15 nov 2018 | Actualizado: 18:25

"Hablar del grupo HLA no es perder identidad, sino que es sumar"

Alfredo Pérez Lambán es el director médico y gerente de la Clínica Montpellier

Alfredo Pérez Lambán en la recepción de la Clínica Montpellier.
"Hablar del grupo HLA no es perder identidad, sino que es sumar"
mié 26 julio 2017. 09.00H
Olga Rodríguez
Joana Huertas
El director médico y gerente de la Clínica Montpellier, Alfredo Pérez Lambán, repasa en Redacción Médica la transformación del centro perteneciente al grupo Asisa e integrada en HLA Hospitales. Pérez Lambán desvela los proyectos más inmediatos de la Clínica así como los hitos que ha cumplido el centro que dirige.

2016 ha sido el mejor año económico del grupo Asisa, ¿de qué manera ha influido la clínica en esos resultados positivos?

No solamente la clínica Montpellier ha tenido su importancia en esos resultados, sino también el grupo de clínicas que cada día tiene un peso más específico dentro de lo que es el grupo Asisa. No podemos olvidar que Asisa es nuestra madre, es una aseguradora y nosotros estamos englobados. Ahora, nos hemos unido como grupo específico hospitalario HLA. No todo el mundo conoce la identificación de las siglas: Hospitales Lavinia Asisa.  ¿Por qué Lavinia? Porque Lavinia es la cooperativa madre de la estructura empresarial que tiene el grupo Asisa.

Nosotros somos una cooperativa médica y obedecemos a un régimen cooperativo de profesionales médicos de capital totalmente español, profesionales españoles, no tenemos dentro de nuestro entorno ni capital financiero ni capital riesgo ni nada. Entonces, obedecemos a un régimen cooperativo. Una de las ventajas, para mí la fundamental, es que nosotros reinvertimos los beneficios en los profesionales, en nuestros centros hospitalarios, en la adquisición de tecnología y en la renovación de todas aquellas estructuras que nos hacen estar en condiciones óptimas de dar una mejor calidad asistencial.

"Toda la renovación y procedimientos de trabajo han mejorado la atención".


¿Y cómo ha cambiado el panorama de la Clínica Montpellier desde que se integró en el grupo hospitalario privado?

Clínica Montpellier está en Zaragoza desde el año 70, pero tener un respaldo de un grupo hace que se tenga una forma de trabajo homogénea para todos los hospitales. Esto es como El Corte Inglés, El Corte Inglés de Madrid o El Corte Inglés de Zaragoza o El Corte Inglés de Valencia, tienen todos la misma imagen, uno se siente en El Corte Inglés ¿no? Pues aquí, uno, en Montpellier, se siente en el grupo HLA, si va a Clínica Moncloa se siente en el grupo HLA y si va a Clínica Vistahermosa o a Clínica El Ángel de Málaga o cualquiera de nuestros centros hospitalarios se siente del grupo HLA. Lo que pretendemos es eso, que la percepción de la calidad y servicio sea la misma para todos.

Hemos mejorado porque tenemos una serie de protocolos, de procedimientos que nos igualan a todos los centros. Hemos obtenido una certificación ISO 9001 para todo el grupo hospitalario. Además, disponemos de una historia clínica única informatizada para todo el grupo hospitalario, cualquier paciente nuestro que vaya a cualquiera de nuestros hospitales tiene su información presente allí en ese momento. También tenemos un programa informático que nos proporciona una visión fundamental para la gestión de nuestros hospitales, ya que nos da una serie de parámetros, una serie de indicadores de gestión que son fantásticos.

También ha servido entonces para mejorar la conexión y compartir información y datos entre otros centros…

Compartir información, compartir protocolo, homogenizar actuaciones y procedimientos asistenciales, eso es fundamental en un grupo.  Además, llevamos tres años con un proceso de reformas estructurales que nos va a permitir estar en una posición muy ventajosa de cara al futuro. Hemos renovado toda el área de urgencias, hemos pasado a 12 Boxes de urgencias, hemos renovado toda el área quirúrgica, hemos pasado de 5 quirófanos en este momento a 12 salas quirúrgicas, 8 quirófanos (5 de cirugía mayor, 3 de CMA), sala vascular, sala de endoscopia quirúrgica y los dos paritorios. Todo eso englobado en la misma área. Es decir, el potencial en este momento quirúrgico del hospital es el mayor potencial de un centro privado en la Comunidad Autónoma de Aragón, con diferencia.

Hemos renovado y creado un área específica para la Unidad de Reproducción Asistida que ya teníamos en su momento, que lleva con nosotros 16 años. Ahora la hemos encapsulado en un área coqueta, bonita, independiente, para que exista intimidad y donde están todos los servicios que se precisa en Unidad de Reproducción Asistida sin tener que salir de allí.


"Hemos mejorado muchísimo y la calidad percibida es superior"


Esta última reforma que comentaba, lleva en funcionamiento algo más de un año. ¿Cuál es la valoración de los pacientes que han visto el antes y el después?

