Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 10:10
Empresas > Privada

La Luz implanta un stent de última generación que reduce riesgos

Esta herramienta reduce sensiblemente los efectos secundarias y, en concreto, el riesgo de hemorragia

Roberto Martín Reyes, especialista en Cardiología Clínica e Intervencionista del Hospital La Luz.
La Luz implanta un stent de última generación que reduce riesgos
Redacción
Viernes, 01 de abril de 2016, a las 12:50
El Hospital La Luz, integrado en el grupo Quirónsalud, ha comenzado a implantar un stent de última generación que reduce sensiblemente los efectos secundarios y, en concreto, el riesgo de hemorragia tras el implante del dispositivo. Los stents son mallas metálicas o de otros materiales con forma de tubo que se colocan en las arterias coronarias para evitar su cierre o estrechamiento (estenosis).

Las últimas generaciones de stents ya incluyen medicamentos (stents recubiertos) que ayudan a evitar el estrechamiento de las arterias y ahora este nuevo dispositivo, denominado BioFreedom, incorpora una superficie dotada con una microestructura que hace posible una administración más eficiente del fármaco.

“Teniendo en cuenta que en torno al 20 por ciento de los pacientes a los que se pone un stent presenta un alto riesgo de hemorragia, este nuevo sistema nos permite ofrecerles un perfil de seguridad mucho más alto, lo que se traduce en una mucha mejor calidad de vida”, señala Roberto Martín Reyes, especialista en Cardiología Clínica e Intervencionista del Hospital La Luz.

“Este dispositivo combina las ventajas de los stents recubiertos de fármaco, en cuanto a conseguir una menor tasa de reestenosis, con la seguridad de poder suspender la doble terapia antiagregante al mes de haber sido implantado”, agrega el especialista.

Por ello este nuevo stent debe considerarse el de primera elección en personas con problemas de sangrado previos (digestivos, cerebrales), en pacientes que están tomando terapia anticoagulante concomitante (Sintrom) o en personas de avanzada edad que presentan más riesgo de sufrir hemorragias al tener que mantener la doble terapia antiagregante durante un año.

“La introducción de este nuevo dispositivo en la cartera de servicios nos permite cumplir con el objetivo permanente de seguir incorporando todos aquellos procedimientos diagnósticos y de tratamiento que suponen mejoras claras para nuestros pacientes”, agrega Martín Reyes.