Una mala salud oral puede agravar problemas cardiovasculares

El 29% de las personas mayores de 65 años tiene problemas para masticar

Óscar Castro, presidente de los Odontólogos y Estomatólogos de España.
Una mala salud oral puede agravar problemas cardiovasculares
lun 30 septiembre 2019. 15.40H
Con motivo del Día Internacional de las Personas Mayores que se celebra el 1 de octubre, el Consejo General de Dentistas ha recordado que "gracias a los conocimientos científicos, materiales y técnicas disponibles, es posible llegar a la madurez con una boca sana".

Sin embargo, los datos relativos a la salud oral de las personas mayores revelan que todavía queda mucho por hacer. En España, la caries afecta al cien por cien de los adultos mayores; de media, cada adulto mayor tiene 16 dientes afectados por caries, de los que 12 ya han sido extraídos. Por otro lado, el 37 por ciento presenta enfermedad periodontal moderada o severa y 1 de cada 4 ha sufrido dolor dental en el último año. Además, el 29 por ciento de las personas mayores de 65 años tienen problemas para masticar como consecuencia del estado de su boca.

En esta etapa de la vida se producen muchos cambios en la cavidad oral que pueden derivar en otros problemas de salud. Por ejemplo, las encías tienen tendencia a retraerse, dejando las raíces de los dientes expuestas a un mayor riesgo de caries y de enfermedades periodontales. Asimismo, es habitual que disminuya la producción de saliva y aumentan las probabilidades de padecer cáncer oral.

Pero eso no es todo, “multitud de estudios demuestran la relación que existe entre la salud bucodental y otras enfermedades sistémicas como la diabetes, problemas cardiovasculares, patologías respiratorias e, incluso, Alzheimer”, explica Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas.

El propio Consejo señala que para disfrutar de una buena salud oral hay que mantener unos correctos y sencillos hábitos:

-Cepillarse los dientes, al menos, dos veces al día con pasta dentífrica fluorada, durante dos minutos.
-Utilizar cepillos interdentales o seda dental.
-Reducir la ingesta de azúcares y evitar el alcohol y el tabaco.
-Llevar una dieta sana y equilibrada.
-Acudir al dentista periódicamente y en caso de detectar alguna lesión que no mejora después de dos semanas.

Por último, Castro solicita que se amplíen las prestaciones de salud bucodental que ofrece la Seguridad Social para las personas mayores: “Una mala salud oral influye directamente en la calidad de vida y establece unas diferencias sociales en la población que no deberían darse en un país como el nuestro”. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.