Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:40
Política Sanitaria > Parlamentarios

Uria: "Hay una izquierda que solo dice que todo está mal"

Juan Luis Uria, presidente de la Comisión de Salud vasca, charla con Redacción Médica sobre su nueva faceta profesional

Juan Luis Uria, presidente de la Comisión de Salud del Parlamento vasco y parlamentario por Podemos en la citada cámara.
Uria: "Hay una izquierda que solo dice que todo está mal"
Juanma Fernández
Lunes, 19 de diciembre de 2016, a las 09:20
Juan Luis Uria acaba de llegar al Parlamento vasco como presidente de la Comisión de Salud y miembro del grupo Elkarrekin Podemos. Médico; presidente de la asociación en defensa de la sanidad pública, Osalde; experto en Medicina Preventiva y Salud Pública; licenciado en Antropología; con un máster en ayuda humanitaria; y un doctorado en derecho internacional y relaciones internacionales, tiene un amplio recorrido vital y profesional. Un background con el que este euskaldun asume el cargo en una legislatura que se intuye pactista y reformadora.

¿Qué le motiva más de su cargo como presidente de la Comisión de Salud?


Tengo que reconocer que al principio no me motivaba mucho porque lo de estar citando expertos, preparando la agenda… no me interesaba mucho. Pero sí me gusta la interlocución que vamos a tener con el Gobierno vasco, que debe aprender a dialogar. El consejero debe darse cuenta de que él solo no gobierna la salud vasca.

¿Confía en que ese diálogo se dé?

Urkullu ya ha dicho que esa es su intención; veremos si es así porque va a ser necesaria.

¿Cómo valora al consejero de Salud, Jon Darpon?

Nos conocemos hace muchos años porque hemos trabajado en las mismas empresas y siempre ha demostrado cordialidad y criterio. Por ejemplo, ha reconocido que la política de recursos humanos de Osakidetza ha sido un fracaso, y esa es una de las grandes asignaturas que merecen ese diálogo.

¿Cuál es el problema de la sanidad vasca?

Hay que ser claros y decir que el problema de la sanidad vasca no es solo de recursos sino de eficiencia. Es decir, Darpón sabe que no es tanto de sostenibilidad como de adecuación a las necesidades. En resumen, nuestra posición no es simplemente pedir más médicos o más camas.

Le veo muy poco beligerante con el PNV…

Las confrontaciones con el PNV llegarán. Por ejemplo, estamos preparando una Proposición No de Ley que haga incompatible el ejercicio en la pública y en la privada de los jefes de servicio y otros cargos directivos, y eso no creo que lo apoyen. Tampoco compartimos el modelo mixto público-privado de la sanidad. De todas formas, el PNV tiene dos almas, una neoliberal y otra socialcristiana, en la que están Urkullu y Darpón, que es la que apuesta por las políticas sociales.

Pensaba ya en una confluencia de ustedes con la derecha nacionalista.

Hay una izquierda que para perfilar su carácter izquierdista solo dice que todo está mal. Nosotros preferimos transformar las cosas partiendo de la realidad.

¿Va a ser una legislatura clave para la sanidad, ahora que estamos inmersos en los ‘signos de la recuperación’?

Es una legislatura importante que puede lograr cosas de carácter histórico fortaleciendo medidas de carácter irreversible. Estamos creciendo a más del 3 por ciento, ¿por qué no invertir eso en servicios sociales? Además creo que medidas como la contratación de podólogos, la muerte digna, el paciente experto… es decir, las que no conllevan un gran presupuesto, van a ser factibles.

¿Qué cree que se puede quedar en el tintero?

La pregunta es: ¿hasta qué punto está dispuesto el Gobierno a dimensionar la plantilla de Osakidetza? Porque no podemos seguir con esta política laboral indigna y tampoco hay que estar pensando siempre que los incentivos han de ser todos de tipo económico. También nos vamos a preocupar de que las PNL que se aprueben lleven detrás un presupuesto.

¿Van a terminar, ya no digo con los recortes, sino que puede ser la legislatura de la reposición de lo recortado?

Es el momento de repuntar las tendencias de recuperación. En políticas sociales se empiezan a intuir las dinámicas del futuro y no podemos volver a caer en un modelo que deje tantos muertos colaterales porque se habla mucho de que la crisis ha aumentado los suicidios, pero también han crecido los infartos, la diabetes… cuidado con todo eso.

Usted participó en la elaboración del programa sanitario de Podemos, ¿la pugna entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón por el control del partido afectará a los planteamientos sanitarios?

No lo creo. Hace dos semanas nos reunimos en Zaragoza personas de toda España para estudiar el actual programa sanitario y plantear el próximo; y tengo que decir que el ambiente de calidad profesional fue para quitarse la boina. Allí había anticapitalistas, ‘pablistas’, ‘errejonistas’… y no se plantearon debates por esa cuestión.

Noticias relacionadas