24 de julio de 2017 | Actualizado: Domingo a las 18:40
Especialidades > Pediatría

Antibiótico: alternativa al quirófano en casos de apendicitis infantil leve

Según un estudio, un tratamiento menos invasivo que la extirpación del apéndice es suficiente en casos leves

Los investigadores advierten que si los episodios de apendicitis se repiten es necesario operar.
Antibiótico: alternativa al quirófano en casos de apendicitis infantil leve
Redacción
Lunes, 20 de febrero de 2017, a las 12:10
Los niños con apendicitis pueden ahorrarse el mal trago del quirófano, según un estudio de la Universidad de Southampton (Reino Unido). Los investigadores han demostrado que, en algunos casos, los antibióticos son suficientes, evitando así la cirugía.

Los antibióticos ofrecen una cura menos invasiva que la extirpación del apéndice y además, se han demostrado los resultados en pacientes adultos, según relata The Guardian. “Algunos pacientes adultos se han recuperado sin operación, y muchos padres nos preguntan si es realmente necesario que los niños pasen por la cirugía”, explica Nigel Hall, uno de los autores del estudio.

Efectivo en el 97 por ciento de los casos

La investigación publicada en Pediatrics revisa otros 10 estudios que analizan los casos de 766 niños de países de todo el mundo. Más de la mitad fueron tratados de apendicitis leves solo con antibióticos sin pasar por el quirófano.  En total, los investigadores concluyeron que en el 97 por ciento de los casos el tratamiento con antibióticos fue efectivo. Además, no se encontró ningún caso en que ese tipo de tratamiento hubiese producido efectos adversos.

Sin embargo, un 14 por ciento de los niños que no fueron operados volvieron a tener infección del apéndice. Por esta razón, Hall advierte que “aunque el tratamiento sin cirugía tiene sus ventajas, si el apendicitis se repite es recomendable que el niño pase por la extirpación en el quirófano”.

Pros y contras

Los expertos consideran que se debe seguir investigando para poder comparar la efectividad de los antibióticos frente a la cirugía, de sus costes y de la calidad de vida de los pacientes. Hall añade que “necesitamos perspectiva para poder comparar y elegir cuál es el mejor tratamiento”.

Además, recuerdan que los antibióticos solo son efectivos en casos de apendicitis leves y no recomiendan “que todos los niños sean tratados con antibióticos” y que siempre sean “tratados por un especialista en un hospital”.

Anthony Lander, cirujano del Hospital de Birmingham que no participó en esta investigación, concluye que “las operaciones son caras y pueden tener complicaciones pero el apendicitis no vuelve a aparecer. Los antibióticos son baratos y seguros pero pueden fallar en el tratamiento y que el paciente acabe necesitando cirugía”.