Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 16:20
Especialidades > Psiquiatría

Los pensamientos suicidas en adolescentes aumentan con el abuso del móvil

El 48 por ciento de los menores que lo utiliza más de cinco horas diarias tuvo la idea de quitarse la vida

Esta tendencia es más común entre las chicas.
Los pensamientos suicidas en adolescentes aumentan con el abuso del móvil
Redacción
Lunes, 20 de noviembre de 2017, a las 11:20
Pasar mucho tiempo con dispositivos electrónicos como el portátil, teléfono móvil o tablet aumenta la depresión y pensamientos suicidas entre los adolescentes, especialmente entre las chicas, según un estudio de las Universidades de San Diego y de Florida (Estados Unidos).

Así, el 48 por ciento de los menores que usaban estas herramientas durante cinco o más horas diarias tuvo al menos una idea suicida. El porcentaje se redujo al 28 por ciento cuando el tiempo frente a las pantallas no superaba la hora.

Para llevar a cabo la investigación, publicada en Clinical Psychological Science, se puso en marcha un cuestionario anónimo a 500.000 jóvenes de entre 13 y 18 años sobre cómo pasan el tiempo libre los adolescentes, en el que se incluían preguntas como '¿Sientes que la vida a menudo no tiene sentido?', '¿Sientes que no puedes hacer nada bien?' o '¿Sientes que tu vida no es muy útil?'.

Entre 2010 y 2015, los autores descubrieron que el número de los encuentados que respondieron "sí" a tres o más de este tipo de preguntas aumentó significativamente, del 16 por ciento en 2010 al 22 por ciento en 2015.

Según la principal investigadora, Jean Twenge, "pasar una hora o dos horas al día no aumenta demasiado el riesgo. Pero una vez que pasas más de tres, hay un riesgo significativo de intentos de suicidio".

Diferencia de sexos

Los resultados mostraron que los pensamientos suicidas son más comunes entre las chicas. Los científicos creen que esto se debe a la utilización que hacen de los dispositivos. Mientras ellos lo usan más para juegos, "para las niñas las redes sociales giran en torno a las preocupaciones sobre la popularidad: ¿obtendré me gusta en esta fotografía? ¿Me veo lo suficientemente bien en esta imagen?", asegura la especialista.