Redacción Médica
16 de octubre de 2018 | Actualizado: Martes a las 14:10
Especialidades > Psiquiatría

La migraña y el TDAH comparten una base genética común

Combinan datos para examinar los patrones genéticos en 25 enfermedades psiquiátricas y neurológicas

Ben Neale.
La migraña y el TDAH comparten una base genética común
Redacción
Viernes, 22 de junio de 2018, a las 11:20
Las enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia y el trastorno bipolar presentan una asociación familiar, tal y como evidencia un estudio internacional de más de 600 instituciones. Otra de las principales conclusiones es que la migraña comparte algunas variantes genéticas de riesgo con algunas enfermedades como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

la Universidad de Cantabria-Idival, del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, experto en la búsqueda de los marcadores genéticos de la esquizofrenia, ha colaborado en la investigación que hoy se publica en la prestigiosa revista 'Science', y que ha contado también con la participación del grupo de Miguel Casas (Cibersam/Hospital Vall´d Hebron) y con Bru Cormard y Raquel Rabionet (Ciberer/Universidad Barcelona).

A menudo, se producen en familias trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia y el trastorno bipolar. En una nueva colaboración internacional, los investigadores exploraron las conexiones genéticas entre estos y otros trastornos del cerebro a gran escala, determinando que los trastornos psiquiátricos comparten muchas variantes genéticas, mientras que los trastornos neurológicos (como el Parkinson o el Alzheimer) parecen más distintos.

Este estudio sigue la mirada más amplia sobre cómo la variación genética se relaciona con los trastornos cerebrales. Los resultados indican que los trastornos psiquiátricos probablemente tienen similitudes importantes a nivel molecular que las categorías diagnósticas actuales no reflejan.

"Este trabajo está empezando a cambiar la forma en que pensamos sobre los trastornos del cerebro -apunta Ben Neale, coautor principal y director de genética de poblaciones del Centro Stanley en el Instituto Broad del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, y miembro de la Unidad de Genética Analítica y Translacional del Hospital General de Massachusetts-. Si podemos descubrir las influencias genéticas y los patrones de superposición entre diferentes trastornos, entonces podremos comprender mejor las causas de raíz de estas enfermedades y posiblemente identificar los mecanismos específicos apropiados para los tratamientos adaptados".

Explorar estas conexiones biológicas es un desafío. El cerebro es un órgano difícil de estudiar directamente y difícil de escanear en detalle o de realizar una biopsia ética. Y, debido a que los trastornos cerebrales a menudo ocurren conjuntamente, es difícil desenredarlos cuando uno puede estar afectando al desarrollo de otro.

Superposición biológica de los trastornos

Para examinar la superposición biológica entre estos trastornos, los investigadores deben confiar en la genética. Para el estudio actual, los consorcios internacionales combinaron sus datos para examinar los patrones genéticos en 25 enfermedades psiquiátricas y neurológicas. Debido a que cada variante genética solo contribuye con un pequeño porcentaje del riesgo de desarrollar un trastorno dado, los análisis requerían grandes tamaños de muestra para separar las señales fiables del ruido.


Examinaron las relaciones entre trastornos cerebrales y 17 medidas físicas o cognitivas de 1.191.588 personas


Los investigadores midieron la cantidad de superposición genética entre los trastornos mediante estudios de asociación de genoma completo (GWAS) de 265.218 pacientes y 784.643 controles. También examinaron las relaciones entre los trastornos cerebrales y 17 medidas físicas o cognitivas, como los años de educación, de 1.191.588 personas.

El conjunto de datos finalmente incluyó a todos los consorcios de GWAS que estudiaban trastornos cerebrales comunes que el equipo podía identificar con suficientes muestras. 

Alto grado de correlacción genética entre trastornos psiquiátricos

Los resultados finales indicaron una superposición genética generalizada entre los diferentes tipos de trastornos psiquiátricos, en particular entre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), el trastorno bipolar, el trastorno depresivo mayor y la esquizofrenia. Los datos también apuntaron a una fuerte superposición entre la anorexia nerviosa y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), así como entre el TOC y el síndrome de Tourette.

Por el contrario, los trastornos neurológicos como el párkinson y la esclerosis múltiple parecen más distintos entre sí y de los trastornos psiquiátricos, a excepción de la migraña, que se correlacionó genéticamente con el TDAH, el trastorno depresivo mayor y el síndrome de Tourette.

"La excepción es la migraña, un trastorno neurológico que correlaciona significativamente con el TDAH, la depresión mayor y el síndrome de Tourette (trastornos psiquiátricos)", explica Patricia Pozo, neuróloga responsable de la Unidad de Cefalea del Hospital Vall d'Hebron, jefe del grupo de investigación Cefalea y Dolor Neurológico del VHIR y una de las autoras del estudio.


"Este estudio demuestra los problemas de salud y sociales qeu pueden sufrir los pacientes con TDAH"


También se ha demostrado que los trastornos psiquiátricos -TDAH en concreto- y la migraña tienen fuertes correlaciones con parámetros cognitivos (años de educación y logro de la etapa universitaria) y de rasgos de personalidad (neuroticismo o inestabilidad emocional).

"En el campo de la Psiquiatría este estudio es muy importante porque pone de relieve la importancia de las bases genéticas comunes en muchos trastornos como el autismo, la esquizofrenia, el TDAH o el trastorno bipolar como factor de predisposición para el aparición del trastorno en función de determinados agentes externos. Es decir, que las variantes genéticas juegan un papel fundamental para explicar por qué el cerebro de cada persona se comporta de manera diferente ante un mismo condicionante externo", afirma Josep Antoni Ramos-Quiroga, jefe del Servicio de Psiquiatría de Vall d’Hebron, investigador principal del grupo de investigación en Psqiuiatría, Salud Mental y Adicciones del VHIR y uno de los autores del estudio.

Por otra parte, el TDAH a nivel genético se ha asociado en este estudio a un mayor riesgo de obesidad, menos años de formación académica y mayor consumo de tabaco. Según Ramos-Quiroga,  "este estudio demuestra nuevamente los problemas de salud y sociales que pueden sufrir los pacientes con TDAH".

Factores genéticos de trastornos psiquiátricos, relacionados con altas medidas cognitivas

Además, dentro de las medidas cognitivas, los científicos se sorprendieron al observar que los factores genéticos que predisponen a los individuos a ciertos trastornos psiquiátricos, como anorexia, autismo, trastorno bipolar y TOC, se correlacionaron significativamente con factores vinculados con medidas cognitivas más altas de la infancia, incluidos más años de educación y éxito universitario. Sin embargo, los trastornos neurológicos, en particular el Alzheimer y el accidente cerebrovascular, se correlacionan negativamente con las mismas medidas cognitivas.

"Nos sorprendió que los factores genéticos de algunas enfermedades neurológicas, normalmente asociadas con los ancianos, se relacionaran negativamente con factores genéticos que afectaban a las medidas cognitivas tempranas. También fue sorprendente que los factores genéticos vinculados con muchos trastornos psiquiátricos se correlacionaran positivamente con el éxito", añade Verneri Anttila, investigador postdoctoral en el laboratorio de Neale.

Y añade: "Necesitaremos más trabajo e incluso tamaños de muestra más grandes para comprender estas conexiones", plantea. Los consorcios han hecho que sus datos de GWAS estén accesibles en Internet, ya sea para su descarga gratuita o por solicitud. Planean examinar rasgos adicionales y variantes genéticas para explorar más estos patrones, con el objetivo de descubrir los mecanismos y las vías relevantes que subyacen y potencialmente vinculan estos trastornos.