18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 15:30
Empresas > Privada

El nuevo ecógrafo de Ruber Juan Bravo cuenta automáticamente los folículos

Este recuento eleva sustancialmente la calidad asistencial, mejorando el diagnóstico y el seguimiento de las terapias

El ecógrafo digital Ultrasonix Touch Q+.
El nuevo ecógrafo de Ruber Juan Bravo cuenta automáticamente los folículos
Redacción
Jueves, 30 de noviembre de 2017, a las 10:50
La Unidad de Reproducción Humana Asistida del Hospital Ruber Juan Bravo, perteneciente al Grupo Quirónsalud, ha adquirido un ecógrafo digital Ultrasonix Touch Q+, que permite el recuento automático de los folículos. "Para los ginecólogos especialistas en Reproducción Asistida es fundamental que la medida del tamaño de los folículos -entre 2 y 10 milímetros- sea lo más exacta posible para la valoración de la reserva ovárica y la respuesta funcional del ovario. Esto permite predecir pacientes que van a responder de forma escasa o demasiado elevada al tratamiento con gonadotropinas y así poder ajustar de forma correcta las dosis de tratamiento e informar de las posibilidades reales de éxito", explican los expertos.

Por otra parte, el seguimiento del crecimiento de los folículos en la fase de estimulación cuando una paciente se encuentra durante un tratamiento de reproducción, es imprescindible para conocer la evolución favorable del mismo. La ventaja que ofrece el ecógrafo digital Ultrasonix Touch es que permite identificar automáticamente los folículos presentes en un volumen ovárico determinado y calcular su tamaño. Estas mediciones son altamente fiables y reproducibles y reducen la variabilidad que se ha estimado hasta en un 20 por ciento en las mediciones en 2D -a través de un ecógrafo convencional-. 

De esta manera, el seguimiento del crecimiento de los folículos durante la estimulación ovárica es más objetivo y preciso, adecuando el momento de realizar la punción folicular y reduciendo el número de ovocitos inmaduros obtenidos por ciclo, permitiendo analizar los resultados de una manera más reproducible y científica. Además, la rapidez y fiabilidad de la exploración mejoran el confort de las pacientes.

Por otro lado, con la incorporación de la tecnología 3D aplicada en un transductor transvaginal, se facilita la evaluación del útero de manera global, lo que aporta información de gran utilidad para el diagnóstico de ciertas patologías específicas que pueden comprometer la fertilidad, tales como miomas uterinos, pólipos endometriales, adenomiosis, malformaciones uterinas y sinequias o adherencias uterinas.

“Concretamente, gracias a la ecografía 3D se puede definir de forma más precisa la cavidad endometrial y la relación de los miomas con ella – se calcula que en un 3 por ciento de las pacientes estériles la causa son sólo sus miomas-“, señala Nuria López Velasco, especialista en obstetricia y ginecología de la URHA. “Además nos permite realizar un diagnóstico más preciso de la zona de transición entre el endometrio y el miometrio (junctional zone) y su diagnóstico diferencial, diferenciar cuando se está en presencia de un útero arcuato, tabicado o septo y bicorne -especialmente el útero septo se relaciona con abortos y fallos de implantación- o detectar aquéllos casos en que no se logra un adecuado desarrollo endometrial a lo largo de varios ciclos, aún con suplementación hormonal”.

Tal y como señala Daniel Ordóñez, director de la Unidad de Reproducción Asistida, “podemos afirmar que el ecógrafo digital Ultrasoni Touch Q+ nos ha facilitado dar un salto de calidad asistencial en la atención a las pacientes de la unidad, mejorando el diagnóstico y el seguimiento, lo que repercute favorablemente en los resultados de nuestra Unidad de Reproducción.”