18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 11:30
Especialidades > Psiquiatría

La patología dual es más grave y evoluciona peor en las mujeres

El alcohol y los tranquilizantes, principales adicciones de las mujeres con trastorno mental

La patología dual es más grave y evoluciona peor en las mujeres
Redacción
Lunes, 04 de diciembre de 2017, a las 14:10
“Para las mujeres, tener un trastorno de personalidad y problemas adictivos supone un gran estigma social, por lo que es más difícil que accedan a los servicios de atención y se sometan a un abordaje terapéutico. Además, tienen más complicaciones para incorporarse al mercado laboral y para conciliar la vida familiar por la falta de comprensión de sus allegados”.

Con esta rotundidad ha afirmado Juan Ramírez, coordinador de las X Jornadas Nacionales de Patología Dual y Género que organiza la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD), que el estigma social supone una ralentización en el tratamiento psiquiátrico de la patología dual en las mujeres.

En estas jornadas se ha puesto de manifiesto que aunque el porcentaje de mujeres que consumen sustancias es menor que los hombres, cuando este consumo se convierte en adictivo, las diferencias tienden a aminorarse. Según los especialistas, los problemas que presentan las mujeres suelen tener una mayor gravedad, ya que son más vulnerables biológicamente, tienen mayores dificultades para iniciar el tratamiento y presentan una evolución menos positiva que los hombres.

En la mujer, las adicciones más frecuentes asociadas al trastorno mental son las relacionadas con el consumo de alcohol y tranquilizantes. En el hombre se vincula más con el consumo de cocaína, heroína y cannabis.

Entre el 6 y el 13 por ciento de la población padece un trastorno de la personalidad

Lola Peris, jefa de Servicio del Hospital de Préfargier ha señalado que entre el seis y el 13 por ciento de la población tiene un trastorno de la personalidad. “En la actualidad se comienza a no hablar tanto de trastornos, sino de dimensiones. Todos tenemos rasgos de personalidad que funcionan más o menos bien pero que, si son muy desadaptativos, se podría hablar de un trastorno de personalidad”, ha añadido.

Peris también ha apuntado que los trastornos borderline y antisocial son los que más se relacionan con la adicción a sustancias, y, en general, a todo tipo de adicciones.