la ciencia española para analizar y explicar los avances de carácter científico que se iban logrando en el desarrollo de los sueros y otros tratamientos. 

¿Qué balance hace de la gestión de la pandemia del Covid-19?

Hay cosas que han funcionado muy rápido y bien, como las investigaciones sobre la evolución del virus o la creación de las vacunas. Mientras que otros aspectos han sido más caóticos debido a una preparación insuficiente para afrontar el reto de una pandemia que ha sobrepasado todos los estudios previos. Una de las cosas que peor funcionó fue la cooperación internacional a la hora de transmitir un mensaje unificado a la población. Por ejemplo, si había que confinarse o no o si apostar por la inmunidad de grupo. Los ingleses decían una cosa, los americanos otra, los chinos otra… Esto causó muchos problemas en el uso de tratamientos. Se propusieron sin tener un respaldo científico. La desconexión de mensaje entre líderes de la sociedad, no solo los políticos, ha sido brutal.

¿Cuáles cree usted que han sido los puntos más fuertes de la sanidad española a la hora de hacer frente a la pandemia? ¿Y los débiles?

El mensaje aunque ambiguo o contradictorio ha sido bastante correcto respecto a la evidencia científica que se sabía. Ha habido una continuidad sobre lo que se sabía a nivel científico y estaba pasando. Al final también se ha acertado con la campaña de vacunación tras los inicios caóticos. Se ha producido una gran distribución que junto con la responsabilidad de la sociedad ha permitido alcanzar un alto nivel de inmunidad.


"El mensaje aunque ambiguo o contradictorio ha sido bastante correcto respecto a la evidencia científica que se sabía" 



En cuanto a los puntos débiles, lo peor ha sido la falta de preparación a una contingencia como esta. No se sabía de dónde sacar los recursos para evitar el colapso de los centros sanitarios. Además, hay un vacío legal respecto a las medidas restrictivas como confinamientos. Falta flexibilidad de aplicación de unas normas que eran urgentes. Esto crea mucho caos y se traduce en unos sitios tomando unas decisiones y otros otras.

¿Queda España preparada para afrontar una nueva pandemia de cara al futuro?

Nadie está preparado. Sí que estamos mejor que antes, aunque todavía hay cosas pendientes de solucionar. Se debe crear una legislación fuerte que permita implementar medidas basadas en la evidencia científica y determinar qué organismo o institución es el responsable. En su momento se deberá hacer un diagnóstico de cómo estamos tras el final de la pandemia.

¿Qué aprendizaje personal le deja a usted la pandemia del Covid-19?

A nivel personal han sido años duros como a todo el mundo. He tenido la suerte de que ningún amigo directo o familiar ha fallecido. En cuanto al ámbito científico, se ha visto que ha habido una gran concienciación dentro del mundo científico para compartir datos y hacer cosas conjuntas. Se rompió temporalmente con el método que antes estaba instaurado y dirigido a mantener el grupo de investigación. Después de esto, volveremos a la misma rutina porque al final esto funciona por financiación personal en base a las publicaciones realizadas como primer autor o coautor.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.