25 de mayo de 2017 | Actualizado: Jueves a las 10:30
Especialidades > Psiquiatría

Las dosis altas de melatonina, igual que las bajas para el insomnio en TDAH

A cantidades elevadas, el beneficio no aumenta

Las alteraciones del neurodesarrollo a menudo causan somnolencia que se resuelve con tratamiento adicional.
Las dosis altas de melatonina, igual que las bajas para el insomnio en TDAH
Redacción
Miércoles, 15 de marzo de 2017, a las 09:20
La melatonina es una hormona que, a bajas dosis, se muestra segura y eficaz para resolver el insomnio de los niños con alteraciones del neurodesarrollo como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), según ha demostrado un estudio publicado en Expert Review of Neurotherapeutics.

En cambio, a cantidades más altas, no ha demostrado un aumento proporcional del beneficio salvo en un porcentaje muy pequeño de los niños con los que se ha probado en esta investigación (el nueve por ciento).

Para ser aún más precisos, los autores del trabajo han fijado en seis miligramos de melatonina, cada noche a la hora de acostarse, como el umbral a partir del cual aumentar la dosis no conseguirá más o mejor efecto para ayudar a regular el sueño, a menudo alterado en niños con esta clase de problemas del desarrollo del cerebro.

En cuanto a la muestra utilizada en la investigación, se ha compuesto de 45 niños (35 varones) de un promedio de edad de 6,3 años con trastornos del neurodesarrollo (siete con TDAH, nueve con autismo y 29 con discapacidad intelectual) y problemas manifiestos para conciliar el sueño.

Entre 2,5 y 3 miligramos al día, dosis óptima para regular el sueño

Los resultados no dejan lugar a dudas sobre la utilidad de la melatonina para resolver este último inconveniente –que agrava los síntomas de la enfermedad al no permitir el descanso–.

Tras utilizarla aumentando la dosis, en función de la respuesta de cada niño, a lo largo de 326 días, los investigadores han visto que un 38 por ciento de los niños regularon su sueño solamente con dosis bajas (entre 2,5 y tres miligramos); un 31 por ciento necesitó dosis medias de entre sinco y seis miligramos, y, por último, el 9 por ciento antes citado solo consiguió dormir bien con cantidades de la hormona de entre nueve y 10 miligramos cada noche.