vie 29 noviembre 2019. 13.00H
Han pasado 10 años desde que José Durán fuese víctima de una muerte súbita con apenas 14 años. Ocurrió mientras jugaba un partido de fútbol en L´Hospitalet de Llobregat. Desde entonces, su padre, José Durán, a través de la Asociación Española Contra la Muerte Súbita (AEMS), ha tratado de concienciar a la sociedad sobre una patología de la que mueren cerca de 35.000 personas al año.

Este viernes, la AEMS ha organizado junto a la Fundación Quaes el IV Congreso Nacional Contra la Muerte Súbita, un acto en el que han participado tanto deportistas como facultativos para abordar la prevención de esta enfermedad. El presidente de la Fundación Quaes, César Nombela, ha inaugurado el acto señalando que "la muerte súbita es un problema fundamental de salud pública".


"Podemos ser muy buenos médicos pero a veces nos falta humanidad"


"Vamos hacia una medicina que incrementa más y más su precisión y eficacia. El beneficio del paciente justifica todos los esfuerzos de la ciencia médica. Pero sigue habiendo mucho terreno que conquistar en el ámbito de la patología. Hay que seguir investigando la variación genética que provoca una mayor o menor propensión a padecer muerte súbita", ha explicado.

Por su parte, José Durán, ha insistido en la necesidad de concienciar sobre este problema: "Es una verdadera lacra social. La falta de información de la población  sigue siendo uno de los principales puntos a abordar, por ello intentamos desde hace años hacer talleres y cursos de RCP. Hemos hecho un llamamiento a las autoridades sanitarias para alertar sobre la magnitud de este problema".

"Este año es especial porque cumplimos 10 años de lucha y compromiso con la sociedad. En todos estos años hemos dado un trato especial al deporte, tan importante para la salud. Mi hijo José Durán fue un joven deportista que representa a aquellos que perdieron la vida repentinamente sin la posibilidad de despedirse", ha dicho visiblemente emocionado.

Cifras en la Comunidad de Madrid


El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, también ha estado presente en el acto de inauguración, donde ha aprovechado para deslizar algunas cifras sobre el problema: "El servicio de urgencia médica registró en 2018 hasta 583 casos de personas con muerte súbita. En lo que va de año han muerto por esta razón más de 200". 

Ruiz Escudero ha reiterado su compromiso para colaborar en la lucha contra esta lacra: "La muerte súbita es un problema que preocupa a la sociedad y ha de ocupar a los administradores públicos. Nuestro deseo en la Comunidad de Madrid es ofrecer la mejor respuesta asistencial y el mejor sistema de prevención en personas con riesgos cardiovasculares". 

Reconocimiento médico de calidad



"Ningún reconocimiento médico deportivo supone un seguro de vida"


La primera de las mesas ha versado sobre la 'Valoración de deportistas y de las urgencias cardiológicas para prevenir la muerte súbita'. En ella, Araceli Boraita, jefa del Servicio de Cardiología del Centro de Medicina del Deporte de la Agencia Española para la protección de la Salud en el Deporte (Aepsad), ha destacado que "podemos ser muy buenos médicos pero a veces nos falta la humanidad para atender a las familias que padecen el dolor".

En cuanto a los síntomas de la muerte súbita, ha explicado que "hay síntomas en el ejercicio que alertan de que está pasando algo: dolor torácico, dificultad respiratoria, mareos y desvanecimientos y latidos irregulares o palpitaciones. El deporte es sano, pero hay que saber practicarlo. Tenéis que consultar con los profesionales de la salud para ver qué estáis preparados para hacer".

María Dolores Masiá, miembro del grupo de Trabajo de Cardiología del Deporte de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha puesto sobre la mesa que "los certificados médicos de aptitud deportiva no están bien asesorados a día de hoy. Los deportistas Se presentan dos días antes de la competición y te exigen que lo firmes o se lo piden al médico de al lado".

Más allá de esto, Masiá apunta que son necesarias "tres pruebas diagnósticas en Cardiología: electrocardiograma, ecocardiograma y la prueba de esfuerzo, donde vemos un electrocardiograma mientras el deportista hace ejercicio. Un reconocimiento médico mínimo de calidad requiere un electrocardiograma a valorar por un médico, que tiene que saber de deporte para valorarlo". No obstante, esta profesional ha reconocido que "no se puede prevenir al 100 por ciento la muerte súbita. Ningún reconocimiento médico deportivo supone un seguro de vida. Pero cuantos más reconocimientos hagamos más muertes súbitas evitaremos". En el congreso también ha tenido lugar la presentación de Cardiopredict, un programa de prevención de muerte súbita para adolescentes diseñado por Ascires.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.