Sí, lleva 2 años y pico. Estamos hablando de inversión que supera los cuatro millones de euros. La valoración es muy buena. A nosotros nos gusta movernos con encuestas y tenemos una encuesta de hospitalización al alta muy favorable. La encuesta nos compara con los hospitales del grupo y también establece unos criterios de benchmarking con hospitales que gestiona una empresa externa que es la que realiza ese tipo de encuestas.

Además, tenemos una encuesta en el área de Urgencias donde, evidentemente, se ve que toda la renovación y los procedimientos de trabajo han mejorado sustancialmente. Hay que pensar que tenemos una espera media en Urgencias de 15 minutos. Tenemos unos parámetros muy predefinidos que están estructurados en el programa informático que nos permiten tener esa información al momento. Podemos saber si el paciente está esperando 15 minutos, está 14 o si se nos ha ido un poquito más. En este sentido, hemos mejorado muchísimo y la calidad percibida, evidentemente, es superior.

¿De qué manera colaboran con la Administración Pública?

Nosotros, aquí en Zaragoza, solamente colaboramos a nivel de concertación quirúrgica o concertación de pruebas diagnósticas. Hay años que ha habido mucha concertación, otros años, menos.

Concretamente, el año pasado tuvimos bastante concertación y realizamos casi 1.000 procedimientos. La relación con la Administración es buena y la colaboración es buena.

¿Les afectará de alguna forma la restricción de colaboración con entidades de ánimo de lucro con la nueva Ley de Concierto?

Si tenemos en cuenta que nosotros obedecemos a un régimen cooperativo y reinvertimos los beneficios aunque tengamos un formato de sociedad anónima, yo entiendo que tenemos un hecho diferencial en relación con otros entornos o grupos hospitalarios. Veremos qué pasa, todo está por suceder. Pero sí quiero recalcar que tenemos un hecho diferencial fundamental.

Todos los beneficios que se producen, que se generan dentro del grupo van a la reinversión. Lo que proporcionamos es trabajo, y a partir de ahí, una vez que cubrimos toda la atención laboral, la atención a nuestros pacientes, a nuestros profesionales, todos los beneficios van al entorno, a la generación de nuevos servicios, de tecnología, reformas, adquisiciones, etc..

Pérez Lambán valora la última reforma de la clínica.

Pérez Lambán valora el Aula Montpellier.

Además del cooperativismo ¿cuál es el valor diferencial de la clínica Montpellier que no ofrezca otro centro en la sanidad aragonesa?

Clínica Montpellier se inaugura en el año 1970 de la mano de las hermanas Franciscanas Montpellier. Nosotros la compramos como grupo en el año 92.  En este sentido, la impronta de la clínica en la ciudad y en la comunidad autónoma es importantísima. Y no solamente la impronta, yo creo que se confunde con el paisaje. A la gente le parecería raro pasar por aquí y no ver Clínica Montpellier, a lo mejor pueden no ver un restaurante, o no ver una cafetería o hasta el Ayuntamiento que está ahora aquí enfrente de nosotros, pero resultaría más fácil no ver el Ayuntamiento que no ver la Clínica Montpellier.

Hablando ahora de formación ¿cuál es el balance del Aula Montpellier?

Muy positivo. Hemos desarrollado 17 ciclos y ya tenemos el programa del ciclo número 18 que empezaremos en noviembre. Las dos semanas siguientes a la finalización del Aula Montpellier, las dedicamos a organizar el ciclo siguiente.

Ha sido un ciclo fantástico como los demás. Aula Montpellier surgió como un elemento divulgativo, formativo, dirigido a profesionales pero hablando temas que tuvieran impacto e interés social.  No vamos a discutir sobre la quinta esencia en un congreso científico muy especializado. Si hablamos por ejemplo de los efectos biológicos de los campos electromagnéticos, lo tenemos que exponer y presentar de tal forma que todos los profesionales de distintas especialidades puedan entenderlo.

También colaboramos con la Real Academia de Medicina. En este sentido, parte de la Real Academia forma parte del Comité del aula y desarrollamos eventos conjuntos y algunas sesiones del aula se desarrollan conjuntamente con la Real Academia. La evaluación después de 17 años es muy buena pero desde el primer año hasta el 17. Lo difícil no es llegar, lo difícil es que haya un 17, un 18 y un 19.

¿Qué ha sido lo más gratificante de este curso?

Lo más gratificante son siempre los pacientes, cuando los pacientes ven mejoras y se sienten satisfechos eso siempre motiva. Ha habido muchas situaciones, pero como institución hospitalaria, desde el punto de vista de gestión, la concesión del TOP 20 fue muy importante para nosotros porque es un premio independiente. Se evalúan parámetros muy concretos y comparando estos parámetros con otros hospitales. Además, la integración en el grupo HLA fue importantísima para nosotros porque era darle forma a algo que llevábamos madurando desde hace tiempo y que ya nos permitía tener una homogenización en cuanto a nuestras actuaciones.
Y de lo demás, vuelvo a decir, el trabajo que siempre es gratificante.

