Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Empresas > Privada

La UE respalda bajar el sueldo a los sanitarios si se revierten concesiones

Según Jordi Agustí, es "complicado" mantener las condiciones tras el fin de la concesión con Ribera Salud

Participantes de la jornada sobre la finalización de las concesiones administrativas organizado por Ribera Salud.
La UE respalda bajar el sueldo a los sanitarios si se revierten concesiones
Martes, 04 de octubre de 2016, a las 19:20
Los salarios de los profesionales que trabajan en las concesiones sanitarias de la Comunidad Valenciana están en peligro, tal y como han puesto de manifiesto diferentes expertos este martes en la jornada que el Grupo Ribera Salud ha ofrecido a los trabajadores. Y lo están si se someten a dos supuestos, según indica una reciente directiva europea: si hay ajustes presupuestarios (donde los sueldos pueden contraerse) o si hay duplicidad de los servicios, donde directamente se pueden aplicar despidos colectivos.

Nicolás González-Deleito, Jordi Agustí y Javier Molina.

Así lo ha indicado el magistrado del Tribunal Supremo, Jordi Agustí, quien ha explicado a los presentes que en el caso que siga adelante la reversión sanitaria y los profesionales pasen a la red pública, la Administración puede modificar otras condiciones laborales como su horario o la jornada. “La jurisprudencia europea avala estas modificaciones en casos de reversión de empresas a la gestión pública”, pero es “muy complicado” asegurar que tras el fin de la concesión “se vaya a mantener la antigüedad, el grado y la carrera profesional” del personal sanitario de La Ribera.

Los sindicatos, enfrentados por la reversión

Revertir o no el Hospital de Alzira ha sido el principal punto que ha marcado el enfrentamiento de los sindicatos durante esta jornada. Mientras CESM, a través de su secretario general de la Comunidad Valenciana Andrés Cánovas, aboga por la inmediata rescisión pero “manteniendo las condiciones laborales” de los trabajadores, sus compañeros de mesa se han mostrado más escépticos.

Desde CSI-F, Daniel Matoses ha tachado de “temeridad” que la Consejería de Sanidad no sepa qué hacer con estas plantillas una vez revierta Alzira, previsto para 2018. “Cuando la Administración nos explique su actuación, diremos si estamos a favor o en contra. Pero si la reversión significa peores condiciones laborales, peores servicios y más coste, no la queremos”, ha indicado.

Según Javier Aznar, presidente de la Comisión Gestora Satse-Valencia, su sindicato “defiende la sanidad pública, universal y de gestión directa”, pero eso no quita que el modelo de concesión administrativa no sea ejecutado a través de una decisión política, así como su reversión. “No es una decisión sindical”, ha espetado, pero “pedimos equiparar las condiciones laborales de La Ribera con las que tiene la red pública”.

Esta pugna entre Sanidad y Ribera Salud es, para Luis Lozano, secretario general de UGT-PV, una “batalla” que debe dejar fuera los intereses de los trabajadores. “Si el personal del Hospital de Alzira pasa a la red pública, debe garantizarse que ninguno se va ir a la calle”. “Convendría aclarar este asunto para no crear incertidumbre, aunque no creo –ha añadido– que los incentivos se mantengan cuando haya reversión”.

Alberto de Rosa y Javier Palau.

Finalizar la concesión de Alzira solo si es por el interés general

Nicolás González-Deleito, socio del Departamento Mercantil de Madrid de Cuatrecasas, ha dado la visión administrativa del rescate de estas concesiones, sus características y aquellos casos en los que se puede revertir. “Acabar con el contrato antes de tiempo tiene que responder, única y exclusivamente, al interés general, no a una mera voluntad política”, ha indicado, “pero si el servicio funciona, es muy complicado para la Administración no renueve esta concesión”, ha añadido.

Por su parte, Alberto de Rosa, consejero delegado de Ribera Salud, no ha querido dejar pasar la oportunidad para ofrecer los datos económicos y asistenciales que ha generado el Hospital de Alzira en los 16 años que lleva activo. “Gracias a la colaboración público se han invertido 140 millones de euros en esta comarca, lo que significa la mayor inversión en servicios sanitarios de la historia de la Comunidad Valenciana”.

Este presupuesto ha permitido, según De Rosa, construir centros de salud, remodelar las instalaciones y equiparlas con alta tecnología, así como contar con los mejores indicadores asistenciales de la región. “Ribera Salud es una empresa privada con alma pública y el espíritu de esta empresa son sus profesionales”.

Los representantes sindicales de CESM, CSIF, Satse, SAE, UGT y CCOO que han participado en la jornada.