19 de abril de 2018 | Actualizado: Jueves a las 13:00
Especialidades > Psiquiatría

Pediatría y Psiquiatría: "Los chalecos de arena estigmatizan el TDAH"

Profesionales apuestan por ayudar a que los niños tengan un neurodesarrollo adecuado y no por el uso de estos objetos

Los chalecos de arena pesan entre 1 y 6 kilogramos.
Pediatría y Psiquiatría: "Los chalecos de arena estigmatizan el TDAH"
María García
Jueves, 22 de marzo de 2018, a las 12:50
Un chaleco de arena, de entre 1 y 6 kilogramos, ideados por una empresa para que los niños de educación primaria con TDAH estén algo menos inquietos en las sillas de sus pupitres, se convirtió en el centro de la polémica. Se trata de un objeto que lleva años comercializándose en Alemania y que, semanas después de que la noticia saltase en España, muchos profesionales todavía cuestionan su uso al tiempo que los usuarios lo tachan de "tortura", de elemento estigmatizante y de ser "síntoma de que vivimos en una sociedad intoxicada por la inmediatez" , tal y como señala José Miguel García Cruz, coordinador nacional del grupo de trabajo TDAH y Desarrollo Psicoeducativo de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap).  

La empresa del objeto de la polémica -que se llama Beluga Healthcare- respondió en su momento a través de Silke Tuley, su directora gerente, que estos chalecos consiguen que los niños tengan conciencia corporal. "Distribuyen el peso y la presión a lo largo de los músculos y estimulan los sentidos, lo que provoca un incremento del rendimiento cognitivo", señalan en su página web. Sin embargo, Hermann Josef Kahl, de la asociación de pediatras alemanes, explicó mediante un comunicado que, si bien entre un 3 y un 5 por ciento de los pacientes hiperactivos necesitan un tratamiento, ésta no es la mejor opción para abordarlo. “Muchos de los otros niños que no pueden concentrarse, que están inquietos y molestan en la clase, simplemente no han aprendido cómo adaptarse a las exigencias del aula. Poner un chaleco no soluciona estos problemas”, destacó.


"Poner un chaleco no soluciona los problemas", dicen pediatras alemanes


Una respuesta con la que coinciden los profesionales consultados por Redacción Médica. “No sé si tiene base científica de fondo, pero sí que es cierto que les falta fundamento”,afirma Javier Quintero, jefe de Psiquiatría del Hospital Infanta Leonor de Madrid. “No creo que sea la medida más razonable. Habría que buscar formas de ayudarles a desarrollarse de manera correcta”, añade.

José Miguel García Cruz va más allá, y afirma que no hay ningún artículo científico en la literatura internacional que lo considere útil y efectivo. Como tampoco hay ningún estudio de si estos chalecos, a la larga, pudieran tener algún tipo de efecto nocivo sobre el crecimiento y desarrollo de los niños.

Una solución sencilla para un tratamiento complejo

El pediatra recuerda también que, aunque los docentes son muy importantes en el tratamiento, no son los más indicados para decidir terapias sin base científica ni apoyadas en la evidencia. Por eso, reivindica el importante papel que tiene el pediatra de Atención Primaria en el abordaje del trastorno por la proximidad y confianza con sus familias. "A problemas complejos no se les puede dar respuestas simples y fáciles", prosigue.

“Estamos cambiando los argumentos científicos por likes y emoticonos. Creo que hay que ser muy riguroso y ético en el abordaje de un trastorno como el TDAH, que es un problema crónico y que afecta a tantos pacientes y a sus familias”, añade García Cruz.

Tanto Quintero como García Cruz dejan claro que, para ayudar a los niños con TDAH, lo que se debe hacer es un tratamiento multidisciplinar. Éste incluye una buena terapia conductual, entrenamiento de habilidades sociales, adiestramiento y refuerzo para los padres, tratamiento psicopedagógico, refuerzo individualizado y terapia farmacológica. Y ayudarles a que tengan un neurodesarrollo adecuado. “Hay que tener una idea clara de cómo llegamos a los niños”, concluye Quintero.