"Incluso con la vacuna del Covid, las restricciones deberán extenderse"

La CEO de Ribera Salud defiende hacer un seguimiento a los pacientes que hayan tenido Covid para controlar secuelas

Elisa Tarazona, CEO de Ribera Salud.
"Incluso con la vacuna del Covid, las restricciones deberán extenderse"
mar 17 noviembre 2020. 09.40H
Con la colaboración de
Los efectos de la segunda ola de Covid-19 son más que palpables en buena parte del mundo. En España, todas las comunidades autónomas se han visto obligadas a tomar nuevas medidas y restricciones para frenar la transmisión de contagios de coronavirus. La sanidad privada, duramente golpeada en la primera ola de Covid-19, apenas ha tenido tiempo de tomar aire y levantarse, pero todos sus recursos están disponibles para seguir haciendo frente al virus.

Desde Ribera Salud, uno de los principales grupos de la sanidad privada, la CEO Elisa Tarazona pone sobre la mesa la necesidad de reforzar la Atención Primaria, la Salud Pública, hacer seguimiento a los pacientes que hayan pasado la enfermedad del coronavirus para controlar sus secuelas y la importancia de mantener la asistencia a patologías no Covid para evitar un daño mayor en la salud a futuro. Su testimonio se une al especial 'Lecciones del Covid-19', impulsado por Redacción Médica.

¿Qué medidas considera que fueron más acertadas ante la primera ola ante la Covid-19?

Creo que uno de los grandes aciertos en nuestro grupo sanitario es que en los hospitales y los Centros de Atención Primaria gestionados por Ribera afrontamos la pandemia desde una perspectiva de coordinación entre los distintos proyectos en distintas comunidades autónomas, y a su vez teniendo en cuenta lo importante que era integrar todos los niveles asistenciales: Atención Primaria, Hospital, Salud Pública y las residencias sociosanitarias. Es decir, dimos una respuesta conjunta, como grupo. Además, esa coordinación se mantuvo y se mantiene en el tiempo, con un trabajo constante en red, intercambiando conocimiento y experiencias entre todos los centros.

El Hospital de Torrejón fue el primero en recibir pacientes Covid, a finales de febrero, inmediatamente fuimos conscientes de la magnitud de la crisis sanitaria y nos permitió anticiparnos a lo que iba sucediendo. Esta coordinación y flexibilidad fue muy útil para disponer de forma centralizada los recursos materiales necesarios, tanto en EPIs como en equipamiento (camas, respiradores, caudalímetros, etc) con el fin de distribuirlos a los centros del grupo según las necesidades, que eran cambiantes.  Del mismo modo hubo profesionales claves que se desplazaron a otros hospitales para intensificar el aprendizaje y el conocimiento y poderlo aplicar al resto de la organización.

"Ribera Salud contó en la primera ola con el porcentaje más bajo de profesionales contagiados (3% frente al 20% de la media española)"


El liderazgo clínico durante este periodo ha sido el eje sobre el que hemos ido tomando las mejores decisiones para cada momento.

Una medida crucial para nosotros fue la de garantizar la seguridad de nuestros profesionales que son los que siempre están en primera línea. El servicio de Prevención facilitó información y formación de manera constante; se facilitó el material de protección necesario y se realizó un seguimiento estrecho de la salud de los profesionales, con la realización de las pruebas indicadas en cada momento. Todo ello nos permitió contar con el porcentaje más bajo de profesionales contagiados, apenas un 3 por ciento frente al 20 por ciento de media en los centros sanitarios españoles. Para prevenir efectos secundarios emocionales en los profesionales se implementó un programa de apoyo emocional y psicológico “nos cuidamos” diseñado por los equipos de Salud Mental.

También de forma inmediata se adoptaron medidas para garantizar la seguridad de los pacientes: establecimos circuitos separados de pacientes Covid y no Covid con procedimientos claros; y a su vez dando respuesta a aquellos pacientes no Covid a los que no se les podía demorar la atención. Las UCIs se adaptaron a las necesidades y la Unidad de Hospitalización a Domicilio en algunos hospitales creció hasta el 300 por ciento de su capacidad inicial para atender a los pacientes en su domicilio y garantizar la continuidad asistencial con Atención Primaria y las Residencias. 

