19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

Sanitas gestiona digitalmente a personas con hipertensión, EPOC y obesidad

La empresa ha puesto en marcha un proyecto piloto para el seguimiento de pacientes crónicos en cualquier lugar

David Acha, director de Enfermería del Hospital Sanitas CIMA; Margarida Mas, delegada de Cataluña de ANIS; Antoni Giró y Pelayo de Merlo.
Sanitas gestiona digitalmente a personas con hipertensión, EPOC y obesidad
jue 05 julio 2018. 14.10H
María García
Joana Huertas
Sanitas lleva tres meses trabajando en un proyecto piloto con el objetivo de empoderar al paciente crónico. A través de una aplicación y tres dispositivos (wearables), los profesionales sanitarios hacen una gestión digital de las personas con hipertensión, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y sobrepeso

Pelayo de Merlo, director médico, explica los beneficios de los dispositivos electrónicos.

Los 158 pacientes que se encuentran en este programa piloto cuentan con una aplicación móvil y un pulsioximetro, un tensiómetro o una pulsera actividad. Las usará para medir diferentes variables, como la tensión, el pulso, la oxigenabilidad o la distancia que ha recorrido en un día, según las indicaciones de su médico. 

Todos estos datos se canalizan gracias al big data y la inteligencia artificial. Así, se produce una monotorización de los pacientes a tiempo real, que además cuentan con un seguimiento de Enfermería 24/7. "Es uno de los beneficios que nos va a permitir conseguir estar al lado de los pacientes de una forma continua y cuando se producen picos de agudización de la enfermedad", explica Pelayo de Merlo, director médico del Hospital Sanitas CIMA

Asimismo, los médicos pueden lanzar alertas para recordarles la medicación o llamarles en el caso de que haya cualquier problema en su medición o lleve varios días seguidos sin utilizar el dispositivo. 


La experiencia del paciente


Carmen Osete, participante en este programa piloto, tiene un historial familiar de hipertensión. También ella es propensa a padecerla, así que, a pesar de ser de mediana edad, estaba cerca de comenzar un tratamiento que sería de por vida. Cuando le comentaron que podía participar en este programa, asegura que no lo dudó. "Llevo dos meses y estoy muy contenta. "Me bajaron la aplicación y me pusieron el tensiómetro para que me mida la tensión dos veces al día", explica.

Carmen Osete y Francisco Perujo, responsable de proyecto de Salud Conectada, hacen una demostración práctica.  

 
Osete asegura que, además de haberle ayudado a afirmar que no necesita un tratamiento de por vida, y a hacer un seguimiento más constante y desligado del "síndrome de la bata blanca", le recuerda que debe tomar agua y evitar la sal.

"Esta tecnología va a permitir que los pacientes con enfermedades crónicas tengan un control diario y constante en sus variables. El análisis de éstas a largo plazo va a poder detectar, en algún momento determinado cuando se crucen entre sí los datos, las agudizaciones, para que podamos reducirlas", añade el director médico. 

De Merlo considera que para los sanitarios es una "herramienta muy potente" porque les va a dar la seguridad de que estas enfermedades crónicas están monotorizadas a tiempo real en sus casas. "Antes se responsabilizaba al paciente de este seguimiento, pero no se les daba todas las herramientas para que lo hiciesen correctamente", apunta De Merlo.

Las cuatro 'Ps'


Antoni Giró, director gerente del Hospital Sanitas CIMA, ha explicado la importancia que tiene para ellos el empoderamiento del paciente basándose, sobre todo, en una Medicina de las "4 Ps": "predictiva, preventiva, personalizada y parcitipativa". Consideran que con esas nuevas tecnologías lo consiguen.

Antoni Giró, director gerente de Hospital Sanitas CIMA.

"Se tratar de digitalizar las relaciones humanas, no de reemplazarlas", ha apuntado. Uno de los próximos pasos, además del incremento de dispositivos (como una báscula) y de pacientes, así como de especialidades médicas involucradas en el proyecto, es que los cuidadores y familiares se involucren en este método. 

"La transformación digital va de personas, y queremos empoderarlas. No se pierde el contacto entre el médico y el paciente, sino todo lo contrario. Hace que el paciente entre en consulta y se hable de lo que de vedad importa, con todos los datos ya obtenidos sobre la mesa. No se produce una deshumanización de la Medicina, sino todo lo contrario", han asegurado.

Según ha explicado Giró, más de 300.000 clientes de Sanitas ya tienen acceso a videoconsulta con más de 250 profesionales de 29 especialidades médicas a través del producto digital 'Blua'. Su objetivo es lograr el 25 por ciento de consultas digitales, 50 por ciento de clientes digitales y 75 por ciento recomendación en NPS (Net Promoter Score, un indicador reconocido internacionalmente para medir el nivel de satisfacción de los clientes) en 2020.

Los dispositivos electrónicos.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.