A través de los premios al mejor residente, se reconoce el esfuerzo de los MIR ¿Cree que es un buen momento, el de después de terminar la residencia, para incorporarse a la medicina privada?

Este es un tema un poco complicado. Depende del perfil de la persona y de la historia vital que ha tenido cada uno, de sus influencias en el entorno y también de cómo esté el mercado en ese momento. Y cuando digo mercado, me refiero al sector de los profesionales que se incorporan. Es difícil que una persona cuando termina el MIR se incorpore directamente al sector privado porque en su formación, en su desarrollo formativo, los inputs que recibe están muy orientados hacia el sector público.

Otra cosa es la cruda realidad, que termina la residencia y entonces empieza la travesía de 1 o 2 años. De todas formas, en los últimos tiempos, en los últimos 5, 6 años ha habido profesionales de edades entre los 38-45 años, personas relativamente jóvenes, con no mucho tiempo de ejercicio en la pública, que se han ido incorporando al sector privado. Quizá porque había escasez de estos especialistas y han encontrado el nicho. Nosotros lo que pretendemos es ofrecer situaciones favorables para que la gente se incorpore. Nosotros necesitamos los profesionales como los necesita el sector público y ahí siempre vamos a competir. Estaremos un poco limitados, bueno, al principio sí, pero con el tiempo, los profesionales que han venido al sector privado no han vuelto al sector público.

Pérez Lambán atendió a Redacción Médica en su despacho.

Pérez Lambán atendió a Redacción Médica en su despacho.

¿Considera que la Clínica Montpellier es la joya de la corona de Asisa?

No, bajo ningún concepto, no podría considerar eso. Yo considero que la joya de la corona de Asisa es por este orden, la cooperativa, Asisa y luego, el grupo hospitalario. Dentro del grupo hay diversos centros hospitalarios que en este momento responden todos a los mismos parámetros, los mismos objetivos. Quiero decir, ahora ya no se puede hablar de un centro o de otro, habría que hablar de grupo, que es lo importante. No es perder identidad sino que es sumar.

Hablando más del futuro ¿tiene previsto la clínica seguir creciendo a corto medio plazo?

No es que tenga previsto, es que es nuestra obligación. Cualquier centro o unidad de un negocio, aunque en este caso hablemos de un centro hospitalario, lo que tiene que hacer es crecer en profesionales, crecer en servicios, crecer en la calidad en la atención a los pacientes, que esa calidad sea percibida y que retorne. Eso va a ser totalmente inexcusable y el que no lo piense así, mal le irá. Todo lo que hacemos nosotros: la constitución de un holding, el obtener certificaciones de calidad, las reformas que estamos llevando a cabo que no han terminado que faltan todavía, están para eso, para adecuarnos y prepararnos para ir creciendo.

¿Algún proyecto o cifra concreta que nos pueda dar?

El proyecto más inmediato en reformas es la UCI. Vamos a hacer una UCI nueva más potente y más amplia con un despertar. Estamos hablando de 8 camas de UCI, más un despertar de 7 camas, eso ya son 15 camas en un área totalmente integrada también, con nueva tecnología. Luego, haremos una adecuación de la planta sótano, eso como proyecto inmediato de obras.

También  tenemos en mente la integración de otros profesionales que vengan a sumar a lo que ya tenemos. Además de iniciar o desarrollar dentro de la cartera de servicios áreas que en este momento no puedo decir, pero que sean nuevas y que también aporten valor a lo que es el centro.

¿Algún otro reto de cara a septiembre?

De cara a septiembre tenemos que finalizar el mes de julio que ya tiene lo suyo. Estamos inmersos también en la auditoría de calidad del mes de octubre. Queremos incrementar la cartera, fundamentalmente en el terreno de profesionales que se incorporan en el mes de septiembre y octubre y algunos servicios clínicos.

Empezaremos también, a parte del aula Montpellier que comenzará en el mes de noviembre como ya está previsto, otros ciclos divulgativos también paralelos. Nos interesan mucho los hábitos de vida saludables e iniciamos, este año, un ciclo que se titula ‘A comer bien, nos apuntamos’ en colaboración con la Obra Social Ibercaja. En él, hablamos de productos básicos en alimentación, de cuáles son sus cualidades y propiedades nutritivas, de cómo se produce y luego cómo se llevan al plato para comerlo de forma sana.

Además continuaremos con nuestras colaboraciones, con instituciones como la Fundación San Valero. También estamos ahora con la Universidad San Jorge en el desarrollo de un curso de expertos que creo que va a tener mucha importancia dirigido al Grado de Enfermería. Va a tener una importancia fundamental, yo creo, porque en Aragón concretamente no hay nada de eso.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.