Milagros Martí de Gracia analiza cuál será el futuro de la especialidad médica tras la pandemia

Los circuitos "limpios" y "sucios" del Covid-19 se quedarán en Radiología
Milagros Martí de Gracia, presidenta de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM).


21 oct 2021. 17.10H
SE LEE EN 6 minutos
Milagros Martí de Gracia, presidenta de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) y jefa de Sección de Radiología de Urgencias en el Hospital La Paz de Madrid, considera que la pandemia de Covid-19 ha puesto en valor a los Servicios de Radiodiagnóstico de los hospitales españoles, que han sabido adaptarse a los continuos cambios que ha exigido la crisis sanitaria. 

En este sentido, señala a Redacción Médica que "la irrupción de la Covid-19 ha demostrado que la Radiología es una especialidad central, transversal y dinámica, capaz de adaptarse a los problemas que puede generar una situación como la que hemos vivido". Además, defiende que algunos avances como la separación de los circuitos "limpios" y "sucios" deben permanecer en el Sistema Nacional de Salud (SNS): "Lo ideal es que siempre que sea posible se mantenga la existencia de un circuito independiente y diferenciado para los pacientes infectados de SARS-CoV-2 o sospechosos de estarlo".

Ahora que la pandemia de Covid-19 parece aminorar, ¿qué papel está jugando la Radiología en esta 'desescalada'?

La demanda que se produjo inicialmente de exploraciones radiológicas de tórax ha disminuido en cuanto a la necesidad de llevarlas a cabo de manera urgente. La actividad relacionada con la Covid-19 ahora se centra mucho más en el seguimiento de pacientes con síntomas persistentes o con complicaciones.

Por otra parte, durante muchos meses hubo centros donde los pacientes infectados por SARS-CoV-2 se convirtieron, casi de forma exclusiva, en la principal actividad radiológica. Dedicábamos la mayor parte de los recursos a su atención. Esta dedicación tuvo un impacto negativo en otras patologías, especialmente aquellas que no se manifiestan de forma aguda o urgente, pacientes oncológicos o con enfermedades crónicas, programas de cribado preventivo…

Actualmente los servicios de Radiología ya están funcionando con todos los recursos técnicos y humanos disponibles, pero aún estamos asistiendo a ese impacto negativo que ha tenido la pandemia en los pacientes no Covid-19 como consecuencia de retrasos en el diagnóstico o en el control de enfermedades graves.

¿Cuál va a ser su rol en un futuro próximo?

La Radiología es el soporte diagnóstico de más del 90 por ciento de los procesos. Prácticamente no hay una enfermedad que no requiera de una exploración radiológica para el diagnóstico, monitorización, valoración de la respuesta al tratamiento, detección de complicaciones o, simplemente, para la exclusión de otros procesos.



"Radiología es el soporte diagnóstico de más del 90% de los procesos"


Es más, con el desarrollo de las nuevas tecnologías, cada vez se podrán realizar diagnósticos más precisos haciendo aún más imprescindible a la Radiología.

¿Y en el abordaje del Long Covid?

La Tomografía Computarizada (TC) en particular está siendo una de las exploraciones clave en el seguimiento de los pacientes con Covid-19 que muestran síntomas persistentes, ya que nos permite evaluar el grado de resolución de los cambios inflamatorios o la eventual progresión a fibrosis, que sería una de las complicaciones más temidas.

En la mayoría de los centros se han organizado equipos multidisciplinares para la atención de a estos pacientes en los que, naturalmente, el radiólogo juega un papel determinante.

¿Qué aprendizajes o cambios adoptados durante la pandemia permanecerán en los Servicios de Radiodiagnóstico?

La organización en los servicios de Radiología se ha ido adaptando a las necesidades de la pandemia en cada momento, destinando más salas, equipos o radiólogos según la demanda asistencial. Pero hay algo que ha venido para quedarse: la separación de circuitos “limpios” y “sucios”, espacial o temporalmente, en función de la capacidad de cada servicio, lo que ha resultado muy efectivo.


"Se debe incluir al radiólogo en todas las fases del proceso asistencial"



Lo ideal es que siempre que sea posible se mantenga la existencia de un circuito independiente y diferenciado para los pacientes infectados de SARS-CoV-2 o sospechosos de estarlo.

¿Se espera un mayor reconocimiento para la especialidad tras su duro trabajo en la pandemia?

La Radiología es evidente que ha tenido un papel fundamental en el abordaje de los pacientes con SARS-CoV-2, sobre todo en la valoración de la extensión de la enfermedad pulmonar, como marcador pronóstico, pero también en la identificación de las complicaciones (tanto en las relacionadas con los efectos protrombóticos de la enfermedad como con las infecciones bacterianas sobreañadidas o las secundarias al barotrauma por la ventilación mecánica con presión positiva).

La Radiología es el soporte diagnóstico y de control de la mayoría de los procesos patológicos, tanto agudos como crónicos, y en la Covid-19 no ha sido diferente.


"Radiología es una especialidad central, transversal y dinámica"



La irrupción de la Covid-19 ha demostrado que la Radiología es una especialidad central, transversal y dinámica, capaz de adaptarse a los problemas que puede generar una situación como la que hemos vivido y ha puesto en valor la importante aportación de todos los técnicos y radiólogos en el manejo diagnóstico y terapéutico de los pacientes infectados por SARS-CoV-2. Los profesionales de la Radiología han asumido labores de despistaje, diagnóstico y estratificación, tratamiento y seguimiento de todos los casos (leves, moderados y graves) de la Covid-19, ayudando al resto de clínicos en la toma de decisiones sobre el cuidado que necesitaban los pacientes.

Por ello, y teniendo en cuenta la privilegiada posición central y visión transversal que la Radiología tiene de la enfermedad, desde la SERAM creemos que debería haber un mayor reconocimiento a la labor de los profesionales y reivindicamos la importancia de incluir al radiólogo en todas las fases del proceso asistencial de los pacientes y de reforzar las plantillas de radiólogos en el Sistema Nacional de Salud.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.