Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 09:50
Política Sanitaria > Otras profesiones

Contratar un gerente aumenta la rentabilidad de las clínicas veterinarias

La Amvac apuesta por una gestión que minimice la guerra de precios y mejore el coste eficiencia de los servicios

Jaime Díaz, gerente de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (Amvac).
Contratar un gerente aumenta la rentabilidad de las clínicas veterinarias
José A. Puglisi
Martes, 18 de octubre de 2016, a las 09:15
“Un gran número de las clínicas veterinarias no son rentables y no siempre conocen su situación”. Así de claro es Jaime Díaz, gerente de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (Amvac), al analizar la actual situación de un mercado que se caracteriza por la saturación de la oferta y una férrea competencia de precios que se ha consolidado en los últimos dos años. En este sentido, recomienda una apuesta por la gestión que genere un cambio en los resultados de los centros de salud animal.

“Aunque en otros países es común, en España apenas existe la figura del gerente, siendo lo más común que sus responsabilidades sean asumidas por el propio dueño de la clínica al mismo tiempo que ejerce como veterinario”, aclara Díaz. Una decisión que no logra los resultados esperados, ya que “usualmente, al propietario no le gusta realizar la labor de un gerente, así como tampoco cuenta con el tiempo y, en muchas ocasiones, con la formación necesaria”, precisa.

La figura del gerente “favorecerá a que las clínicas veterinarias sean más rentables y que se ofrezcan unos salarios y unos precios por los servicios más acordes con la situación del mercado y sus características”. Específicamente, su labor podrá ser crucial en áreas como el marketing, comunicación y recursos humanos, facilitando una disminución de la actual tendencia que ha conllevado a “una economía de la supervivencia”.

Para Díaz, la figura del gerente no puede estar limitada a los hospitales veterinarios. Al contrario, debe ser una apuesta que se desarrolle dentro del mercado y que sea clave en el aumento de la organización y de la rentabilidad. “Actualmente, hay clínicas donde no se calculan cuál será el presupuesto para el próximo año, la cuenta de explotación o, simplemente, el sueldo del propio dueño”. De ahí que algunas empresas de consultoría estén ofertando sus servicios en el sector veterinario.

Formación y empatía

El representante de Amvac aclara que el gerente no tendrá que ser obligatoriamente un veterinario. “Es cierto que el profesional sanitario conoce mejor el funcionamiento de la clínica y el mercado, pero el cargo también podrá ser empleado por alguien que ya esté empapado con la dinámica y que sea consciente de que es una profesión muy emocional, donde no todo es el dinero”, aclara.

En este sentido, Díaz precisa que, aunque hay una evidente necesidad de aumentar los conocimientos sobre gestión en el ámbito veterinario, también se percibe que “no existe todavía demasiada participación en la formación relacionada con estos aspectos, siendo otra de las asignaturas pendientes”, sentencia.