Según los datos recogidos, la mayoría de las CCAA tienen plazas de Pediatría de AP sin cubrir por ningún profesional

Pediatría denuncia un déficit de especialistas en centros de salud del 25%
Concepción Sánchez Pina, presidenta de Aepap


25 mar 2022. 13.30H
SE LEE EN 5 minutos
Después de dos años desde que empezó la pandemia contra el coronavirus, la salud de la infancia y adolescencia presenta nuevos retos. Los pediatras de Atención Primaria, los sanitarios más cercanos a los menores y a sus familias, deben hacer frente a desafíos como la recuperación total de las coberturas de vacunación, problemas en el desarrollo del habla, aumento de la obesidad o incremento de trastornos de la conducta alimentaria con una falta de profesionales generalizada. La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (Aepap) denuncia que cerca de 600.000 niños, niñas y adolescentes carecen de pediatra asignado, ni de ningún otro médico. El dato se ha hecho público en la presentación de su 18º Congreso, en el que se dan cita más de 700 profesionales hasta este sábado, 26 de marzo, en Madrid.

Los datos sobre la falta de pediatras se han obtenido de una encuesta realizada a los vocales autonómicos y sociedades federadas de Aepap. El resultado ha dejado claro que al menos 595 plazas de asistencia infantil vacías, sin ningún profesional médico que quiera trabajar en ese destino. Sobre una población total de 7,18 millones de menores de 15 años en España, al aplicar los porcentajes de plazas vacantes facilitadas por las asociaciones autonómicas de la Aepap, la cifra de niños no atendidos por ningún médico es de 595.592. La situación es peor en algunas comunidades como Madrid, con un 20 por ciento de plazas de pediatría vacantes; Navarra, con un 16 por ciento, y Andalucía y Cataluña, con un 10 por ciento de plazas vacantes cada una. Cataluña, Madrid y Andalucía son las tres autonomías más pobladas, con lo que el problema es mayor: hay más de 100.000 niños sin pediatra en cada una, más de 200.000 en el caso de Madrid. Otras comunidades, como Baleares y Castilla-La Mancha, tienen un alto porcentaje de plaza de Pediatría cubiertas por profesionales no especialistas.

También la asistencia por enfermería es incompleta. En algunas comunidades como Andalucía, los menores no cuentan con enfermería con dedicación exclusiva a la infancia. En otras, como la Comunidad Valenciana, Cataluña, Madrid y Navarra, hay enfermeros que tienen que realizar las actividades del Programa de Salud Infantil en soledad, cuando debería realizarse en equipo entre una enfermera pediátrica y un pediatra de AP. En Navarra, en algunos centros, ante la falta de médicos y pediatras, la enfermería atiende de forma autónoma consultas de demanda de los ciudadanos.

El planteamiento desde Sanidad, erróneo por parte de la Aepap


“En los últimos dos años hemos hecho un gran esfuerzo, hemos colaborado con las autoridades sanitarias para seguir atendiendo a los pacientes, mantener coberturas de vacunación y también dar información rigurosa a las familias, con las que hemos sido puente, pero es necesario tomar medidas ya para evitar el colapso”, afirma la presidenta Concepción Sánchez Pina, presidenta de Aepap. En la presentación ha señalado que, de acuerdo con los cálculos de la Asociación, que agrupa a más de 5.000 pediatras de Atención Primaria de toda España, en la actualidad faltan alrededor de 1.300 pediatras en los centros de salud.

Según afirma la presidenta, “lo más llamativo es que, en el nuevo plan nacional de necesidades de especialistas, llamado Informe Oferta-Necesidad de Especialistas Médicos 2021-2035, expuesto recientemente por la ministra de Sanidad, se afirme que no faltan pediatras en nuestro país, que las necesidades estarán cubiertas por la bajada de natalidad”. Este planteamiento, denuncia “parte de un punto de partida erróneo, pues en el informe se indica que la situación actual no tiene un déficit de pediatras, cuando diversos estudios estiman el déficit de pediatras en centros de salud entre un 25 y un 27 por ciento”.

“Cuando no hay suficientes pediatras en Atención Primaria, las coberturas de vacunación no son óptimas y se pone en riesgo la salud física y mental de los niños. Y una pérdida de salud de la población infantojuvenil sería más devastadora que la pandemia”, afirma Sánchez Pina.

Los pediatras exigen una solución organizativa cuanto antes


Precisamente para mantener esa labor de vigilancia sobre la salud infantil, la Aepap lleva dos décadas denunciando la falta de pediatras en Atención Primaria y, por tanto, “no es una sorpresa” para las administraciones, que “conocen la fecha de jubilación de todos los profesionales”, ha recordado su presidenta. Para hacer frente a esta situación, los pediatras de Atención Primaria “invitamos a las comunidades y al Ministerio a buscar soluciones organizativas para paliar los próximos años ese déficit de pediatras, con recursos e imaginación”, ha afirmado la Sánchez Pina. En este sentido, Aepap aboga por aumentar la formación de los futuros pediatras en Primaria.

“La docencia de la pediatría tiene dos partes, una hospitalaria y otra de Atención Primaria. Los puestos de trabajo en pediatría son el 60 por ciento en Atención Primaria y el 40 por ciento en hospital, mientras que la formación es un 94 por ciento en hospital y un 6,25 por ciento en atención primaria (3 de 48 meses). Hemos solicitado que de forma obligatoria un 12,5 por ciento (6 de 48 meses) de la formación se dé en Atención Primaria, y no se admite”, denuncia la presidenta de Aepap.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.