La formación morada urge un plan de atención temprana infantil con mayor "capacitación" para los sanitarios

Podemos 'saca' el pacto de Gobierno para mejorar la atención en autismo
Txema Guijarro, secretario general del Grupo Parlamentario Confederal de Unidas Podemos.


22 jun 2022. 13.00H
SE LEE EN 4 minutos
Unidas Podemos tratará de fiscalizar el acuerdo programático de la coalición en materia sanitaria en el Congreso de los Diputados. La formación morada ha presentado una Proposición No de Ley en la Comisión de Sanidad con el objetivo de urgir al Partido Socialista a que desarrolle un sistema de atención temprana para la detección precoz del trastorno de espectro autista (TEA) entre la población infantil, tal y como los dos partidos acordaron antes de la investidura de Pedro Sánchez.

La iniciativa parlamentaria persigue impulsar nuevas herramientas que faciliten la “vigilancia rutinaria del desarrollo infantil”. El objetivo es implantar un modelo de “especial seguimiento” en el Sistema Nacional de Salud (SNS) que ponga el foco en los menores en situación de riesgo como, por ejemplo, aquellos que tienen algún hermano que ya ha sido diagnosticado de TEA o que cuenta con algún tipo de discapacidad intelectual, según el texto al que ha accedido Redacción Médica.

La formación morada ha explicado que actualmente hay protocolos de cribado internacionales dirigidos a los profesionales de Atención Primaria para evaluar pacientes de entre 18 y 24 meses de edad que incluyen cuestionarios para las familias y pautas para la derivación. Sin embargo, ha advertido en España “no se han incorporado de manera específica” para la población infantil, ni tampoco se han incluido “procedimiento homogéneos” entre comunidades autónomas.

“Una de las principales dificultades a la hora de asegurar una atención temprana precoz y de calidad en España son las disparidades que se generan en la atención entre unas comunidades autónomas y otras, en función del desarrollo que de este apartado pueda hacer cada una en el marco de su sistema correspondiente, a falta de una normativa marco de ámbito estatal”, ha expuesto Unidas Podemos.


Más capacitación sanitaria en la detección del TEA


La proposición, firmada por los diputados Rosa Medel y Txema Guijarro, también plantea la necesidad de promover una “capacitación” entre los diferentes perfiles sanitarios para la detección temprana de esta patología. Mientras que apuesta porque esta acción recaiga sobre un “equipo multidisciplinar de profesionales con formación específica en TEA”.

Paralelamente, el grupo morado ha apostado también por la incorporación de nuevos protocolos de seguimiento médico y psicológico que permitan identificar el riesgo de suicidio entre las personas con este trastorno, tras constatar que hasta un 66 por ciento de los pacientes sin discapacidad intelectual han tenido ideas suicidas. “Deberán desarrollar metodologías eficaces de detección y prevención que contemplen la realidad de los niños, niñas y adolescentes con TEA y de manera especial la de niñas y mujeres”, reza la PNL. 

Para poder blindar esta estrategia, Unidas Podemos ha reclamado a su socio en la coalición que integre el Plan de Acción sobre el TEA en el seno de su proposición para la Ley General de Salud Mental que su grupo presentó en el Congreso de los Diputados en 2021 pero que todavía sigue en fase de tramitación. Mientras que también han pedido que quede reflejado en la Estrategia de Salud Mental 2022-2026 ideada por el equipo de Carolina Darias.

La formación ha recordado que actualmente hay más de 450.000 personas con TEA en España que cuentan con “necesidades específicas” de atención integral. Frecuentemente, se enfrentan a problemas crónicos de salud como epilepsia, trastorno del sueño, dermatitis, enfermedades intestinales o sobrepeso. Mientras que el suicidio es la segunda causa más probable de mortalidad prematura entre el colectivo. La situación se agrava en el caso de las mujeres cuyos diagnósticos son más tardíos y su acceso a prestaciones se retrasa.

“Uno de los grandes problemas a los que se enfrentan las familias y personas con TEA es el largo proceso que a menudo transitan desde la identificación de las primeras señales de alarma del TEA hasta la recepción de un diagnóstico formal. Habitualmente, los primeros signos de alerta de este trastorno se detectan alrededor de los 12-18 meses de vida en el seno familiar o en contextos educativos. Muchas veces estas señales pasan desapercibidas o se minimiza su importancia”, ha relatado el grupo morado.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.