El Hospital Ruber hace frente al cáncer de piel con terapia fotodinámica

Se trata de una técnica mínimamente invasiva que elimina las células tumorales

Luis Pastor, jefe de la Unidad de Dermatología del Hospital Ruber Internacional.
El Hospital Ruber hace frente al cáncer de piel con terapia fotodinámica
mar 16 julio 2019. 11.40H
El cáncer de piel  es el más frecuente de todos los cánceres calculándose que un 50 por ciento de las personas mayores de 60 años padecerán algún tipo de cáncer de piel y un 25 por ciento más de uno. Para hacerle frente, el Hospital Ruber Internacional cuenta con una técnica mínimamente invasiva: la terapia fotodinámica.

Esta terapia "aporta excelentes resultados y actúa sobre las células cancerosas respetando los tejidos sanos que les rodean". Emplea una sustancia fotosensibilizante (metilaminolevulinato) que se incorpora a las células, siendo mucho mayor su entrada en aquellas células tumorales y tras 3 horas de incubación se exponen a una luz roja que estimula dicha sustancia situada ya en el interior de las células tumorales ocasionando la destrucción de las mismas.


Tratamientos clásicos


Existen tratamientos clásicos como la cirugía, electrocoagulación, crioterapia o radioterapia, que serían la primera elección en casi todos los casos de carcinomas, "pero se han generado nuevos tratamientos como la Cirugía Micrográfica de Mohs con menor índice de recidivas (reaparición del tumor)", ha explicado Luis Pastor, jefe de la Unidad de Dermatología del Hospital Ruber Internacional.

La aparición del cáncer de piel depende de dos factores: la exposición solar y el tipo de piel de cada persona



Este procedimiento "consiste en estudiar microscópicamente los bordes de la lesión durante la intervención quirúrgica, indicando al cirujano por qué lado de la lesión debe continuar extirpando por estar aún afectado por el carcinoma, proceso que continuará hasta que esté completamente eliminado para luego cerrar la herida quirúrgica", ha continuado Pastor.


Aparición del cáncer


La aparición del cáncer de piel depende de dos factores, la exposición solar y el tipo de piel. El tipo de piel no se puede modificar pues depende de la carga genética de cada persona  y se clasifican en seis tipos diferentes según el tono de piel y su resistencia a quemarse con el sol.

La exposición continuada y la intermitente en los meses de verano, con el deporte o los baños de radiaciones ultravioleta UV, induce daños en el DNA de las células de la piel que van acumulando defectos cromosómicos (efecto memoria) los cuales llegado un momento el organismo no los puede reparar por lo que comienzan a aparecer las lesiones precancerosas y posteriormente el cáncer de piel.

Según explica el jefe de la Unidad de Dermatología del Hospital Ruber Internacional, "dentro de las radiaciones solares, los más peligrosos son los rayos ultravioleta A UVA y B UVB capaces de generar quemaduras de sol, fotoenvejecimiento y cáncer de piel".

Existen muchos tipos de cáncer de piel, pero los más frecuentes son los carcinomas basocelular y espinocelular y los melanomas, siendo estos últimos los más agresivos.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.