23 de mayo de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:20
Especialidades > Psiquiatría

Los jóvenes con autismo tienen más riesgo de suicidarse, según un estudio

Los hallazgos señalan que los adolescentes con este tipo de trastorno tienen más posibilidades de intentarlo que no

La investigación ha contado con la participación de personas entre 12 a 29 años.
Los jóvenes con autismo tienen más riesgo de suicidarse, según un estudio
Redacción
Martes, 06 de febrero de 2018, a las 14:00
Los adolescentes y adultos jóvenes con trastorno del espectro autista tienen un mayor riesgo de intentos de suicidio, en comparación con la población sin autismo, según muestra un nuevo estudio del Departamento de Psiquiatría del Taipei Veterans General Hospital, en China.

Los últimos hallazgos evidencian que la incidencia de intentos de suicidio era mayor entre adolescentes y adultos jóvenes con autismo que entre aquellos sin este tipo de trastorno, especialmente a mayor edad. La prevalencia de comorbilidades psiquiátricas relacionadas con el suicidio también fue mayor entre las personas con trastorno del espectro autista.

“Los resultados de nuestro estudio respaldaron la hipótesis de que los adolescentes y adultos jóvenes con trastorno del espectro autista tienen más probabilidades de intentar suicidarse más tarde en la vida, en comparación con aquellos sin trastorno del espectro autista, después de ajustar según los datos demográficos y las comorbilidades psiquiátricas”, aseguran los autores. “En la práctica clínica, los síntomas asociados al suicidio y la psicopatología deberían vigilarse más de cerca entre los pacientes con trastorno del espectro autista”, señalan.

Desregulación emocional

“Varios estudios recientes han sugerido una relación potencial entre los trastornos del espectro autista y el suicidio”, indicen los expertos escriben los autores.

Sin embargo, estos estudios tienen varias limitaciones, incluyendo tamaños de muestra pequeños, el uso de cuestionarios de autonotificación en lugar de documentos médicos que proporcionen evidencia de tendencias suicidas, y la aplicación del diseño retrospectivo en lugar de uno de seguimiento longitudinal, señalan.

Para llenar los vacíos existentes en estos estudios, los investigadores recurrieron a la base de datos del Registro Nacional de Salud y Seguros de Taiwán, que contiene datos de salud de más del 97 por ciento de la población de Taiwán, para investigar el riesgo de intentos de suicidio entre adolescentes y adultos jóvenes con trastorno del espectro autista. Su estudio tuvo un diseño de seguimiento longitudinal.

Los niños y adolescentes de 12 a 17 años y los adultos jóvenes de 18 a 29 años que fueron diagnosticados con trastorno del espectro autista entre el 1 de enero de 2001 y el 31 de diciembre de 2009 se incluyeron en la cohorte de trastorno del espectro autista. Se compararon con una cohorte identificada aleatoriamente de 22.472 sujetos control, la mayoría varones (78,2 por ciento), pareados por edad y sexo.

Cualquier intento de suicidio codificado por el departamento de urgencias o médicos internistas, psiquiatras y cirujanos fue identificado durante el periodo de seguimiento, que abarcó desde el momento del reclutamiento hasta el 31 de diciembre de 2011 o la muerte del sujeto.