Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Política Sanitaria > Parlamentarios

Ciudadanos no consigue los apoyos para aprobar la tarjeta sanitaria única

El proyecto de los naranjas solicitaba, además, la extensión de la receta electrónica y la historia clínica digital

Francisco Igea, Ciudadanos.
Ciudadanos no consigue los apoyos para aprobar la tarjeta sanitaria única
I. P. Nova
Martes, 26 de junio de 2018, a las 20:00
El portavoz sanitario de Ciudadanos, Francisco Igea, no ha podido sacar adelante su Proposición No de Ley por la que instaba al Gobierno a avanzar en la extensión la receta electrónica, la tarjeta sanitaria única y la historia clínica digital. La PNL de los naranjas se ha debatido con una autoenmienda del propio grupo puesto que no han aceptado ninguna de las modificaciones del resto de los grupos.

Sólo PP, Foro Asturias y Unión del Pueblo Navarro (UPN) han apoyado esta iniciativa que la formación 'naranja' ya llevó a debate hace un año y medio a la Comisión de Sanidad de la Cámara y que tampoco fue respaldada por la mayoría de los grupos.

El objetivo principal de la PNL consistía en la creación de una tarjeta única estatal para que "cualquier ciudadano pueda ser atendido y reciba sus medicamentos en cualquier punto de España respetando la fecha exigida legalmente y analizando la posibilidad de incentivar a aquellas comunidades autónomas que cumplan en tiempo y forma".

En la exposición de motivos, Ciudadanos ha acusado al PSOE de no preocuparse por la financiación una vez están en el Gobierno aunque, durante su etapa de la oposición, "realizar un Consejo Interterritorial monográfico del tema les parecía indiscutible". En sus declaraciones, reconociendo que la legislación la ejecutan las CCAA y no el Estado, Igea ha manifestado que "la responsabilidad de velar por la equidad y la igualdad del conjunto de la ciudadanía corresponde al Estado". 

Sus declaraciones, sobre todo las que hacían referencia a que la no existencia de una tarjeta sanitaria única acrecentaba las desigualdades del sistema, le han costado varias críticas al diputado naranja que se ha visto las caras con algunos de  sus compañeros en la comisión de Sanidad.

El PSOE acusa a C´s de presentar un texto lleno de prejuicios

En su intervención, el diputado del PSOE Jesús María Fernández se jactó de "el gusto" que había cogido Ciudadanos a perder PNLs en la Cámara. "Su texto está lleno de prejuicios. La interoperabilidad de los sistemas de no va a mejorar los problemas que tiene la sanidad", ha reprochado Fernández en relación a la historia clínica universal.

De hecho, el socialista ha acusado a Igea de parecerse "mucho" a Ana Mato en su etapa de ministra. "No hay diferencias en el acceso a servicios por los primeros dos dígitos del código postal (en referencia a los que marcan la provincia) pero sí por los dos últimos dígitos que marcan el barrio y la clase social", ha rebatido el socialista.

La diputada de Podemos, Amparo Botejara, acusó a Igea de "hacer el titular sin contenido" y ratificar que la tarjeta sanitaria no va a ser una realidad a corto medio plazo "pero eso no tiene que ver con la equidad en la atención sanitaria".

El PP vota sí pese a no aceptarse su propuesta

El PP ha reprochado la autoenmienda de Ciudadanos asegurando que eso había hecho que el resto de grupos no la apoyaran y ellos no presentaran enmiendas. "La original ponía en valor el magnífico trabajo del PP y por eso decidieron modificarla", ha reprochado la popular Teresa Angulo, también compañera de Igea en la comisión y que ha aprovechado su comparecencia para invitar a la ministra de Sanidad a terminar con la tarjeta interoperable: "no valen excusas de tiempo ni de recursos".

A pesar del voto a favor del PP, Angulo ha reprochado al portavoz 'naranja' que haya obviado en su propuesta que el PP ha dejado a España líder en digitalización de la Sanidad, que 45 millones de españoles disponen de una tarjeta con el mismo código de identificación, que la receta electrónica es hiperoperable en 15 comunidades autónomas y que si en 2012 había 6 millones de españoles con la historia clínica compartida, ahora son 36 millones.

Pero los más duros con la iniciativa de los 'naranjas' han sido los nacionalistas, que han insistido en que las competencias en esta materia son autonómicos. Tanto el PNV como ERC o el PDeCAT han defendido que "no es necesaria la unificación", sino la "interoperatividad".