18 nov 2018 | Actualizado: 10:20

"El avance de las especialidades de Psicología afecta a toda la sociedad"

Francisco Santolaya, presidente del Consejo General de la Psicología de España, explica sus prioridades para 2018

Francisco Santolaya Ochando, presidente del Consejo General de Colegios de Psicología.
"El avance de las especialidades de Psicología afecta a toda la sociedad"
sáb 10 febrero 2018. 11.55H
Carlos Corominas
Los psicólogos ven este 2018 como un año clave para el avance de su profesión y para lograr el reconocimiento de algunas especialidades claves. El reconocimiento de la Neuropsicologia, la Psicooncología y la Psicología Infantil y Juvenil son tres de las prioridades que se marcan para este arranque de año. La falta de plazas de Psicólogos Internos Residentes (PIR) y la necesidad de equiparar los ratios de psicólogos por habitantes a la media europea son otros de los asuntos que preocupan a Francisco Santolaya, presidente del Consejo General de la Psicología de España, y que desglosa en esta entrevista para Redacción Médica

¿Cuáles son los objetivos del COP para este 2018?

Uno de los ámbitos prioritarios para nosotros es el de la salud, en toda su dimensión. No solamente la salud mental: Neuropsicología, Psicooncología y el resto de especialidades. Uno de los objetivos de este año es seguir desarrollando el proyecto de PsicAP que iniciamos en 2013 y que probablemente acabará en 2018 y que está validando la intervención psicológica en Atención Primaria. Salvo en Madrid, prácticamente no hay psicólogos clínicos en el ámbito público en Primaria que es la puerta de entrada a la sanidad y donde se acumula el mayor número de personas que presentan problemática de diverso tipo, como ansiedad y depresión.

Otro de los objetivos es tratar de aumentar el número de profesionales que trabajan en el sistema público. Tenemos un índice de unos 5 psicólogos por 100.000 habitantes, una gran diferencia con los países del entorno europeo. En Francia es algo más de 10, en Italia es un 10,8 y en Noruega un 54,2. Uno de los objetivos es ver cómo conseguimos esa ampliación de esos psicólogos clínicos.

Esta ampliación de los ratios conlleva el necesario aumento del número de plazas de Psicólogo Interno Residente (PIR). Son 135 y son muy pocas. Si el sistema público está formando especialistas, debe de proveer que esos especialistas puedan trabajar en dicho ámbito. Creo que en ese sentido, y como ya está en el Libro Blanco del Ministerio de Sanidad, es necesario el desarrollo de otras especialidades de la psicología como es la Neuropsicología o la Psicooncología. Eso es importante y sin obviar el ámbito de la psicología clínica infantojuvenil que es necesaria.

Otro de los objetivos que también es importante es mediar para ver cómo se puede vincular lo que es el ámbito de Servicios Sociales con la Primaria. Una buena manera de detectar y reducir la incidencia de la patología emocional y de patología mental es que haya una interacción necesaria entre los servicios bases de SS y AP.

¿Se refiere a la prevención?

La prevención se tiene que hacer desde el ámbito escolar hasta el ámbito social y ahí los psicólogos somos especialistas en el cambio de estilo de vida. Una vez que está la patología hay que tratarla, pero lo importante es que se haga una buena prevención de la misma.

¿Qué pasos van a tomar para implantar las especialidades?

Debemos mantener un contacto fluido con el Ministerio de Sanidad ya que la relación es buena, aunque tengamos distintos puntos de vista. Tenemos que ir viendo cómo se desarrollan las especialidades. Es una cuestión de la propia sociedad y del sistema de salud. Es increíble pensar que personas que están sufriendo como son los pacientes oncológicos no tengan una intervención psicológica.

¿Qué opina sobre la postura del ministerio sobre la Neuropsicología, que apunta a que los psicólogos generalistas no pueden ejercer?

A veces, se forman conflictos donde no los hay. El ministerio responde de un modo más o menos cortés a la carta de Anpir. En primer lugar, lo lógico hubiera sido que Anpir se hubiera puesto en contacto con nosotros en lugar de con el ministerio. Nosotros no formamos, pero sí tenemos un sistema de acreditación para poder ser titulares de las distintas divisiones que tenemos. Se están confundiendo varios conceptos. Por ejemplo, la Audiencia Nacional especifica que no hay diferencia de competencias entre los psicólogos clínicos y los generales. Ahora bien, el título es necesario para trabajar en el ámbito público para los psicólogos clínicos y es necesario estar bien habilitado para trabajar en el ámbito privado. La ley no se refiere a las competencias porque sería como diferenciar entre médicos generalistas y médicos especialistas. Es un error de interpretación y, por suerte, las leyes las interpretan los jueces y no lo hacen ni los ministerios ni las asociaciones.

No creo que vaya a ocurrir nada grave. Aclararemos lo que es el sistema de certificación para ser titular de la división y mostraremos que tenemos interés en que salga una especialidad en Neuropsicología porque es una especialidad de la psicología.

¿Qué le parece la unión de las profesiones para hacer recomendaciones conjuntas?

Creo que es muy importante que exista la Unión Profesional y es un elemento que reúne a todas las profesiones y nos permite debatir y aportar sugerencias. Echo de menos la existencia de una unión sanitaria a nivel nacional. La manera de avanzar ante las dudas y los conflictos es que todas las profesiones sanitarias estemos unidos. La salud en España es una cuestión de todas las profesiones y es un problema de salud pública.

Debería de haber un organismo que aglutinara lo que es una unión sanitaria a nivel nacional como la hay a nivel autonómico. Yo soy presidente de la Unión Sanitaria de Valencia.

¿Hay alguna perspectiva de que celebrar una reunión para impulsar esta unión?

Es importante que aunemos criterios para la mejora de la salud de los ciudadanos. Creo que la salud está en el ámbito de gestión de Gobierno, está el ámbito académico y una tercera columna es el profesional. Al fin y al cabo, son los que asumen los conocimientos y sintetizan los conocimientos por una parte y por otra parte las normativas que emite el Gobierno y son los que las trasladan al ciudadano.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.