El portavoz de sanidad de ERC en el Parlament, Juli Fernàndez, destaca las diferencias en la gestión entre gobiernos

"Una Cataluña independiente tendría 3.000 o 4.000 millones más en sanidad"
El portavoz de ERC en la Comissió de Salut del Parlament de Catalunya, Juli Fernàndez.


10 ago 2022. 10.10H
SE LEE EN 13 minutos
El Departament de Salut pasó hace un año de las manos de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), dirigido por la exconsellera Alba Vergés, a las manos de Junts per Catalunya, bajo la tutela del conseller Josep Maria Argimon. A pesar del cambio, el portavoz de ERC en la Comissió de Salut del Parlament de Catalunya, Juli Fernàndez, valora el trabajo realizado por Argimon, que ya formaba parte del equipo de Vergés.

Fernàndez, farmacéutico de profesión, reivindica en una entrevista con Redacción Médica que la Generalitat de Cataluña reclama "todas las competencias sanitarias; queremos tener todos los problemas y no tener ninguna excusa en la gestión". No obstante, hasta que Cataluña se convierta en un estado, el portavoz de sanidad de ERC demanda la "necesidad de mejora de la financiación", ya que los sistemas de salud de otras comunidades autónomas, además del catalán, sufren infrafinanciación". Fernàndez destaca las diferencias en la gestión de la sanidad de la Generalitat y el Gobierno, a quien acusa de "limitar la disponibilidad de profesionales sanitarios".

¿Mejora la gestión de Josep Maria Argimon a la de Alba Vergés?

Creo que, como el conseller ha dicho, él era parte de un equipo, del equipo de Alba Vergés, y ha continuado haciendo políticas en un momento que es muy complicado porque continuamos teniendo los efectos del covid. Trabajamos buscando soluciones a una situación muy compleja y que genera un impacto en la presión que tiene el sistema.

¿Y en lo que respecta más allá del covid?

Tenemos un acuerdo de Govern donde trabajamos los retos compartidos y en un año de Govern hemos ido avanzando. Pero es que este año marca mucho la situación covid, porque condiciona de manera muy importante las políticas de salud.

¿Tiene ERC influencia en las políticas sanitarias del Govern?

ERC forma parte del Govern y trabaja de manera constante en los departamentos que gestiona directamente y en los departamentos que no, como es el caso del Departament de Salut.

¿Están satisfechos con las medidas impulsadas en el primer año de legislatura?

Es un trabajo compartido. En este año de Govern hemos podido avanzar en muchas cuestiones. La situación covid hace que muchas cuestiones sean difíciles de abordar, pero creemos que vamos avanzando en la línea del Acord de Govern.

¿Pondría límites a la sanidad concertada y privada?

Nuestra propuesta, y así se recoge en el Acord de Govern, es avanzar hacia la gestión pública de la salud. Partimos de un sistema que no lo construyes de cero, sino que es un sistema que fue construido hace cuarenta años y, por tanto, creemos que es una algo bueno poder proveer los máximos servicios desde la gestión pública. También tenemos interés en que la parte concertada participe y, cuando entremos en el Siscat, que lo más importante sea cuál es el servicio que recibimos y no tanto la titularidad.

Lo más importante es que los ciudadanos, con la misma tarjeta sanitaria, puedan entrar en cualquier servicio sanitario del Siscat y recibir los mismos estándares de calidad, independientemente de cuál sea su provisión. A partir de aquí, nuestra visión y prioridad es avanzar en la gestión pública.

¿Es factible tener una sanidad 100 por cien pública?

Tenemos una gestión 100 por cien pública, pero con diferentes sistemas de provisión: gestión directa y gestión indirecta. Defendemos que podemos intentar profundizar y avanzar en la gestión pública, pero a día de hoy, el escenario que tenemos hace que tengamos que trabajar con gestión directa y gestión indirecta.


"El supuesto Sistema Nacional de Salud para nosotros es inexistente"



¿Qué diferencias habría en el sistema público de salud en una Cataluña independiente?

La primera y más evidente diferencia son los recursos que podríamos destinar porque el sistema, el sistema de salud de Cataluña tiene infrafinanciación. Esto creo que es una cuestión que no está en duda y, por tanto, si nosotros generamos 55.000 millones de euros en ingresos y tenemos un presupuesto de 38.000 millones de euros, hay 17.000 millones de euros de diferencia que se podrían repartir en políticas públicas de bienestar y el sistema de salud de Cataluña tendría 2.000, 3.000 o 4.000 millones de euros adicionales y necesarios en pro de la calidad de la atención sanitaria en nuestro país. Esto evidencia una necesidad de mejora de la financiación mientras no tengamos un Estado porque, además, no es una cuestión que sea exclusiva de Cataluña. Los sistemas de salud de otras comunidades autónomas sufren de la misma situación de infrafinanciación.

