25 de septiembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 19:30
Especialidades > Psiquiatría

Recogen firmas para mantener el TDAH en la Estrategia de Salud Mental

La Feaadah quiere evitar que el Ministerio suprima la atención a las personas con este trastorno

La Federación ha entregado las firmas al Ministerio de Sanidad.
Recogen firmas para mantener el TDAH en la Estrategia de Salud Mental
Redacción
Jueves, 22 de junio de 2017, a las 17:10
La Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (Feaadah) ha creado una iniciativa para evitar que el Sistema Nacional de Sanidad suprima la atención a las personas con TDAH en la Estrategia de Salud Mental.

Para conseguir el objetivo, recogió firmas que ha entregado a la cartera de Sanidad: “El Ministerio no considerado necesario dar ni un solo argumento. Ni siquiera nos lo han comunicado, nos hemos enterado de este atropello antidemocrático por la filtración de un medio digital. Es una propuesta arbitraria y contraria a las mínimas exigencias de transparencia”, aseguran en su escrito.

La Federación argumenta que la medida “es una decisión antidemocrática: va contra el acuerdo unánime de la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales del Congreso de los Diputados y el compromiso público del Gobierno con el Parlamento y con la Feaadah”. Al mismo tiempo, considera que “no respeta el sistema de calidad en la planificación de nuestra salud”. Además, “desprecia el trabajo de toda la estructura creada y de los grupos de trabajo formados por científicos, expertos, profesionales y asociaciones de pacientes que han analizado, discutido, estudiado y aprobado el documento que quieren tirar a la basura”.

Beneficios de mantenerlo

En ese sentido, la Feaadah defiende mantener la enfermedad en la Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud posibilitará una mejor atención de las personas con TDAH porque, entre otras cosas, “permitirá conocer la realidad del diagnóstico del TDAH, impulsar la realización de investigaciones desde el Sistema Nacional de Salud sin los potenciales conflictos de intereses que pueden presentar las investigaciones financiadas por las corporaciones farmacéuticas, compartir buenas prácticas entre las diferentes comunidades autónomas para mejorar la atención de las personas con el trastorno en nuestro país o garantizar el respeto de las condiciones mínimas para que exista esa igualdad de los ciudadanos con independencia de su lugar de residencia y evitar su discriminación por este motivo”.