Explican por qué el malestar gastrointestinal suele unirse a la depresión

Un estudio encuentra que ambas afecciones surgen de la baja serotonina

Kara Gross Margolis, líder del trabajo.
Explican por qué el malestar gastrointestinal suele unirse a la depresión
mar 07 mayo 2019. 18.50H
Un estudio del Columbia University Irving Medical Center, Estados Unidos, ha explicado por qué las personas con depresión también suelen sufrir malestar gastrointestinal. Según sus hallazgos en ratones, estas dos afecciones surgen del mismo fallo en la química neuronal: baja serotonina.

Así, su trabajo, publicado en la revista 'Gastroenterology', muestra que una escasez de serotonina en las neuronas del intestino puede causar estreñimiento, al igual que una escasez de serotonina en el cerebro puede llevar a la depresión. Además, han demostrado que un tratamiento que eleva la serotonina en el intestino y el cerebro podría aliviar ambas afecciones.


Los investigadores concluyen que un tratamiento que eleva la serotonina en el intestino y el cerebro podría aliviar ambas afecciones


Las similitudes entre el intestino y el cerebro sugieren que las dos afecciones también pueden compartir una causa común. El intestino es a menudo llamado el 'segundo cerebro del cuerpo'. "Contiene más neuronas que la médula espinal y utiliza muchos de los mismos neurotransmisores que el cerebro. Así que no debería sorprender que las dos condiciones puedan ser causadas por el mismo proceso", explica la líder del trabajo, Kara Gross Margolis.

Estudio en ratones 


Debido a que los bajos niveles de serotonina en el cerebro se han relacionado con la depresión y la serotonina también es usada por las neuronas en el intestino, los investigadores estudiaron a los ratones para determinar si su escasez también juega un papel en el estreñimiento. Los ratones utilizados en el estudio portan una mutación genética (relacionada con la depresión grave en las personas) que afecta a la capacidad de las neuronas en el cerebro y el intestino para producir serotonina.

La escasez de serotonina en el intestino redujo el número de neuronas en el intestino, llevó a un deterioro del revestimiento del intestino y retrasó el movimiento de los contenidos a través del tracto gastrointestinal. "Básicamente, los ratones estaban estreñidos, y mostraron el mismo tipo de cambios gastrointestinales que vemos en las personas con estreñimiento", detalla la investigadora.

Por otra parte, un tratamiento experimental con medicamentos ideado por dos de los coautores del estudio elevó los niveles de serotonina en las neuronas del intestino y alivió el estreñimiento en los ratones. El tratamiento, la liberación lenta de 5-HTP, un precursor de la serotonina, funciona en parte aumentando el número de neuronas GI en ratones adultos.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.