El supuesto Sistema Nacional de Salud para nosotros es inexistente. Hay 17 sistemas de salud y, por tanto, hay algunas cuestiones que hacen que tengamos situaciones muy complicadas de solucionar porque no tenemos todas las herramientas para abordarlo. Temas como la gestión de la financiación y los recursos, pero también la planificación de los profesionales, los MIR y los EIR. Son competencias que están centralizadas y, por tanto, totalmente separadas de cada sistema de salud. Se toman decisiones de manera centralizada y esto hace que sea un problema para la mejora de la salud de la gente.

¿En qué situación se encuentra la negociación del traspaso de la gestión MIR a Cataluña?

No hay entusiasmo por la otra parte. Parece que no hay ningún indicio de que se avance de manera acelerada hacia resolver una situación que ayudaría mucho a que tuviéramos más herramientas para solucionar uno de los retos principales que tiene el sistema de salud de Cataluña: los profesionales.

¿Qué otras competencias sanitarias reclama?

Nosotras las reclamamos todas siempre. Nosotros lo que queremos es tener un Estado y, por tanto, tener todos los problemas y no tener ninguna excusa en la gestión. Todo el sistema sanitario queremos que sea competencia de la Generalitat de Cataluña.

¿El nuevo proyecto de Ley del Gobierno invade las competencias de la Generalitat?

Totalmente. Creemos que no existe un Sistema Nacional de Salud único, sino que hay 17 sistemas de salud, en nuestro caso el Siscat, y que se pretenden tomar decisiones sobre competencias que no son del Estado y que invaden competencialmente a las de la Generalitat de Cataluña.

¿Cree que funciona el programa de incentivos para nuevos residentes de Medicina Familiar?

Es una vía para intentar avanzar y conseguir que los residentes participen. Lo acabamos de poner en marcha, es el primer año y tendremos que evaluar cuáles han sido sus efectos. La reclamación o lo que ponía todo el mundo encima de la mesa era: "tenemos que poner incentivos para conseguirlo". Es un trabajo que se tendrá que evaluar y tendremos que ver qué cosas han funcionado mejor, qué cosas se pueden mejorar y si hay algunas cuestiones que no han funcionado, cambiarlas.

¿Se han revertido los recortes en sanidad?

Creo que no es una cuestión subjetiva. A nivel presupuestario es una cuestión objetiva y de cifras. El presupuesto de Salut más alto era de 2010 con alrededor de 10.000 millones de euros. Este año estamos en los 13.000 millones de euros. Si le quitamos el gasto covid, ya que es una situación extraordinaria, estamos en 11.700 millones de euros. Por tanto, es evidente que a nivel presupuestario estamos por encima de 2010. Desde 2016, los presupuestos de Salut no han dejado de incrementarse y en 2018 ya se superó el presupuesto más elevado de 2010.

¿Esto significa que todo es ideal? No, al sistema de salud le hacen falta muchos más recursos. Desde el Govern de la Generalitat priorizamos que uno de cada tres euros nuevos del presupuesto se destinasen a Salut. De los 4.500 millones de euros adicionales de este año de crecimiento, 1.500 millones de euros fueron a Salut. Priorizamos la sanidad, lo que pasa es que otras administraciones, el Gobierno del Estado, para ser explícito, retira los fondos covid cuando el covid sigue existiendo o no aborda la infrafinanciación de los sistemas sanitarios. Nosotros priorizamos, ponemos la salud como primer objetivo. Esto no significa que no haya dificultades. Somos muy conscientes de las dificultades de los profesionales, de la falta de sanitarios, pero los esfuerzos presupuestarios están y no es opinable.


"La planificación de recursos humanos y los MIR y EIR cuelgan de otra administración que limita la disponibilidad de profesionales para el sistema"



¿Cuántos médicos y enfermeras faltan médicos en la sanidad catalana?

