Asocian la exposición materna a radiación electromagnética con TDAH

Un estudio señala que las madres más expuestas tuvieron más niños con el trastorno con comorbilidades

Asocian la exposición materna a radiación electromagnética con TDAH
lun 30 marzo 2020. 17.00H
Los bebés expuestos a la radiación no ionizante de campos electromagnéticos en el hogar relativamente fuertes durante la gestción tienen más probabilidades de desarrollar trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), según un estudio de cohorte de nacimiento.

En concreto, los niños cuyas madres estuvieron expuestas durante el embarazo a campos de más de 1,3 miligauss (mG) durante actividades normales tenían más del doble de probabilidades de desarrollar TDAH que aquellos expuestos a niveles más bajos, según ha explicado De-Kun Li, del Kaiser Permanente Northern California en Oakland, y su equipo.


Los bebés expuestos en el útero tenian un mayor riesgo de desarrollar TDAH con comorbilidades relacionadas con el sistema inmune


La alta exposición se asoció con un mayor riesgo de TDAH que persistió hasta que los niños tenían 12 años o más, según ha informado el equipo en JAMA Network Open. Además, Li y sus compañeros también notaron que los bebés expuestos en el útero tenían un mayor riesgo de desarrollar TDAH con comorbilidades relacionadas con el sistema inmune, como asma o dermatitis atópica.

En un correo electrónico a MedPage Today, Li ha señalado que "el hallazgo general de que la alta exposición materna a campos electromagnéticos durante el embarazo está asociada con un mayor riesgo de TDAH en la descendencia, especialmente en un grado más grave, y que persistió en la adolescencia", es significativo.

Pero ha agregado que el subanálisis del TDAH con comorbilidades relacionadas con el sistema inmune fue especialmente importante, ya que se sabe que la exposición a campos magnéticos afecta el sistema inmunitario. "El hallazgo más notable es que esta asociación está presente en gran medida entre un subconjunto de TDAH que tiene una etiología relacionada con el sistema inmune", ha asegurado.

Durante el embarazo, un momento crucial para el desarrollo cerebral de un bebé, el feto es susceptible a los riesgos ambientales que pueden afectar los comportamientos neurológicos a largo plazo. Los campos magnéticos, un factor de riesgo no químico para el TDAH que se emite desde electrodomésticos, líneas eléctricas y dispositivos y redes inalámbricas, es un riesgo aún por examinar, ha agregado el equipo.

Los investigadores siguieron a los niños durante 20 años 


Los investigadores analizaron la exposición a campos electromagnéticos en una cohorte formada por participantes de dos estudios previos con la misma metodología, que tuvieron lugar entre 1996 y 1998, y entre 2006 y 2012.

Los investigadores midieron la exposición pidiendo a las mujeres embarazadas que usasen un medidor de monitoreo durante 24 horas durante su primer o segundo trimestre. Además, se realizaron entrevistas en persona para evaluar los factores de riesgo de TDAH y posibles factores de confusión. La alta exposición a campos electromagnéticos se definió como 1.3 mG o más, y las mujeres embarazadas se separaron en dos categorías: exposición alta y baja.


Los investigadores siguieron a los niños desde 1997 hasta 2017


Los niños fueron seguidos desde mayo de 1997 hasta diciembre de 2017, hasta que cumplieron 20 años. Se consideró que los niños tenían TDAH si tenían dos o más diagnósticos del trastorno con al menos un año de diferencia.

Los investigadores también ajustaron los posibles factores de confusión que podrían ser factores de riesgo para el TDAH, como la edad materna y el origen étnico; el nivel educacional; tabaquismo prenatal y consumo de alcohol; índice de masa corporal antes del embarazo; sexo de la descendencia; y características sociodemográficas.

Según los investigadores, las limitaciones del estudio incluyeron posibles informes imprecisos sobre la exposición materna a la radiación no ionizante de campos electromagnéticos y, dado que el equipo no pudo pedir a las mujeres que usaran dispositivos de monitoreo durante todo el embarazo, el cálculo se realizó utilizando una medición de 24 horas..
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.