Por otra parte, para mejorar la atención a nuestros pacientes y sus familiares y afrontar el distanciamiento social, el aislamiento y la cuarentena, aprovechamos nuestro proyecto de transformación digital impulsando el uso de la telemedicina con telemonitorización, videoconsulta, y telepsiquiatría a través del portal de salud 'Yo Salud'.

Al mismo tiempo, con la experiencia adquirida durante los primeros meses de la pandemia, hemos desarrollado un modelo digital, basado en herramientas de inteligencia artificial, que permite predecir qué pacientes ingresados por Covid pueden necesitar la UCI, con el fin de que los profesionales adelanten la toma de decisiones antes del empeoramiento del paciente.

¿Cuáles fueron los mayores errores ante la primera ola, visto con perspectiva?

En general se reaccionó bien y rápido, pero tarde. A nosotros la experiencia de ser los primeros en Torrejón nos sirvió enormemente para anticiparnos en la toma de deciones en el resto de centros. Desde la perspectiva es obvio que se debería haber actuado antes con las residencias, haber tenido más material de protección para profesionales, más pruebas diagnósticas, mas equipamiento, mantener en todo momento la atención a pacientes no-Covid que lo necesitaban y mayor disponibilidad de camas y de UCIs teniendo en cuenta todos los recursos sanitarios tanto públicos como privados.

¿Qué cree que ha hecho que España se enfrente a una segunda ola de esta naturaleza?

Seguramente, cuando analicemos esta segunda ola con perspectiva tendremos más información. Esta segunda ola está afectando a toda Europa y entre los factores que los expertos analizan están el descenso de las temperaturas y el empeoramiento de las condiciones climáticas. El que el virus sea más resistente a bajas temperaturas y de transmisión aérea nos hace modificar nuestras pautas sociales, por ello hay que ventilar mejor los espacios y tener en cuentas todas las medidas de distanciamiento social, de protección con mascarilla y de lavado de manos. Tanto las formas de trabajo como de diversión deben adaptarse para cumplir con las recomendaciones sanitarias.

¿Qué medidas se deberían tomar para frenar la pandemia en nuestro país?


"Hay que potenciar la telemedicina para que el paciente esté atendido y el profesional haga el seguimiento a distancia, pero con seguridad" 


Como he comentado previamente, todos debemos insistir permanentemente en las recomendaciones de prevención de la infección tales como la protección y distanciamento social que se han demostrado efectivas y concienciarnos todos.

Para garantizar una red asistencial robusta es de extrema necesidad poner a disposición de los ciudadanos todos los recursos sanitarios existentes tanto públicos como privados. Además, debemos garantizar que los servicios hospitalarios están preparados para atender a todos los pacientes Covid pero también a los no-Covid y transmitir que los espacios no-Covid son seguros, para que los ciudadanos no descuiden su salud.

Hay que potenciar la utilización de la Telemedicina de forma adecuada para que el paciente está atendido y el profesional pueda hacer su seguimiento a distancia, pero con seguridad.

Habría que reforzar la Atención Primaria, la coordinación con Salud Pública, hay que hacer más pruebas diagnósticas e incrementar los recursos para garantizar un correcto rastreo de los contactos por cada caso identificado. Hay que coordinar los recursos sociosanitarios con toda la red asistencial. Hay que proteger a la población más vulnerable. Hay que maximizar la vacunación de la gripe en los grupos de riesgo.

Es importante insistir en la necesidad de mantener la actividad normal en los centros sanitarios para todos los pacientes con problemas de salud, más allá del Covid. Y además, garantizar el correcto seguimiento de las secuelas en pacientes Covid que ya no están ingresados.

¿Confía en la vacuna como solución a la situación creada por este coronavirus?

Esperemos que llegue en cuanto sea posible. El reto hasta entonces es estar preparados en todos los niveles asistenciales y ser responsables en nuestro entorno familiar, social y laboral para garantizar la cobertura adecuada de los grupos de riesgo. Incluso cuando tengamos la vacuna, llegado el momento, las medidas implantadas entiendo que deberán mantenerse hasta que haya mayores evidencias.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.