Migración y ruralidad marcan la estadística de suicidio en España

Asturias y Galicia son las comunidades con mayor tasa de casos; Madrid y Cantabria se sitúan en el otro extremo

Tasa de suicidios en las comunidades autónomas por cada 100.000 habitantes. Fuente: elaboración propia a partir de datos del INE.
Migración y ruralidad marcan la estadística de suicidio en España
jue 10 octubre 2019. 16.30H
La despoblación en ciertas regiones españolas tiene numerosas consecuencias para las mismas. Y una de ellas son las cifras de los suicidios. Que Asturias y Galicia registren las tasas más altas de España no es casualidad: los expertos achacan a la marcha de los jóvenes a otras regiones del país donde tienen más oportunidades laborales, quedándose en estas comunidades autónomas la población más envejecida y, también, la más enferma

Julio Bobes, catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo, explica a Redacción Médica las razones por las que Asturias encabeza esta negra lista: "Ocurren dos fenómenos muy importantes que a efectos epidemiológicos siempre hay que tener en cuenta. Y el primero es que hay una emigración muy importante desde hace ya varias décadas. De modo que muchos jóvenes, que son los más saludables y los que tienen menos riesgo, se nos han ido a Madrid o a Barcelona; a lugares donde hay más oportunidades para el desarrollo profesional". 

El Principado es la región con una mayor tasa de suicidios: 13,04 por cada 100.000 habitantes en 2017, últimos datos disponibles en el Instituto Nacional de Estadística (INE). Le sigue Galicia, con 11,94 suicidios. En esta región explica Bobes, ocurrió lo mismo durante las décadas 50, 60 y 70. "A su vez, se nos han quedado lo que nosotros llamamos 'bolsas suicidógenas', es decir, las personas más enfermas, también mentalmente. Este fenómeno, que es multideterminado, tiene mucho peso explicativo el hecho de tener una enfermedad mental, sobre todo grave, porque tienen un riesgo relativo mucho más alto de cometer suicidios que la población general", continúa. 



Zonas rurales 


"Pero a su vez –prosigue el psiquiatra– el hecho de que estén en zonas primarias quiere decir que el acceso a los medios de diagnóstico también es menor. Una persona que vive en el centro de Oviedo tiene cinco centros de salud mental para poder acudir. Y, por supuesto, tiene veintitantos centros de salud donde le puede ver un médico de Atención Primaria el mismo día que va". Una facilidad que no tienen quienes viven en zonas rurales. 


"Una persona que vive en Oviedo tiene 5 centros de salud mental para poder acudir", facilidad que no tienen los habitantes de zonas rurales


Desde hace un año, en Asturias cuentan con un plan piloto de prevención de tentativas de suicido para trabajar con personas con alto potencial de riesgo que acuden al sistema sanitario, sea a Atención Primaria, a Urgencias o a Salud Mental. Desde cualquier área, se les orienta hacia pautas de seguimiento para que el suicidio no ocurra. Ya cuentan con datos preliminares que, aunque no ha querido adelantarlos, se publicarán en los próximos meses. 

Durante los últimos años, Madrid ha estado en la otra cara de la moneda con una de las tasas más bajas del país algo que Bobes lo explica con errores a la hora de reportar estas muertes. En el resto de España, sin embargo, las cifras son bastante más reales. "Aunque siempre hay infranotificación", aclara. Esta región contabiliza 5,2 casos por cada 100.000 habitantes. En 2017, no obstante, cambiaron un poco las tornas: Cantabria fue la comunidad con menor tasa de suicidios, con 4,64.

Las soluciones 


Bobes asegura que las soluciones para atajar este problema, que en 2017 se saldó con 3.679 vidas, están claras. Y pasan, entre otras, por formar a los profesionales sanitarios, tanto médicos como psicólogos o enfermeras, para que sepan detectar los riesgos. También por trabajar con educadores.

"Pero hace falta que la salud mental pase a estar en el top de las agendas y contar con los recursos. En 2005 se comprometieron a aumentar el presupuesto de un 5 por ciento (del destinado a Salud) a un 10 por ciento. Pero seguimos igual. Hablamos mucho, programamos mucho y sabemos mucho más, pero la situación es la misma", señala Bobes. 

"Mi visión de los hechos es que hay mucho acuerdo institucional, mucho acuerdo entre los profesionales e, incluso, entre las asociaciones de pacientes y familiares organizados. Pero hace falta el respiro del apoyo en lo económico, no solo en lo técnico. Es un momento donde la sinergia es importantísima y estamos seguros de que en esta ocasión vamos a salir adelante, con buena planificación y organización, y también con más soporte desde las instituciones sanitarias", concluye. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.