IMQ | "La dirección solo velaba por mantener los privilegios de unos pocos"

La PAI señala que hay directivos con empresas que facturan al propio grupo, e IMQ responde que se crearon por necesidad

Eduardo Zabala, médico y Presidente de la Plataforma de Accionistas del Igualatorio (PAI).
IMQ | "La dirección solo velaba por mantener los privilegios de unos pocos"
mié 14 octubre 2020. 12.50H
El Igualatorio Médico Quirúrgico (IMQ) vive este mes una de sus Juntas de Accionistas más trascendentales. Desde hace más de un año, el grupo vive inmerso en una disputa interna entre la actual directiva y un grupo de accionistas asociados en la Plataforma de Accionistas del Igualatorio (PAI). La PAI surgió para reclamar "mayor libertad y flexibilidad" para vender sus acciones, que tendrían "un valor mucho mayor del que ofrece IMQ", y una actitud más "democrática" por parte del Consejo de Administración. Eduardo Zabala, presidente de la PAI, expone en Redacción Médica hasta qué punto puede marcar el futuro de IMQ la Junta de Accionistas de este mes, y denuncia que hay "miembros de la directiva actual con empresas que facturan al propio grupo hospitalario".

Ante esta última afirmación, este diario se puso en contacto con IMQ para aclarar tal punto y desde el igualatorio aseveran que “las sociedades que se formaron en su momento en el Grupo IMQ tuvieron por objeto cubrir necesidades asistenciales, entendiéndose entonces como la fórmula más adecuada para suministrar servicio a nuestra cartera de asegurados. En la actualidad se está valorando, no obstante, si se precisan algunas modificaciones”. 

Pregunta: ¿Cuál es la situación actual en IMQ?

Eduardo Zabala, presidente de la PAI: El IMQ se encuentra estos momentos a las puertas de una Junta de Accionistas trascendental. Todos los médicos accionistas tenemos la oportunidad de decidir nuestro futuro y hacerlo sin la tutela/bloqueo de un equipo gestor que estaba actuando en contra de los verdaderos propietarios del IMQ: los médicos accionistas.

Por eso, estamos haciendo un esfuerzo adicional entre todos los accionistas del IMQ para que deleguen su voto en la PAI y defendamos así, con una voz fuerte y clara, nuestros intereses.

¿Y de la PAI?


"Tenemos la oportunidad de decidir nuestro futuro sin un equipo gestor que estaba actuando contra los médicos accionistas"


La PAI ha consolidado, en poco más de un año, su proyecto con un cada vez más importante número de accionistas que nos apoyan. Siempre hemos defendido que debemos ser los médicos accionistas quienes defendamos nuestro futuro y así seguirá siendo por nuestros compañeros y por los herederos de nuestros compañeros.

Conviene recordar que cuando nació la PAI, hace ahora más de un año, nadie reconocía que las acciones del IMQ valían sensiblemente mucho más de lo que nos ofrecían, y negaban la posibilidad de que pudieran/debieran venderse. Siempre bajo unas premisas claras: dar solución a todos los accionistas (los que quieran vender y a los que no), reforzar el modelo del IMQ y los puestos de trabajo, mantener el actual modelo del Montepío y el arraigo en Euskadi.

Hoy los hechos nos van dando la razón: el IMQ preguntó a los accionistas qué queríamos hacer y mayoritariamente (más del 60 por ciento) declaró querer vender sus acciones. Del mismo modo, la compañía -como defendíamos- subió en solo unos meses el valor razonable de las acciones y ya hay informes independientes que señalan que el valor debería estar, como siempre defendimos, en como mínimo 250.000 – 300.000 euros.

También se han producido, desde entonces, los ceses del presidente Pedro Ensulza y el director general, Miguel Ángel Lujúa.

¿Por qué es tan importante la Junta de este mes de octubre? ¿Qué se juegan los accionistas?

