Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:40
Especialidades > Psiquiatría

Ketamina y estimulación cerebral, dos nuevos blancos en depresión mayor

El Ramón y Cajal está especializado en la enfermedad resistente al tratamiento convencional

El jefe del Servicio de Psiquiatría del Ramón y Cajal de Madrid, Jerónimo Saiz.
Ketamina y estimulación cerebral, dos nuevos blancos en depresión mayor
Lunes, 02 de enero de 2017, a las 13:10
Un derivado de la ketamina probado en depresión mayor y el alivio sintomático de esta enfermedad con estimulación cerebral profunda (ECP), se postulan como dos nuevas vías terapéuticas de última generación.

Uno de los hospitales de referencia nacional en ambas terapias, el Ramón y Cajal de Madrid, ha obtenido buenos resultados al respecto en los últimos años, según ha confirmado a Redacción Médica el jefe del Servicio de Psiquiatría, Jerónimo Saiz.

Este psiquiatra ha destacado esa doble línea de investigación como la más avanzada del mundo, en este momento, para la depresión mayor resistente, una dolencia grave para la que no existe una respuesta médica satisfactoria hasta la fecha más allá de la ofrecida por el programa específico de este centro hospitalario.

En el caso de la ECP, se incluyen algunos pacientes con trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) en grado extremo, por lo general ritualizadores que no responden al tratamiento farmacológico indicado, como los antidepresivos inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS).

“Ambas enfermedades (depresión mayor y TOC) se integran en un programa genérico que cubre el espectro de trastornos de impulsividad-compulsividad, que también abarca alteraciones de la conducta alimentaria, drogodependencias y ludopatía, entre otras”, ha enumerado Saiz a Redacción Médica.

Para ambos cuadros, la eficacia de la ECP (una técnica que consiste en implantar electrodos en el cerebro con derivaciones a otras partes del cuerpo) ronda el 50 por ciento y atiende a media docena de pacientes al año, en el caso del TOC, y dos en el de la depresión mayor (en el programa de este hospital).

Pese a su reducida aplicación, su validez en la mitad de los casos para enfermos en situaciones “desesperadas” la posiciona como terapia referente allí donde antes no se conseguía resultado terapéutico alguno. “Se trata, además, de una técnica reversible –no causa modificaciones permanentes en el cerebro– y muy acreditada porque se utiliza para trastornos neurológicos del movimiento y la enfermedad de Parkinson desde hace años”, ha aclarado.

Servicio especializado en ludopatía

El Servicio de Psiquiatría encabezado por Saiz estuvo antes liderado por Juan José López-Ibor Aliño, ya fallecido, y está reconocido en España por su recorrido histórico en el tratamiento de enfermedades del citado espectro.

De todas ellas, la que más fama ha procurado al centro es la ludopatía, pues el Servicio ha desarrollado un programa específico desde hace casi 40 años.

“Comenzamos a tratarla cuando se legalizó el juego en España a finales de los años 70”, ha confirmado Saiz, quien forma parte del Consejo Asesor del Juego Responsable de la Dirección General del Juego.

En efecto, el desarrollo del Servicio en esta área, que cubre las patologías de la impulsividad-compulsividad, ha dado pie al abordaje de la depresión mayor refractaria al tratamiento farmacológico por medio de un trabajo conjunto con los especialistas en Neurología funcional del hospital a partir de la técnica descrita.