El secretario de Estado de Seguridad Social proyecta una aceleración de la recuperación económica española en 2022

La caída de las prestaciones por covid compensará el gasto de pensiones
Israel Arroyo, secretario de Estado de la Seguridad Social.


26 oct 2021. 10.40H
SE LEE EN 3 minutos
El Gobierno vaticina que el ejercicio de 2022 ratificará y acelerará la recuperación económica española gracias, en esencia, al incremento del empleo y de la actividad y al apoyo de los fondos europeos. Así lo ha expuesto este martes el secretario de Estado de la Seguridad Social y las Pensiones, Israel Arroyo, quien ha subrayado el incremento “sensible” del gasto en pensiones, así como la reducción del pago de las prestaciones por incapacidad temporal por Covid, especialmente el producido a través de las mutuas.

Durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados, donde ha detallado algunas de las cifras del Ministerio de Hacienda en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE), Arroyo ha subrayado que el gasto en transferencias corrientes, que incluye las prestaciones, tendrá un crecimiento de “apenas” 0,66 puntos, algo que ha achacado al aumento “significativo del gasto en pensiones” pero también a la disminución del de la incapacidad temporal y de prestaciones a autónomos”.

“El peso del gasto vuelve a ser ordinario, con una reducción importante del vinculado al Covid. Esa compensación explica que el gasto agregado muy poquito, unido a un fuerte crecimiento de los ingresos que lleva a una reducción importante del déficit en el ejercicio 22”, ha destacado.

Una nueva fórmula para las pensiones


El propio Arroyo ha informado de que la principal partida de gasto seguirá siendo la de las pensiones, cuya fórmula incluye una novedad dado que por primera vez su revalorización estará vinculada al Índice de Precios al Consumo (IPC). “El objetivo es que se aplique antes de la aprobación de la ley”, ha aseverado el secretario de Estado de Seguridad Social, que ha incidido en la necesidad de establecer un modelo estable que dé “tranquilidad a los pensionistas para que no pierdan capacidad de compra”.

El Ejecutivo parte con una previsión de que la nueva indexación de las pensiones cerrará con 178.000 millones de gasto, que, en términos homogéneos, supondrá un incremento del 4,2 por ciento respecto al año pasado.

El gasto en pensiones cae al 12 por ciento los últimos 12 meses


Paralelamente, el Gobierno ha informado de que el gasto en pensiones se sitúa en el 12 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) teniendo en cuenta los últimos 12 meses, según la estimación realizada por la Seguridad Social. Esta cifra es menor al 12,4 por ciento de 2020, que estuvo condicionado por el impacto de la pandemia sobre el PIB, y supera levemente el 10,9 por ciento de 2019.

A fecha 1 de octubre, la nómina mensual de las prestaciones contributivas de la Seguridad Social ascendió a 10.251,52 millones de euros, un 3,24% más que el mismo mes del año pasado.

Más de dos tercios de la nómina, 7.389,93 millones de euros, se destinaron al abono de las pensiones de jubilación. Esta cuantía experimentó un crecimiento del 3,77% en los últimos doce meses.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.