Faltan médicos, puede que en algunas especialidades concretas más que otras. Tenemos que hacer esfuerzos en Medicina de Familia y en Pediatría, que es donde tenemos más problemas. La formación de los pediatras está muy orientada a la atención hospitalaria y después los necesitamos en Atención Primaria. En Medicina Familiar, tenemos una cuestión de prestigio o de diferencia de las condiciones de trabajo respecto al hospital, pero creo que el foco lo tenemos que poner también en Enfermería, donde tenemos ratios de 6,2 enfermeras por cada mil habitantes. El Estado aún está por debajo, con 5,8. Y a nivel europeo estamos a 8,8. Aquí es donde estamos haciendo esfuerzos para poder incrementar el número de profesionales con la creación de las 641 nuevas plazas de Enfermería en las diferentes universidades catalanas este año y, por tanto, intentando tomar las máximas medidas que podamos.

Pero reitero que tenemos una cuestión principal y capital que es la planificación y los MIR y EIR, que en nuestro sistema de salud cuelgan de otra administración que toma otras decisiones y que en este momento limitan, de manera muy evidente, la disponibilidad de profesionales para el sistema.

¿Qué mejoras concretas sobre condiciones laborales y retributivas impulsaría para médicos y enfermeras?

Creemos, y así lo tenemos escrito en el Pla de Govern y en los diferentes acuerdos de esta legislatura, que avanzar en la convergencia de las condiciones laborales de los trabajadores del Siscat y del Institut Català de la Salut es uno de los retos que tenemos que poder fijarnos en los próximos años.

¿Es factible que se equiparen las condiciones de todos los sanitarios, como aprobó el Parlament?

La voluntad política está, lo aprobamos en el Parlament. Necesitamos recursos y un plazo razonable para poder hacerlo. Por tanto, aquí es donde tenemos que trabajar para que sea posible.

¿Cuándo recuperará Cataluña la jornada de 35 horas en sanidad?

Tenemos que poder abordar, además de la jornada de 35 horas, las guardias de 24 horas, que pueden ser de 12 horas, y seguramente esto también nos permitiría ofrecer unas mejores condiciones a la gente que está trabajando. Necesitamos recursos profesionales porque la jornada de 35 horas supone que tenemos que poder disponer de los profesionales. Las competencias de planificación y la disponibilidad de profesionales están en otro lugar, pero nuestra voluntad política es avanzar en esa dirección.

¿Por qué cree que cuesta tanto fidelizar a los MIR que se forman en Cataluña?

Cataluña es un lugar atractivo donde formarse y esto dice mucho de nuestro sistema de salud, es una cuestión positiva. Los que se forman pueden continuar allí donde se formaron durante un tiempo o pueden ir a otros lugares. Es una cuestión que podríamos valorar positivamente, pero a la vez, para nuestro sistema de salud, supone que formamos a gente que no retenemos, y aquí es donde tenemos el reto de ver cómo somos capaces de retener este talento.

Nuestro sistema de salud ha sido capaz de atraer 600 profesionales de Enfermería de Andalucía en los últimos meses. Por tanto, el sistema de salud de Cataluña es atractivo. Todo el mundo puede tener la voluntad de hacer su proyecto de vida en su entorno más cercano. Hay etapas de tu vida que hacen que puedas salir de tu lugar y después volver. Hay una parte positiva que es que somos atractivos y tenemos la capacidad de que la gente se quiera formar aquí, pero esto a la vez nos genera una serie de problemas y una manera de resolverlo, por ejemplo, sería aumentando el número de plazas. Si sabes que tienes un porcentaje de retención de talento más bajo, incrementas el número de plazas y, por tanto, la retención que acabarás teniendo será más alta en números absolutos.

Usted es farmacéutico. Hace 31 años de la Ley de Ordenación Farmacéutica de Cataluña. ¿Se debería actualizar?

Seguro que en 31 años han pasado muchas cosas y que tenemos muchas posibilidades de ampliar la esfera sanitaria de la profesión farmacéutica. Por ejemplo, con la incorporación de nuevos perfiles en la Atención Primaria. Los profesionales farmacéuticos tienen o pueden tener un rol como han demostrado durante la gestión del covid que puede ayudar mucho a la Atención Primaria y a los ciudadanos.

¿Hay alguna hoja de ruta?

Yo personalmente tengo una relación fluida con el Consell de Col·legis Farmacèutics de Catalunya, supongo que igual que el resto de compañeros y compañeras, y es una visión que compartimos. Compartimos cómo buscamos estrategias, ya sean legislativas o no, para que la figura del profesional farmacéutico pueda ser aún más útil en el sistema de salud y para la mejora de la salud de los ciudadanos y ciudadanas.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.