20 de junio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:10
Especialidades > Pediatría

Las células inmunosupresoras controlan la inflamación en recién nacidos

Un estudio revela la relación entre las células supresoras derivadas de mieloides y la regulación de la inflamación

La acumulación de las MDSC está relacionada con la alimentación con leche.
Las células inmunosupresoras controlan la inflamación en recién nacidos
Redacción
Miércoles, 17 de enero de 2018, a las 12:50
Una nueva investigación dirigida por el Instituto Wistar, en Filadelfia, Estados Unidos, en colaboración con la Universidad Sun Yat-Sen, en China, ha caracterizado la presencia transitoria de células supresoras derivadas de mieloides (MDSC, por sus siglas en inglés) en recién nacidos de ratón y humanos, revelando un papel crítico de estas células en la regulación de la inflamación en las primeras etapas de vida.

Las MDSC son células mieloides inmaduras con la capacidad de suprimir las respuestas inmunes. En adultos sanos, estas células rara vez se detectan, pero se acumulan durante ciertas enfermedades patológicas, alterando de la respuesta inmune al cáncer y la infección crónica y promoviendo la progresión del tumor.

Se comparó la proporción de MDSC en ratones recién nacidos, adultos y postparto



“Nuestra investigación arroja luz sobre la función de las MDSC en recién nacidos, sugiriendo que son críticos para la regulación de la inflamación durante las primeras semanas de vida”, afirma Dmitry I. Gabrilovich, líder del programa de Inmunología, Microambiente y Metástasis en Wistar. “También revelamos un papel fisiológico de la expansión de las MDSC, que se consideraba que estaba impulsado por las condiciones patológicas o el embarazo, lo que ampliaba la importancia de las MDSC en el sistema inmunitario”, añade.

Gabrilovich y colaboradores compararon la proporción de MDSC en ratones recién nacidos, adultos y postparto. Aquellos que tenían entre tres y diez días de edad registraban un número sustancialmente mayor de estas células con una potente capacidad inmunosupresora y la proporción disminuyó gradualmente a niveles comparables a los de los ratones adultos al final de la segunda semana de vida, según los resultados del estudio, que se publican en la edición digital de Nature Medicine.

Se confirman los beneficios de la leche materna

Analizando el perfil de transcripción de las MDSC de ratones recién nacidos, el equipo observó una mayor expresión de genes que son críticos para las funciones inmunosupresoras de estas células. Mecánicamente, demostraron que la acumulación de las MDSC está relacionada con la alimentación con leche, ya que depende de la lactoferrina, un componente lácteo con potente actividad inmunorreguladora que puede inducir la regulación positiva de estos genes.

Los científicos también encontraron que las MDSC son importantes para el control de la inflamación en los recién nacidos. De hecho, los recién nacidos humanos con peso normal al nacer presentaban una proporción significativamente mayor de MDSC y una mayor actividad inmunosupresora en comparación con los adultos y los bebés con bajo peso al nacer. Estos bebés tienen un mayor riesgo de desarrollar afecciones inflamatorias patológicas, como la enterocolitis necrosante, una afección que causa inflamación del intestino y puede poner al bebé en riesgo de desarrollar infecciones potencialmente mortales.

Mecanismo de protección

“Nuestros hallazgos demuestran que las MDSC reducen la inflamación y aumentan la supervivencia en un modelo de enterocolitis necrosante, lo que sugiere que las MDSC no solo pueden estar presentes en individuos sanos, sino que también pueden ser un mecanismo de protección importante desarrollado en respuesta a la colonización microbiana del intestino que tienen lugar durante los primeros días de vida”, explica Gabrilovich.

“De acuerdo con nuestros datos, se pueden utilizar las MDSC como un potencial objetivo terapéutico para tratar la enterocolitis necrosante y otras afecciones inflamatorias en los bebés”, afirma la coautora principal del estudio, Michela Perego, científica asociada del laboratorio de Gabrilovich. “Nuestro hallazgo de que la acumulación de MDSC depende de la lactoferrina también puede proporcionar una justificación de por qué se ha demostrado que alimentar a los lactantes con leche materna frente a la leche de fórmula reduce el riesgo de enterocolitis necrosante”.