25 de noviembre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 12:30
Especialidades > Psiquiatría

Primera relación demostrada entre depresión materna y el TDAH en sus hijos

Primera evidencia que relaciona ambas enfermedades

El síndrome depresivo maternal pronostica problemas de conducta de su niño cuando cumpla 14 años en adelante.
Primera relación demostrada entre depresión materna y el TDAH en sus hijos
Redacción
Viernes, 17 de marzo de 2017, a las 09:10
Las madres que sufren depresión aumentan la probabilidad de que su hijo con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) empeore sus problemas de conducta en la adolescencia.

Se trata de la primera evidencia que da pie a utilizar el diagnóstico de síndrome depresivo en la madre como marcador de mal pronóstico de su hijo con TDAH.

El estudio que lo concluye acaba de publicarse en European Child & Adolescent Psychiatry y hace un seguimiento, durante cuatro años, a niños con ese trastorno cuyas madres, al mismo tiempo, padecen depresión, por una parte, y el propio TDAH, por otra.

La muestra utilizada fue de 143 niños con diagnóstico confirmado de TDAH a los que se examina antes y después del periodo de estudio. Estos menores tenían una media de edad de diez años al comienzo de la prueba y de 14 al concluirlo.

La condición hereditaria del TDAH se conoce de sobra. Pero la investigación descubre que el hecho de que la madre lo padezca no influye en el hecho concreto de que su descendiente, diagnosticado de la misma enfermedad, presente cambios a peor en su conducta o en los síntomas de su trastorno.

Más problemas de conducta, mismos síntomas de TDAH

En cambio, los autores del trabajo sí vieron una correlación entre las madres deprimidas y el agravamiento de los problemas de conducta de sus vástagos cuando entran en la adolescencia, en tanto que los síntomas propios del TDAH del menor permanecen sin cambios.

“El estudio proporciona la primera evidencia de que la concurrencia de depresión en las madres puede ser un predictor de empeoramiento de los síntomas de los trastornos de conducta en adolescentes con TDAH”, reza el resumen del artículo.

Asimismo, se añade que, de este modo, resulta razonable proponer un cribado de depresión en progenitoras de menores que padecen el trastorno, llevar esa medida a la práctica clínica y tomar las medidas de precaución correspondientes en caso de que la madre esté deprimida.