El investigador Daniel Guinart considera que "es hora que se pague a estos profesionales por su tiempo"

Los revisores científicos denuncian su "explotación": "Debemos reaccionar"
Daniel Guinart.


21 ago 2022. 13.30H
SE LEE EN 4 minutos
¿Deben cobrar un salario los revisores de artículos de revistas científicas? La respuesta es sí. Así al menos lo estiman los investigadores del Programa de investigación en Neurociencias del Institut Hospital del Mar d'Investigacions Mèdiques Víctor Pérez, Benedikt Amann y Daniel Guinart.

Los investigadores han escrito una carta que recientemente se ha publicado en la revista The Lancet en la que ponen en valor el papel de los revisores de artículos científicos (revisión por iguales o peer review) y abren el debate sobre si la tarea debe ser remunerada. Guinart explica el sistema de revisión, que se activa cuando una revista recibe un artículo científico, momento en que primero pasa por el editor y después entran en juego los revisores.

En ese momento, el trabajo de los revisores es examinar si el artículo "es científicamente adecuado y se puede verificar como explican los autores la hipótesis que buscan comprobar. Este proceso ha sido, históricamente, voluntario". Hasta ahora, por ejemplo, un revisor de Barcelona realizaba la revisión al artículo de un investigador de Berlín confiando en que en la próxima ocasión fuera a la inversa en una relación basada en una especie de "código de honor. Esto ha funcionado más o menos bien porque las revistas eran limitadas", asegura Guinart a Redacción Médica.

Explosión de revistas 'open acces'


El cambio en el sistema se ha producido debido a una "gran explosión de revistas llamadas open acces, que además cobran mucho dinero a los autores para publicar los estudios, y han multiplicado el número de revisiones que cada académico debe realizar durante el año". Es tal la disrupción respecto a tiempos pasados que Guinart afirma que "no hay suficientes revisores". Tan solo en el ámbito de la ciencia en salud mental, hay más de 75 revistas.

El objetivo de la carta es "reivindicar algún tipo de corrección en el sistema. Dado el beneficio de las compañías, que dejen de cobrar a los científicos u ofrezcan una remuneración adecuada a los revisores", apunta el investigador. También se ha llevado a cabo una protesta dejando de ofrecer estos servicios y también como señal de agotamiento, lo que está provocando que el sistema colapse. ¿Y cómo calcular cuánto deberían cobrar? Aunque es muy difícil hacer una estimación, según Guinart, el mecanismo debe imitar a las becas de los gobiernos para evaluar un proyecto, ya que las remuneraciones son acorde a los conocimientos de los investigadores.

"La comunidad científica se está dando cuenta que estamos teniendo un rol de víctima en este conglomerado y debemos reaccionar de alguna forma", señala Guinart, que tacha el actual sistema de "explotador". Por ahora, desde una red de asociaciones científicas europeas y norteamericanas se lanzará una encuesta para los revisores de artículos de revistas científicas para conocer de primera mano el número de revisiones anuales que realizan, cuánto creen que deberían cobrar y así tener una visión más completa de cómo la sociedad ve su futuro.

Guinart remarca que "queremos ser nosotros, los científicos, quiénes decidamos, y no las revistas". En este sentido, explica que una revisión sistemática lleva tres o cuatro horas como mínimo, ya que son revisiones de gran complejidad y las realizan gente muy formada. "Es una cantidad de horas sustanciales que tienes que dedicar en tu tiempo libre". Sin revisores, los retrasos en la publicación de artículos se acumulan y la calidad de las revisiones baja. "Ha llegado la hora de que se pague a los revisores por su tiempo", exclaman los autores.

Por último, Guinart también apunta que este problema "conlleva mucha desigualdad académica". Según sus conocimientos, hay revistas científicas open acces que han llegado a pedir más de 10.000 dólares para publicar un artículo. "Esto genera mucha desigualdad porque solo las universidades ricas se lo pueden permitir y, cuanto más publicas, más ganas. Este sistema puede suponer una disrupción", concluye.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.