Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Política Sanitaria > Parlamentarios

Muerte digna: Ciudadanos logra su primera gran victoria en el Congreso

El Pleno del Congreso da su visto bueno a que se tramite la propuesta que incluye los deberes del médico

Francisco Igea, portavoz de Sanidad de Ciudadanos.
Muerte digna: Ciudadanos logra su primera gran victoria en el Congreso
Redacción
Martes, 28 de marzo de 2017, a las 18:40
El Pleno del Congreso ha mostrado su apoyo a tramitar la proposición de ley de Ciudadanos para garantizar el derecho a una muerte digna y fijar los deberes que deben asumir los profesionales sanitarios que atienden a los pacientes que están ante el proceso final de su vida.

La iniciativa ha contado con apoyo del PP, PSOE, Unidos Podemos, Unión del Pueblo Navarro (UPN) y Compromís; la abstención de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC); y el voto en contra del PNV y del Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT).

Esta iniciativa forma parte de uno de los compromisos que la formación que lidera Albert Rivera adquirió con el PP en el acuerdo de investidura. Además, la aprobación de su tramitación se produce una semana después de que ambos grupos parlamentarios y el PSOE impidieran la tramitación de una ley de eutanasia promovida por el Grupo Parlamentario de Unidos Podemos.

Plagio y Frankenstein de leyes autonómicas

En este sentido, la diputada de Unidos Podemos, Eva García Sempere, ha criticado que no hayan apoyado su iniciativa y hayan presentado una en la que no aparece la palabra "eutanasia", por lo que ha avanzado que su grupo parlamentario va a intentar incorporar este aspecto durante la tramitación de la normativa.

"No incluye la palabra eutanasia y referirse a esta ley como una ley que garantiza el derecho de la persona al final de la vida no es correcto; si no hay una ley de eutanasia se seguirá muriendo mal", ha alertado la diputada.

Asimismo, y en concordancia con lo argumentado en la tribuna por los diputados de UPN, ERC, PDeCAT y el PSOE, García Sempere ha lamentado que la proposición de ley de Ciudadanos sea un 'Frankenstein' de diferentes leyes autonómicas y, además, intente usurpar competencias autonómicas. "Es más propio de un postureo parlamentario que de una genuina acción política, porque simula cambiarlo todo para dejarlo todo igual", ha lamentado.

Precisamente, el diputado del PSOE, Jesús María Fernández, ha denunciado que Ciudadanos haya "plagiado" proyectos normativos similares promovidos por los socialistas en diversas comunidades autónomas. Y es que, actualmente, Andalucía, Navarra, Aragón, Baleares, Canarias, Galicia, País Vasco y Madrid cuentan ya con normativas que regulan la muerte digna y los cuidados paliativos al final de la vida.

"Han rehecho los proyectos normativos socialistas haciendo un ejercicio de oportunismo y eso a eso se le llama plagio", le ha espetado el diputado socialista al diputado de Ciudadanos que ha defendido la proposición de ley, Francisco Igea. Un argumento similar ha defendido el diputado del PNV, Joseba Andoni Agirretxea, al dirigirse a Ciudadanos: "¿Por qué no tienen la humildad de decir que lo han copiado de otras normas?"

El portavoz de Ciudadanos, en declaraciones a Redacción Médica, se ha defendido diciendo que "coge cosas de todas las leyes existentes" y que "es difícil criticar eso y luego votar a favor". Sobre la propuesta previa de eutanasia de Podemos ha señalado que les ha servido para allanar el camino, especialmente con el PP: "No nos habría salido tan bien de otra manera". Ha calificado como "una barbaridad médica" las palabras de García Sampere sobre que esta ley no garantiza los derechos al final de la vida. 

Derechos de los pacientes

La propuesta aboga por garantizar del "pleno respeto" del derecho a la dignidad de la persona en el proceso final de su vida; promover la libertad, autonomía y voluntad de acuerdo con sus deseos, preferencias, creencias o valores; y asegurar que el rechazo de un tratamiento por voluntad de la persona, o interrupción del mismo, no suponga un menoscabo de una atención sanitaria integral.

También destaca la necesidad de diferenciar lo que es un "razonable esfuerzo terapéutico" para alargar la vida de los pacientes en condiciones dignas, del "encarnizamiento terapéutico" que conduce a la prolongación de un sufrimiento "innecesario".

De esta forma, la normativa establece como derechos de las personas que están cerca de la muerte recibir cuidados paliativos integrales y de tratamiento del dolor, previendo el derecho a la sedación paliativa, "incluso cuando ello pudiera implicar un acortamiento de la vida".

Por otra parte, la ley refleja también la necesidad de dotar a todos los profesionales sanitarios del apoyo, información y de las herramientas necesarias para asumir su papel "con seguridad" y reducir la conflictividad ante estos casos. Al mismo tiempo, pretende dar respuesta legal a los dilemas a los que se enfrentan las administraciones y profesionales de salud y, finalmente, se subraya la importancia de que se limite el esfuerzo terapéutico a la situación del paciente, siempre y cuando sean con las garantías de decisión compartida por varios profesionales y de información al paciente y respeto a su voluntad.