Hasta la irrupción de la PAI, en el IMQ los médicos accionistas no podíamos poner en valor nuestras acciones (era lo que decía el IMQ y ofreciendo un precio 3 o 4 veces inferior al del mercado) ni vender ni disponer de ellas (los herederos de nuestros compañeros, por ejemplo, se veían forzados a desprenderse de ellas a unos precios y condiciones ya fijados previamente). Todo estaba en manos de una dirección y una compañía que no velaba por los intereses de todos sus accionistas sino por defender y mantener unos privilegios para unos sólos, y que además son los que tienen empresas que facturan al IMQ.

Ahora nos jugamos culminar un proceso que nació para volver a dar a los médicos accionistas la capacidad de decisión, poner en valor sus acciones y dar a los médicos que quieran quedarse y al IMQ un modelo más robusto, fuerte y acorde con los modelos sanitarios del siglo XXI manteniendo como líneas rojas el Montepío y el arraigo en Euskadi.

¿Cuáles son los siguientes pasos que se plantea dar la PAI?


"Todo estaba en manos de una Dirección que velaba por mantener unos privilegios para unos solos, que además son los que tienen empresas que facturan al IMQ"


Lo fundamental es seguir logrando apoyos y estar unidos. Para ello, pedimos a todos los accionistas que deleguen el voto en la PAI (pueden contactar con nosotros a través de la página web www.plataformadeaccionistasdeligualatorio.com) para ganar la Junta y nombrar nuevos consejeros. Los nuevos consejeros deben guiar al IMQ hacia la mejor solución para todos los accionistas: los que quieran vender como los que no, como los que quieran hacerlo pero más adelante en unas condiciones previamente pactadas. Siempre manteniendo y reforzando el modelo y puestos de trabajo, el Montepío y arraigo en Euskadi.

Son compromisos que los propios candidatos a consejeros han querido poner por escrito y rubicar ante notario.

¿Consideran que la actual situación de pandemia puede retrasar el cumplimiento de los objetivos de la PAI?

La Junta, que pidió la PAI, debería haberse realizado en mayo y de ahí que hayamos sufrido un retraso de unos seis meses. No obstante, lo importante ahora es avanzar y sumar el mayor numero de apoyos posible para lograr desbloquear la situación.

¿Con cuánto apoyo goza en estos momentos la PAI en el seno de IMQ?

Somos el grupo más numeroso de accionistas del IMQ. Estamos unidos con unos objetivos claros y transparentes, y contamos con unos asesores que nos ayudan a dar los pasos adecuados y profesionales por el bien de todos.

Estamos en este momento en pleno proceso para recabar la delegación de voto y, además de los accionistas ya sindicados a la PAI, confiamos en lograr todavía más apoyos.

¿Cómo valoran a la recientemente creada Asociación para la Defensa del Modelo del Igualatorio (Ademi), que aboga por defender el "modelo de propiedad IMQ", que pasa porque los nuevos accionistas que entren sean médicos?


"El IMQ ha sufrido un pensamiento monolítico durante 23 años que nos ha llevado a esta situación donde los accionistas paradójicamente no teníamos nada que decir"


Siempre es bueno que haya otras opiniones porque es señal de vitalidad. El IMQ ha sufrido un pensamiento monolítico durante 23 años que nos ha llevado a esta situación donde los accionistas paradójicamente no teníamos nada que decir. El único punto que me gustaría puntualizar es que en Ademi están representados una mayoría de médicos que tienen sociedades o empresas que facturan al IMQ, de ahí que quieran mantener el control actual.

¿Goza Ademi de más apoyo que la PAI?

Pronto lo sabremos cuando se celebre la Junta y se cuenten los votos. Lo importante es que si los compañeros accionistas refuerzan y refrendan los objetivos de la PAI se acepten y caminemos juntos en la misma dirección. Si sucede al contrario, que a nadie le quepa duda que la PAI lo aceptará y ayudará.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.