Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:10
Política Sanitaria > Parlamentarios

Montoro carga a las CCAA los 3.300 millones más de gasto sanitario en 2018

El titular de Hacienda responde a Alberto Garzón, que le reprocha la caída del gasto social en relación al PIB

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda.
Montoro carga a las CCAA los 3.300 millones más de gasto sanitario en 2018
Redacción
Miércoles, 08 de noviembre de 2017, a las 12:50
El ministerio de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha afirmado este miércoles en el Congreso que "está previsto que el gasto de sanidad suba el año que viene 3.300 millones de euros el año que viene". Aunque ha matizado que este crecimiento dependerá de los presupuestos de las comunidades autónomas.

Esta ha sido parte de la respuesta que la ha dado al líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, que le ha preguntado por qué las partidas de sanidad, educación y prestaciones sociales bajan si el Gobierno afirma que hay recuperación económica. El ministro ha respondido que "no solo no hay recortes, sino que hay subidas" y ha 

Montoro afirma que el gasto en sanidad subirá en 3.300 millones de euros en 2018, pero la proporción del PIB cae al 5,8%, el mínimo histórico 


dicho que el gasto social en 2018 alcanzará "los 314.000 millones de euros, una subida del 5 por ciento".

A continuación, Montoro se ha burlado del diputado del grupo de Unidos Podemos: "Si esto le parecen recortes, vuelva usted a la facultad y aprenda a leer las estadísticas". Alberto Garzón le ha reprochado al titular de Hacienda que hablara "en términos absolutos" y que no se refiriera a la proporción menor del Producto Interior Bruto que se da a las partidas sociales en el Plan Presupuestario de 2018 enviado por el Gobierno a Bruselas.

Caída histórica

En este documento, el Gobierno apunta a que el gasto en sanidad en proporción al PIB caerá al 5,8 por ciento, el mínimo histórico. De hecho, aunque en su anterior previsión el Ejecutivo ya anunció que 2017 la proporción sería del 5,95 por ciento, finalmente la dotación ha sido del 6 por ciento.

Este 6 por ciento del PIB es considerado por sindicatos y oposición como la frontera que no se debe superar para que se puedan garantizar la calidad del sistema sanitario. De hecho, las propuestas son tender a aumentarlo para acercarse al 7 por ciento del PIB.