El Gobierno asume que la pandemia ha "enlentecido y pospuesto" el desarrollo de la estrategia

Sanidad recorta el plan de Alzhéimer a dos años y sin presupuesto cerrado
Silvia Calzón, secretaria de Estado de Sanidad.


28 sep 2022. 08.00H
SE LEE EN 3 minutos
Las urgencias del Covid-19 forzaron a Sanidad a dejar en segundo plano la estrategia integral contra el Alzheimer y otras demencias, cuyo desarrollo debería completarse el próximo año. El departamento de Carolina Darias reconoce que el programa “tuvo que ser pospuesto” entre 2020 y buena parte de 2021, y además condiciona su aplicación a “la disponibilidad” que le concedan los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Este Plan Integral de Alzhéimer y otras demencias fue aprobado a finales del 2019 tanto por el pleno del Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (Saad) como por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS). Sobre el papel, la estrategia debería haberse desarrollado a o largo de los dos últimos ejercicios, pero según Sanidad “fue considerablemente enlentecido a consecuencia de la pandemia.

“En el año 2020 tan solo se pudieron realizar actividades preparatorias”, asume el Gobierno en una respuesta escrita a preguntas parlamentarias del Partido Popular. En este mismo documento, el Ejecutivo destaca que tampoco está asegurada la partida económica que se destinará a este fin, dado que los compromisos que se deriven de la estrategia “quedan condicionados a las disponibilidades presupuestarias existentes” tanto en este ejercicio como en los PGE de 2023.

“Los recursos destinados para estas acciones están distribuidos en diferentes modalidades, como es la convocatoria de subvenciones con cargo al 0,7 por ciento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas -IRPF- y Sociedades en la parte estatal, el presupuesto del CREA del Imserso en Salamanca, etc”, detalla.

Objetivos del plan contra el Alzhéimer


El plan contra el Alzhéimer consta de cuatro ejes. El primero de ellos engloba medidas de sensibilización, concienciación y transformación del entorno, de forma que este sea “amigable y solidario con las demencias”. En segundo lugar, Sanidad aboga por situar a la persona “en el centro de la atención social y sanitaria” con planes de prevención, diagnóstico y tratamiento.

De forma paralela, Sanidad pretende promover una reflexión sobre la ética y la dignidad de los individuos. Defiende, en ese sentido, el desarrollo de un estudio jurídico del marco normativo integral para la garantía de derechos de las personas afectadas por demencias, así como seminarios especializados sobre sus derechos. Finalmente, el cuarto eje está enfocado a la investigación, innovación y conocimiento con la creación de títulos universitarios “para una mayor especialización “ (cita el Máster oficial y el título de la Universidad de Salamanca o los convenios del Imserso con universidades para prácticas en el CREA) y una base de datos específica sobre demencias.

Según Sanidad, la Dirección General del Imserso trabaja en las tareas para la coordinación y materialización de las acciones del Plan Operativo en coordinación con el Grupo Estatal de Demencias (GED) para el seguimiento del Plan Integral de Alzheimer. “A tal efecto, el pasado 18 de julio fue celebrada una sesión de trabajo del GED por videoconferencia desde el CREA de Salamanca, con la participación del Director General y de representantes de 25 entidades y organismos (sociedades científicas, colegios profesionales, asociaciones vinculadas, Fiscalía de mayores, etc.)”, concluye.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.